miércoles, enero 26, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Los juicios pendientes para Chuytoño

 

chuytoño
  JESÚS ANTONIO AGUILAR. Negro personaje.

 
Desde antes de asumir el poder Mario López Valdez tenía decidido a quién colocar al frente de las policías de Sinaloa. Decisión propia o impuesta por los poderes que emanan del crimen organizado, la suerte estaba echada para Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, Chuytoño, un hombre que había ocupado el cargo de jefe de la Policía Ministerial en el gobierno de Juan Millán Lizárraga y que a partir del crimen de Rodolfo Carrillo Fuentes, el 11 de septiembre de 2004, tuvo que salir huyendo de Sinaloa y de la vida pública pues la PGR puso precio a su cabeza.
Estuvo fuera del estado varios años y luego terminó refugiándose en el rancho Las Cabras, donde fungió como jefe de seguridad del ex gobernador Antonio Toledo Corro, hasta que recibió la absolución en los juicios que se le seguían por delincuencia organizada y lavado de dinero.
Se mantuvo en las sombras durante todo el sexenio de Jesús Aguilar Padilla y reapareció en operaciones policiacas en la administración actual, primero en calidad de “asesor” y luego ya como director (de nuevo) de la Policía Ministerial. Cuestionado hasta por su sombra, aguantó él y también el gobernador, quien dijo en su defensa (no me defiendas, compadre) que el crimen no se podía combatir “con blancas palomas”.
De nuevo investido como comandante, Chuytoño llamó a todos sus colaboradores de la etapa millanista, los mismos que habían salido huyendo del estado junto con él y que habían sido absueltos. Unos acudieron al llamado y otros le dijeron que no. De los que hicieron equipo de nuevo, Martiniano Vizcarra se convirtió de nuevo en su brazo derecho y ejecutor de sus “técnicas” de investigación y de “limpia”. Temibles, el gobernador les dio todo el poder. En puerta la legislación federal del llamado “mando único”, Malova se adelantó y concentró en Aguilar Íñiguez todas las decisiones en materia de seguridad, nadie sobre él, nadie contra él.
Así, Chuytoño no solo diseñó estrategias, sino que también decidió quiénes estarían al mando de las operaciones tanto en las estructuras estatales de seguridad, como en los municipios, generando para ello una nueva camada de comandantes, jóvenes la mayoría, que se fueron haciendo cargo, paulatinamente, de las corporaciones policiacas en los municipios.
Por eso hay que voltear hacia él cuando en El Fuerte se acusa a policías de desaparecer a jóvenes mientras se investiga el secuestro de una persona de ese municipio; y también por el cúmulo de atrocidades cometidas por policías municipales en Ahome, incluida la desaparición y asesinato de jóvenes, hombres y mujeres, hasta por el simple hecho de encontrarlos orinando en la vía pública.
La impunidad con que se condujo el comandante Jesús Carrasco durante los años en que estuvo al frente de la seguridad en Ahome, hay que endosársela al director de la Policía Ministerial, porque de ahí han emanado estos hombres y también las directrices y el manto que los cobija. Gerardo Amarillas, el secretario de Seguridad Pública de ese municipio, ahora en el banquillo por omisión en casos de desapariciones forzadas a manos de policías bajo su mando, no pudo conducirse con tal engreimiento y alevosía sin la venia de Aguilar Íñiguez.
Chuytoño debe ser juzgado por sus actos pero también por los actos de sus subalternos. Y no solo públicamente, en notas periodísticas que al día siguiente se olvidan y que los gobernantes leen con desdén, sino en tribunales constituidos para vigilar que la ley se cumpla y hacer que, quien la viole, sea castigado.
El caso de Yecenia Armenta, culpada de un crimen sobre la base de torturas, ha puesto de nuevo a Sinaloa en el centro de las miradas del mundo gracias al trabajo de Amnistía Internacional. Pero ese es solo un caso y tal vez no el más dramático de lo que aquí ocurre. No es remoto y, por el contrario, es muy probable que detrás de los cientos de desaparecidos y asesinados en Sinaloa, se encuentren células policiacas.
Ahora el gobernador defiende a Chuytoño, pero hace cinco años él mismo reconoció que estaba poniendo al frente de las policías a un hombre que no era una “blanca paloma”. Lo cierto es que al comandante, como en 2004, las cosas se le complican al final del sexenio.
 
Bola y cadena
Fue tan grande el poder de Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, que el general Moisés Melo García fue solo un invitado de palo en el esquema de seguridad del gobierno estatal. Todo el control en sus manos, empezó a perder los hilos de la seguridad cuando detuvieron en Mazatlán a Joaquín Guzmán Loera, el Chapo. Los pleitos internos por el liderazgo de esa parte del cártel de Sinaloa y las fricciones entre los herederos de Guzmán —incluido Dámaso López Núñez— e Ismael el Mayo Zambada, dejaron a Chuytoño y a sus hombres en medio, frente a ejércitos ilegales que él había solapado.
 
Sentido contrario
QUE EL PRD Y MORENA SE PONGAN de acuerdo en un propuesta de cambios a la nueva ley de educación —que entraría a discusión en el periodo legislativo que arranca en septiembre— con el fin de destrabar el choque entre la CNTE y el gobierno federal, puede ser una buena experiencia de unidad con miras a las elecciones presidenciales de 2018. Morena está en ascenso y el PRD en caída libre sin red. Pero si el partido fundado en 1989 sigue de manita sudada con el PAN, su destino incuestionable es la nada.
 
Humo negro
Y UNA VEZ QUE UN JUEZ concedió a la PGR la orden de aprehensión de Lucero Sánchez López, que alguien la encuentre.
 
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 991
23 de enero del 2022
GALERÍA
La FGR aseguró 22 toneladas de mariguana y metanfetamina, y un millón de pastillas de fentanilo en Sinaloa y 5 estados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.