abril 20, 2021 10:03 AM

Los amigos de El Universal

CENA 100 A—OS INFORMA EL LICENCIADO JUAN FRANCISCO EALY ORTIZ PRESIDENTE EJECUTIVO Y DEL CONSEJO DE ADMINISTRACION DE EL UNIVERSAL DURANTE SU DISCURSO EN LA CENA DE GALA POR LOS 100 A—OS DE EL UNIVERSAL EN EL COLEGIO DE LAS VIZCAINAS HOY JUEVES 28 DE SEPTIEMBRE DE 2016 EN LA CIUDAD DE MEXICO FOTO IVAN STEPHENS EL UNIVERSALs_

 

No hay un oficio que tenga mayor nobleza, pero a la vez que exija mayor responsabilidad y compromiso, leyó enfático un Juan Francisco Ealy Ortiz, ante la selecta audiencia en El Colegio de las Vizcaínas, y todos los ahí reunidos seguramente aceptaron la máxima indiscutible y la aplaudieron entre sonrisas cómplices.

Y es que se cumplían 100 años de la empresa periodística que creó Juan Fulgencio Palavicini. La revista Quién que publica mensualmente el Grupo Expansión, bajo la tutela de Ernesto Sánchez, fue testigo prudente de lo sucedido en esa noche de gala con gran despliegue de imágenes de los asistentes —aunque, habrá que decir, se reservó algunos de ellos, como fue el Presidente Peña Nieto y el ex Presidente Felipe Calderón. Así mismo, el evento político-empresarial no ganó la portada pues ésta correspondió a “los 50 que transformaron a México” una mezcla curiosa de personajes que se pretende sea fuente de inspiración de millones de mexicanos.

El cónclave fue un despliegue de ostentación tanto por lo fastuoso que resulta la convocatoria. Juan Francisco Ealy Ortiz y su esposa, Perla Díaz, por las presencias y ausencias que se dan en ese lugar híper exclusivo e híper vigilado que reunió quizá a los más poderosos de este país, de los cuales algunos de ellos enviaron representantes.

Mire, si no es así, ahí estuvieron los empresarios Carlos Slim Domit, Emilio Azcárraga Jean, Miguel Alemán, Carlos Peralta, María Asunción Aramburuzabala, y Antonio Chedraui compartiendo con el innombrable Carlos Salinas, Miguel Ángel Osorio Chong, Miguel Mancera, Vicente Fox, Manlio Fabio Beltrones, Carlos Romero Deschamps, Margarita Zavala, José Antonio Meade, Joel Ortega y hasta hubo cupo para Denisse Dresser, quien llegó bellísima con un vestido largo azul turquesa.

Ahora bien, en ese llamado de poderosos que exhibe la civilidad de intereses pero también la conectividad entre todos ellos, resulta una provocación para leer entrelíneas y desde la ausencia. No olvidemos que la relación de los empresarios de los medios de comunicación con el poder político es histórica y sistémica. No se explica la fortuna de uno sin la del otro. Es una suerte de siameses institucionales que explica mucho lo que somos como país. Y este tipo de eventos es la ratificación de ese vínculo que resiste el tiempo y sus avatares. Los une más allá de una idea de país sus intereses privados. Entonces, estaban los que tenían que estar y de esa forma la fiesta y los vítores cumplían el objetivo que se había propuesto Ealy Ortiz.

Quizá eso explica que Margarita Zavala no estuviera en la foto con su marido Felipe Calderón, como sí Vicente Fox con Martha Sahagún, a la que se le ve un notable deterioro físico. Carlos Salinas igual solo, como Osorio Chong o Miguel Mancera y la gran ausencia de quienes hacen realmente el periodismo en México.

Es inevitable ver a la mayoría de las señoras que acompañaban a sus consortes que compitieron para exhibir sus mejores galas. Abrigos y estolas de mink; vestidos únicos de los más afamados modistos o modistas, muchas de ellas con notorias cirugías plásticas que han sido incapaces de frenar la marcha imparable del tiempo y que chocan con la presencia de otras mujeres atléticas y más sobrias en el vestir y el ajuar discreto que es la verdadera elegancia. Basta revisar las 10 páginas frente a las 74 dedicadas a los “50 personajes que transforman a México” para darse cuenta de que hay varios México y éste, el del Colegio de las Vizcaínas, no es el de la calle, es el de las élites que han dado forma a este país, ahora así del México posrevolucionario.

Y un detalle perdido en la escueta crónica da cuenta de ello y tiene que ver con las viandas que ahí se sirvieron para el gusto de la llamada comida fusión: Foie gras, lasaña fría de salmón en salsa de aguacate, ravioles funghi porcini a la champaña, filete cuatro pimientas y fritura de verdura. De postre degustaron feulletine de cajeta, tartine de higos a la creme brulée y disco de merengue, todo ello con los caldos de las mejores viñas del mundo.

Salud, señor Ealy.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos