sábado, enero 22, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Vuelve Elisa Pérez Meza con “Excursiones”

 
Elisa-Perez-Meza
 
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Tras prolongada ausencia de los escenarios capitalinos, regresa la cantora sinaloense Elisa Pérez Meza al Foro del Tejedor en la Cafetería El Péndulo, presentando su reciente grabación Excursiones.
Con la dirección artística del guitarrista Jorge García y su cuarteto musical, la cita fue el pasado jueves 7 de julio.
Hija del afamado actor, boxeador e intérprete Luis Pérez Meza (Cosalá, 1917-Guasave, 1981), Elisa se había alejado de los estudios de grabación desde hace casi una década cuando en el 2007, con su compañero arreglista Hernando Hernández Pérez, decidió levantar un museo en Mazatlán dedicado a la canción sinaloense y en memoria de su padre, llamado El trovador del campo.
Nacida en La Cruz de Elota en1942, ella relata:
“Con mucho amor para mi papá junté una bonita colección de recuerdos suyos y abrí el museo en 2009. Lo logré con enorme esfuerzo de amigos, periodistas y nuestro muy querido compositor José Ángel Espinoza Ferrusquilla, ya fallecido (en noviembre del 2015)… Y sobre todo de mi esposo Hernando, quien había estudiado museografía. Ni en aquel momento ni ahora me arrepiento de haber dejado de cantar para dedicarme al proyecto del museo, fue una oportunidad mutua de conocer gente de fuera y llenarme de nuevas experiencias, pese a que nos vimos obligados a cerrarlo en 2013.
“Aparte de la colección en memoria de mi papá, mi marido armó una de las cuatro salas del museo con la historia de la familia Pérez Meza, y exposiciones temporales para que las nuevas generaciones aprendieran. Abrimos una salita para cine infantil y de películas de culto para adultos, el foro de cafetín musical, e incluso salón de talleres varios a chamaquillos de la ciudad. ¡Tuvimos éxito!, máxime porque Mazatlán no es sitio de museos ni con suficientes recintos para educar a la población en las bellas artes.”
—¿Por qué cerró el Museo Luis Pérez Meza?
—Pasamos por situaciones económicas muy difíciles, sin obtener nunca las ayudas prometidas del gobierno ni tampoco de las instituciones culturales del país, a quienes solicitamos sumarse al proyecto en montonal de ocasiones.
“Primero llegaba mucho turismo extranjero y nacional al museo; pero a partir abril del 2009 azotó la epidemia de influenza AH1N1 al país y poco a poco los cruceros internacionales que visitaban a Mazatlán se suspendieron, los viajeros dejaron de asistir a la casona centenaria del Centro Histórico que alquilábamos para el museo, cerca del mercado, así que a la postre nos fuimos desgastando, hasta que no pudimos más.”
Voz de riesgos tomar
Entonces Elisa comenzó nuevamente a grabar con Hernández, y a finales de 2015 presentaron el CD Excursiones, cuyas piezas engalanaron el recital.
 
“Excursiones representa un viaje hacia las tradiciones de México y Latinoamérica, sin olvidar mis raíces sinaloenses. Hay arreglos de World Music, hay fusiones de country, blues, tango y danzón con elementos españoles, hindúes y sonidos prehispánicos. Hay cuatro canciones de Oaxaca, dos de Álvaro Carrillo: ‘El andariego’, y la hermosísima ‘Luz de Luna’; ‘La Zandunga’ y ‘La llorona’. Tres de José Alfredo Jiménez: ‘Vámonos’, ‘La noche de mi mal’ y ‘El último trago’. También una argentina llamada ‘Quisiera amarte menos’, otra de la poeta yucateca Rosario Sansores (1889-1972), y del ecuatoriano Carlos Brito, ‘Dos sombras’, a ritmo de tango.”
Jorge García estuvo en El Péndulo con los músicos Héctor Xavier Aguilar en percusiones, Javier Guillén el paparrín al violín, y Juan Cristóbal Pérez Grobet en el contrabajo.
Para García, quien ha trabajado con vocalistas importantes de México de la talla de Nina Galindo, Nayeli Nesme y Betsy Pecannins, la voz mezzosoprano de Elisa Pérez Meza “no sólo hereda el talento del gran Luis Pérez Meza con el empuje necesario para entregar lo mejor en las tradiciones musicales mexicanas, sino que ella es portadora de una propuesta bastante actual y digna de una mujer madura, quien ha sabido tomar riesgos con la poesía y las profundidades del buen blues”.
Pese a que Pérez Meza nunca quiso que su hija se dedicara “a la farándula”, Elisa se obstinó desde joven en cantar con colegas de la Universidad Autónoma de Sinaloa, debutando hacia 1983 con los discos LP El compromiso, mariachi y trova, y Románticos de Sinaloa.
Rindió tributo a su papá Recordando al trovador (Pacmyc/Difocur, 2001). Siguieron el CD Perfecto insomnio (2003), “música tradicional y contemporánea sinaloense, jazz, son y tambora, con textos literarios de Óscar Liera y Dámaso Murúa musicalizados por Hernández”; Poetas de Olas Altas (Alerta/Difocur/Gestores del Patrimonio de Mazatlán, 2006) y Asómate a mi alma (2007).
“Concluyo con alguna de las canciones favoritas de mi padre, normalmente es ‘El barzón’ que la cantaba como nadie Amparo Ochoa, El jilguero sinaloense. Es inevitable interpretarla, pues no falta público que me la pida en concierto y me llena de orgullo cantarla”, finaliza desde la sala de su departamento al sur de la Ciudad de México, donde se hospeda.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.