abril 20, 2021 1:52 PM

¿Están calando al gobernador electo?

 

 

CULIACÁN,SINALOA 15MAYO2016.- Durante el cumplimiento de su labor, un agente de la policía municipal fue asesinado a balazos y otro mas resulto herido, la víctima fue identificada como Bernardo Aispuro Angulo, los primeros reportes indican que los agentes intentaron parar una fiesta cuando un grupo armado comenzó a disparar. Los hecho se registraron en la avenida Eucalipto colonia La Campiña, en el lugar se localizaron mas de 60 casquillos de diferentes calibres como evidencia. FOTO: RASHIDE FRIAS
CULIACÁN,SINALOA 15MAYO2016.- Durante el cumplimiento de su labor, un agente de la policía municipal fue asesinado a balazos y otro mas resulto herido, la víctima fue identificada como Bernardo Aispuro Angulo, los primeros reportes indican que los agentes intentaron parar una fiesta cuando un grupo armado comenzó a disparar. Los hecho se registraron en la avenida Eucalipto colonia La Campiña, en el lugar se localizaron mas de 60 casquillos de diferentes calibres como evidencia.
FOTO: RASHIDE FRIAS

 

 

La experiencia de los meses previos y los primeros de un nuevo gobierno en Sinaloaes complicado por su violencia cotidiana, el mensaje intermitente y fatídicamente preciso del crimen organizado.

Viene desde el gobierno de Francisco Labastida Ochoa, cuando se llegó incluso a poner en riesgo la vida del mandatario y la del entonces alcalde de Mazatlán, José Ángel Pescador.

Con estas acciones,el crimen organizado busca generar una atmosfera adversa que termine intimidando a los actores políticos y que, al menos, éstos opten por una política de seguridad pública que no ponga en riesgo sus intereses.

No olvidemos que el crimen organizado tiene, como el Dios Jano, una doble cara. La de una expresión dura y otra amable. Una es la de los comandos de sicarios y otra la de los personeros de la llamadanarcopolítica que sugieren o conminan a dejar que aquellos “hagan lo suyo, mientras el gobernante hace lo propio”.

Lo sugieren como si eso fuera posible en la perspectiva de un buen gobierno. Esa pinza logra reducir al gobierno, en el mejor de los casos,a un buen administrador que cobra impuestos, paga sueldos y salarios y presta servicios públicos.

Fue Juan Millán, quien como gobernador, lo reveló en enero de 1998, cuando luego de decenas de muertes violentas salió a los medios para declarar que esas acciones estaban destinadas a “calarlo”, a saber de qué estaba hecho.

Entonces, el crimen buscabaimponer un ritmo y unos tiempos al gobierno.¿Lo lograron? Es difícil concluir tajantemente que el gobierno del cetemista fue sometido.

Pero, sin duda, algo habrá sucedido. Permanece vigoroso el grupo hegemónico o, corrijo, el estado ahora está distribuido entre grupos y células que se disputan el territorio a sangre y fuego.

Y con Jesús Aguilar Padilla se refrendó, al grado de que las agencias de seguridad estadunidenses, en algún momento lo señalaron de colaborar con el crimen organizado.

Con la llegada de Malova a la gubernatura no fue diferente antes y después de la elección, se cometieron varios crímenes ligados a los grupos de poder. La mayoría están archivados. Y su estela de crímenes supera hoy los homicidios dolosos del gobiernoaguilarista.

Existen rumores de que Quirino Ordaz no era el preferido de los grupos criminales. Que se buscó bloquear la candidatura, pero buscando no “calentar la plaza” decidieron no ser obstáculo en la decisión del Presidente.

Sin embargo, los múltiples crímenes cometidos antes y después de los comicios de junio, llevan a pensar que tampoco es una carta en blanco.

El mensaje pareciera ser que si Quirino quiere llevar la fiesta en paz, debe reconocer su presencia e influencia.

De lo contrario, es la guerra. Llama la atención de que los actos violentos van de menos a más, la violencia en la sierra y los asesinatos de alto impacto en el sur del estado podrían significar que no hay intermediación.

Aquellos quizá buscaríandelimitar las áreas territoriales bajo control del gobierno y las del crimen organizado. Lo que es una salida falsa, porque los intereses de estos últimos son sistémicos. Lo cruzan todo.

Yno parece que se pueda gobernar sin pactarla no violencia con los personeros del crimen organizado, y el problema ahora es mayor que con sus antecesores, pues no hay uno, sino varios cárteles que se disputan el estado.

Menoscuando se es gobernador de minoría, pues si bien obtuvo el 42 por ciento de los votos emitidos, sólo le votó el 17 por ciento de la lista nominal, y su partido no cuenta más que con 19 diputados.

Es un gobernador frágil y si esos grupos se deciden a combatirlo no será difícil generar una atmósfera de ingobernabilidad.

En fin, por lo pronto el gobernador electo se pasea por los mercados, plazas y empresas del estado, buscando la aceptación que no logró en su campaña, pero lo bueno lo veremos cuando haga público con quiénes gobernara sus cuatro años y ocho meses que durará su mandato.

Malova, en su momento, lo manejó como un secreto de Estado, yQuirino sale al paso diciendo que no es tiempo todavía de darlos a conocer. ¿Cuándo es oportuno? ¿En la víspera o el día de la toma de posesión? La experiencia con Malova recomienda no hacerlo esos días, obliga a socializar, consensar perfiles, ver esa nueva cara de gestión que Quirino ofrece a la ciudadanía.

Si no,estáclaro, al margen de los nombres, lo hará con quienes operaron para que fuera gobernador.La pinza.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos