junio 19, 2021 3:05 PM

Choix, incursión armada… desalojo cauteloso

vigilancia-choix-2

En Choix, policías llegan, husmean y se van

Las trocas repletas de hombres armados descendieron de la parte alta de la Sierra Madre Occidental, desde el estado de Sonora, y tomaron el control del poblado Aguacaliente Grande (De Gastélum), en el serrano municipio de Choix, Sinaloa, sin hacer aspavientos.

Eran, dicen lugareños, gente nativa de las rancherías de el Garabato y El Rodeo, ambos poblados vecinos, pero en la demarcación de Álamos, Sonora, y al servicio del clan los Salazar (fundado por Adán Salazar Zamorano, en coalición con Joaquín y Aureliano Guzmán Loera, del Cártel de Sinaloa) y que dominan el vecino estado.

Identificaron al cabecilla como el Güicho “N”, quien tiene su base de operaciones en el ejido el Rodeo, Álamos, Sonora, y cuya progenitora habría sido privada de la libertad por sinaloenses que se refugiaron en los altos de Choix.

El comando de civiles armados arribó a domicilios previamente identificados. Tumbaron puertas, los allanaron. En una de las casas atraparon a un fontanero que reparaba tuberías. Era Javier León Moroyoqui, y de otra sacaron a un adolescente que no alcanzó a escapar e intentó ocultarse en las habitaciones de la vivienda. Sus familiares sí huyeron. El menor fue tomado como prisionero. La identidad del joven no fue revelada.

Antes de abandonar el poblado, el que parecía el jefe se dirigió a algunos pobladores y les advirtió que no llegaban a desplazarlos a la fuerza, sino que tendrían que abandonar el rancho antes de ser víctimas del ajuste de cuentas.

Algunas familias salieron del poblado y se refugiaron en rancherías cercanas a la cabecera municipal, otras se ocultaron en esta ciudad, pero otras tantas permanecieron en sus casas y al cuidado de sus negocios.

Por la tensión, las clases se suspendieron. La clínica de salud fue cerrada. Sólo una enfermera fue mantenida en las instalaciones.

Horas después de la toma del poblado, el grupo armado liberó a León Moroyoqui a unos ocho kilómetros sierra arriba, tras comprobar que no era uno de los objetivos de la incursión y sólo un trabajador que encontraron en la casa.

De acuerdo con los testimonios recogidos, los civiles no dispararon ni quemaron casas, tampoco despojaron vehículos o consumaron latrocinios en las viviendas allanadas. Sólo las bebidas alcohólicas de un súper que opera en el lugar fueron sustraídas.

Tres días después de la toma del poblado y tras conocerse los hechos por publicaciones digitales de Sinaloa, Sonora y de estados vecinos en donde residen familiares de los lugareños afectados, la Policía Ministerial del Estado supo de los hechos y acudió.

Los policías no encontraron indicios de lo sucedido y afirmaron que la incursión armada no se realizó.

Gerardo Amarillas Gastélum, coordinador de la Policía Ministerial del Estado y de la policía municipal en Ahome, El Fuerte y Choix, consideró que las balaceras reportadas en medios de comunicación y el desplazamiento de civiles de sus comunidades fueron hechos falsos.

Incluso, el gobernador Mario López Valdez, vía su cuenta personal, se refirió a lo sucedido como hechos falsos.

No obstante, los vecinos de Aguacaliente Grande precisaron que ellos no reportaron balaceras, ni allanamientos masivos de viviendas, ni mucho menos robos, sino que sus familiares se comunicaron a medios informativos denunciando el éxodo forzado a raíz de la incursión armada. No precisaron en dónde estuvo la confusión.

Incluso, contaron que la fuerza policiaca llegó al poblado, habló con los lugareños y ofreció mantener un punto de observación en la estación de ferrocarril abandonada y conocida como La Mesa.

El sitio se encuentra entre Aguacaliente Grande, Choix, Sinaloa, y el Garabato, Álamos, Sonora.

Los lugareños afirmaron que los policías no encontraron a los comandos civiles porque éstos únicamente patrullaron los caminos y no las brechas, ni tampoco escalaron los cerros y laderas, que es en donde están los antagonistas.

Por ello, los ministeriales reportaron todo en calma, lo que fue la base para calificar el desplazamiento forzado de familias como hechos falsos, pero desde los cerros circundantes, ojos vigilantes los observaban.

De acuerdo con la denuncia de los civiles que pidieron anonimato por estar viviendo en una comunidad que es entrada y salida hacia una zona de cultivo de mariguana y amapola y de trasiego de drogas ilícitas, la incursión armada se da en la imparable disputa del “Triángulo Dorado”, área de la Sierra Madre occidental rodeada por los estados de Sonora, Sinaloa y Chihuahua.

En la víspera de la toma de Aguacaliente Grande, el cadáver de un hombre, maniatado de brazos, y con evidencia de tortura, fue encontrado en un camino secundario a esa comunidad. Fue identificado como Claudio Rábago Meza, de 42 años. Ni la autoridad municipal ni la estatal informaron del hecho. Este tampoco existió.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.