miércoles, enero 26, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

La pesca en aguas continentales

 

caimanero

Feliciano Castro Meléndrez, en su calidad de presidente de la organización Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina de Sinaloa (UFIC-Sinaloa), leyó un texto el 30 de noviembre de este año, ante más de un centenar de pescadores en el auditorio del Sindicato de  Telefonistas en Culiacán, donde dio a conocer la situación que guardan las cooperativas pesqueras en aguas continentales de Sinaloa.

“Cientos de familias vivimos de la pesca en aguas continentales, de ahí comemos, de ahí vivimos. Pero ¿qué familia puede vivir con dos kilos de tilapia capturados durante todo el día? Eso está pasando en la presa López Mateos.

“¿Qué familia puede vivir batiendo las aguas contaminadas de la presa Comedero, sacando sólo cuerpos deformes de tilapias, que por supuesto no tienen mercado? ¿A qué pescadores les puede resultar rentable darle vueltas y vueltas a un embalse, recolectar su cuota de pescado para malbaratarlo con los coyotes que controlan la comercialización de la tilapia desde el mercado de la Viga, en la Ciudad de México? Eso está pasando en la presa de Elota.

“¿Qué pescadores pueden encontrar rentabilidad en sus actividades productivas si lo obtenido en el día, además de escaso, no tienen buen precio? Eso sucede en la laguna el Caimanero en Navolato. Hay pobreza en la sierra y la indignación se extiende.

El fondo del problema es la política que niega el cooperativismo pesquero, desde las reformas a la Constitución General de la República, y en particular al artículo 27 constitucional y a la Ley Federal de Pesca, que condujo a la apertura indiscriminada al mercado exterior, disminuyendo el mercado interno, dejando sin salvación a la pesca de las aguas continentales. Prueba de esto es la apertura a la importación de tilapia en detrimento de los productores locales.

Se importan miles de toneladas de esta y otras escamas del extranjero a precios desleales, facilitando que los coyotes impongan precios bajos que agravian la rentabilidad de los pescadores. Tan sólo en cuaresma se introducen 75 mil toneladas de tilapia traída del lejano oriente.

Pero no sólo se daña la producción local y el mercado interno; también se daña la alimentación y la vida de los mexicanos, al importar tilapia de mala calidad y de alto riesgo para la salud. Esto lo sabe muy bien el gobierno y se hace de la vista gorda. Se desmanteló toda la política de fomento a la producción pesquera y la comercialización. Ejemplos de esto es la desaparición del Banco de Pesca y de Ocean Garden.

A lo anterior, agréguese la contaminación con metales pesados de los embalses de las presas. Se ha concesionado buena parte de la sierra madre occidental para la exploración y explotaciones mineras otorgadas a las grandes empresas trasnacionales.

Ciertamente la contaminación de ríos y mantos freáticos viene de viejos tiempos, es el caso, a manera de ejemplo, del río Piaxtla, contaminado por las minas de Tayoltita, Durango.

Pero ahora esta situación se multiplica como resultado de las llamadas reformas estructurales. La empresa Bacis, que explota minas en las cuencas del río San Lorenzo, ha contaminado sus afluentes y la presa El Comedero. Hay estudios técnicos y científicos realizados por investigadores de la UNAM que así lo evidencian. Justamente el Senado de la República, a propuesta de la Comisión que atiende los asuntos de Ecología y Recursos Naturales, emite un Punto de Acuerdo demandando la investigación de este caso denunciado por las cooperativas afectadas en este embalse.

Al contaminarse las aguas del embalse la producción de tilapia se hizo inviable por la presencia de plomo, entre otros metales nocivos para la vida acuática y la salud, en proporciones que rebasan los parámetros permitidos, afectando la vida y el trabajo de todas las comunidades que pueblan las riberas de la presa y que viven de la pesca, además de poner en riesgo la salud y la vida de los habitantes que consumen agua y alimentos generados en los valles del río San Lorenzo.

Sí, estamos alertando a los sinaloenses y a la población del Valle San Lorenzo: por las aguas del río puede estar rodando la muerte creada por manos criminales. Así de grave está la situación. El gobierno estatal lo sabe y no hace nada, al contrario, prefiere ignorar el ecocidio y las actividades económicas que amenazan la vida animal y humana.

En los primeros días de enero del año entrante, los pescadores le harán llegar una propuesta al  gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, sobre estos problemas. Se solicitará  el establecimiento de una mesa de diálogo entre el Gobierno del Estado y las cooperativas de aguas continentales.

Si se  dialoga, se pueden  encontrar soluciones.

 

E-mail: [email protected]

Twitter: @riosrojo

 

 

 

Ok javier

OK/Judith                  4 mil 700

Foto:

Caimanero 2               LAGUNA EL CAIMANERO.

 

La pesca en aguas continentales

José A. Ríos Rojo

 

Feliciano Castro Meléndrez, en su calidad de presidente de la organización Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina de Sinaloa (UFIC-Sinaloa), leyó un texto el 30 de noviembre de este año, ante más de un centenar de pescadores en el auditorio del Sindicato de  Telefonistas en Culiacán, donde dio a conocer la situación que guardan las cooperativas pesqueras en aguas continentales de Sinaloa.

“Cientos de familias vivimos de la pesca en aguas continentales, de ahí comemos, de ahí vivimos. Pero ¿qué familia puede vivir con dos kilos de tilapia capturados durante todo el día? Eso está pasando en la presa López Mateos.

“¿Qué familia puede vivir batiendo las aguas contaminadas de la presa Comedero, sacando sólo cuerpos deformes de tilapias, que por supuesto no tienen mercado? ¿A qué pescadores les puede resultar rentable darle vueltas y vueltas a un embalse, recolectar su cuota de pescado para malbaratarlo con los coyotes que controlan la comercialización de la tilapia desde el mercado de la Viga, en la Ciudad de México? Eso está pasando en la presa de Elota.

“¿Qué pescadores pueden encontrar rentabilidad en sus actividades productivas si lo obtenido en el día, además de escaso, no tienen buen precio? Eso sucede en la laguna el Caimanero en Navolato. Hay pobreza en la sierra y la indignación se extiende.

El fondo del problema es la política que niega el cooperativismo pesquero, desde las reformas a la Constitución General de la República, y en particular al artículo 27 constitucional y a la Ley Federal de Pesca, que condujo a la apertura indiscriminada al mercado exterior, disminuyendo el mercado interno, dejando sin salvación a la pesca de las aguas continentales. Prueba de esto es la apertura a la importación de tilapia en detrimento de los productores locales.

Se importan miles de toneladas de esta y otras escamas del extranjero a precios desleales, facilitando que los coyotes impongan precios bajos que agravian la rentabilidad de los pescadores. Tan sólo en cuaresma se introducen 75 mil toneladas de tilapia traída del lejano oriente.

Pero no sólo se daña la producción local y el mercado interno; también se daña la alimentación y la vida de los mexicanos, al importar tilapia de mala calidad y de alto riesgo para la salud. Esto lo sabe muy bien el gobierno y se hace de la vista gorda. Se desmanteló toda la política de fomento a la producción pesquera y la comercialización. Ejemplos de esto es la desaparición del Banco de Pesca y de Ocean Garden.

A lo anterior, agréguese la contaminación con metales pesados de los embalses de las presas. Se ha concesionado buena parte de la sierra madre occidental para la exploración y explotaciones mineras otorgadas a las grandes empresas trasnacionales.

Ciertamente la contaminación de ríos y mantos freáticos viene de viejos tiempos, es el caso, a manera de ejemplo, del río Piaxtla, contaminado por las minas de Tayoltita, Durango.

Pero ahora esta situación se multiplica como resultado de las llamadas reformas estructurales. La empresa Bacis, que explota minas en las cuencas del río San Lorenzo, ha contaminado sus afluentes y la presa El Comedero. Hay estudios técnicos y científicos realizados por investigadores de la UNAM que así lo evidencian. Justamente el Senado de la República, a propuesta de la Comisión que atiende los asuntos de Ecología y Recursos Naturales, emite un Punto de Acuerdo demandando la investigación de este caso denunciado por las cooperativas afectadas en este embalse.

Al contaminarse las aguas del embalse la producción de tilapia se hizo inviable por la presencia de plomo, entre otros metales nocivos para la vida acuática y la salud, en proporciones que rebasan los parámetros permitidos, afectando la vida y el trabajo de todas las comunidades que pueblan las riberas de la presa y que viven de la pesca, además de poner en riesgo la salud y la vida de los habitantes que consumen agua y alimentos generados en los valles del río San Lorenzo.

Sí, estamos alertando a los sinaloenses y a la población del Valle San Lorenzo: por las aguas del río puede estar rodando la muerte creada por manos criminales. Así de grave está la situación. El gobierno estatal lo sabe y no hace nada, al contrario, prefiere ignorar el ecocidio y las actividades económicas que amenazan la vida animal y humana.

En los primeros días de enero del año entrante, los pescadores le harán llegar una propuesta al  gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, sobre estos problemas. Se solicitará  el establecimiento de una mesa de diálogo entre el Gobierno del Estado y las cooperativas de aguas continentales.

Si se  dialoga, se pueden  encontrar soluciones.

 

E-mail: [email protected]

Twitter: @riosrojo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 991
23 de enero del 2022
GALERÍA
La FGR aseguró 22 toneladas de mariguana y metanfetamina, y un millón de pastillas de fentanilo en Sinaloa y 5 estados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.