abril 20, 2021 5:34 PM

Mal terminada, rehabilitación de la Escuela de Artes José Limón       

 

Isic 13 

 

 

Tras bambalinas, un par de tablones viejos, escombro y excremento de pichones recubren el camino de acceso a las aulas donde ensayan los integrantes de la Banda Sinfónica Juvenil del Estado de Sinaloa.

Es la Escuela de Artes José Limón, ubicada en el Centro Cultural Genaro Estrada, y en donde tienen un espacio las compañías artísticas del Instituto Sinaloense de Cultura (ISIC), el mismo que el año pasado destinó 15 millones de pesos para la rehabilitación del edificio y la construcción de nuevos espacios para las compañías.

Para la Banda Sinfónica Juvenil, el proyecto incluyó una nueva aula ubicada en donde antes era la azotea de la escuela, pero la obra no contempló una forma digna de llegar al lugar en donde ensayan los jóvenes de la banda y los estudiantes de la escuela de artes.

Una vez que se ingresa al edificio recién remodelado, se recorre un camino hacia un pequeño pasillo a la intemperie, en donde se ubican los aparatos externos del sistema de aire acondicionado, una lavadora vieja y los restos de la construcción que se llevó a cabo desde principios de mayo de 2015 y concluyó a mediados de febrero de 2016.

En un extremo del pasillo se erigen unas escaleras metálicas que conducen hacia la azotea y ahora son el camino hacia la nueva aula de la banda sinfónica. Por ahí, ingresan los niños y jóvenes que estudian música en la José Limón y a partir de la semana que inicia, también los integrantes de la banda.

Mientras se recorren las escaleras, los pichones que anidan en el techo sobrevuelan alrededor y su excremento se puede observar embarrado por toda la estructura.

Una vez que se llega al tercer nivel de las escaleras, voltear hacia abajo puede resultar peligroso, pues desde el lado izquierdo de la estructura se puede caer hasta el sótano de la escuela.

De acuerdo con el contrato de obra pública ISIFE-LPN-ISIC-015-2015, adjudicado a través de una licitación pública nacional, la obra de remodelación en la escuela José Limón fue contratada con la empresa culiacanense Burgueño y Asociados Constructora SA de CV, para la rehabilitación del edificio, sótano, planta baja, primer, segundo y tercer nivel, azotea y fachada.

Según el contrato, las obras consistían en la construcción de aulas grupales, salones individuales, espacios comunes, sanitarios, remodelación de oficinas educativas, control escolar, oficinas de coordinación académica y la ampliación de espacios para reubicar a las compañías profesionales, así como la adquisición de equipamiento para las licenciaturas y talleres.

Isic (9)

Falta de recursos

 

En entrevista telefónica, María Luisa Miranda Monrreal, directora del ISIC, admitió que la constructora dejó algunos “detalles” en la escuela y existen otros pendientes menores que se resolverán con una segunda etapa de inversión.

“Esos pendientes, esos detalles, son que la constructora todavía no termina de retirar algunas herramientas, maderas y fierros y cosas que dejaron ahí, incluso hay un problema de pendiente de resolver en esa área y en el área del taller de ópera que están pendientes para una segunda etapa, una cosa es lo que la empresa tiene que retirar y la otra se tienen que subsanar algunos detalles menores que quedaron pendientes como algunos enjarres, algunos barandales, que sí son importantes y tenemos que resolverlos”, dijo.

Señaló que incluso ya se consiguió un nuevo recurso por el orden de 2 millones de pesos para la adquisición de equipamiento para la escuela y los pendientes que persisten en las instalaciones de la José Limón.

Según se explicó, el proyecto para acceder al aula que se ubica en la azotea es a través de un elevador que tiene su acceso por la calle Jesús Andrade. Este elevador ya existía en la escuela pero con la remodelación sólo alcanza a subir hasta un poco más de la mitad al nuevo salón, para entrar a él se tendría que dar un brinco.

Justo en el piso de abajo del nuevo espacio de la banda se ubica el salón de la compañía de ópera, ahí se puede observar un ventanal que no tiene vidrios, un gran hoyo en el techo, polvo y equipamiento viejo que harían pensar que el aula está abandonada.

A pesar de que el contrato señala la ampliación de espacios para las compañías artísticas, Miranda Monrreal especifica que la remodelación de ese espacio no se incluyó en el proyecto y para él se buscará un nuevo recurso. Actualmente, la compañía de ópera ensaya en otro lugar.

“Tenemos perfectamente bien toda el área, nada más el equipamiento y terminar esa sección de la banda sinfónica y un espacio que les falta todavía como una especie de bodega, es una especie de mezanine que vamos a hacer en esa área. Ahorita los muchachos del taller de ópera siguen en otro espacio porque tenemos que entrar con recursos a resolver ese problema porque no estaban en el proyecto”, explicó.

Isic (6)

Antes de concluir la entrevista, la directora del Instituto Sinaloense de la Cultura lamentó que de entre tantos logros se destaque un solo error.

“El trabajo de ustedes lo entiendo muy bien pero necesitamos hacer causa común en cosas que a veces parecieran malas, parecieran descuidos, omisiones, hay situaciones que en la vida cotidiana ahí están como ese tipo de detalles que no echan por tierra lo mucho que se hace. Me agobia de pronto que estamos cerrando una administración en la que ha sido mucho el trabajo, grandes resultados y estos pequeños detalles de pronto se siente feo una sensación de que hay 20 cosas y encuentran la número 21 donde hay un detalle”.

 

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos