jueves, enero 20, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

En el crimen tampoco hay vacíos

 

BADIRAGUATO, SINALOA, 16JUNIO2016.- Elementos de la Marina Armada de México, así como, agentes de diferentes corporaciones policiacas, implementaron un operativo en los poblados de la Tuna, San Jose y La Palma pertenecientes al municipio de Badiraguato, ya que en días pasados se suscitararon un enfrentamiento entre grupos armados de diferentes carteles rivales con saldo de dos personas asesinadas, durante el recorrido se observaron automóviles dañados por arma de fuego, una casa incendiada. Se mencionaba de manera estraoficial que la casa de Consuelo Loera, máma del narcotraficante Joaquin ¨El chapo¨ Guzmán, había sido saqueada sin embargo, no se presentan daños en dicho inmueble. Los poblados antes mencionados se encuentran deshabitadas, las personas se desplazaron a la cabecera municipal por seguridad. FOTO: RASHIDE FRIAS /CUARTOSCURO.COM FOTO: RASHIDE FRIAS / CUARTOSCURO.COM
FOTO: RASHIDE FRIAS / CUARTOSCURO.COM

Una de las expresiones sorprendentes que escuchamos en medio de la actual escalada de violencia fue la del Gobernador, cuando salió a informar que debido a las movilizaciones magisteriales que están ocurriendo en Oaxaca y Chiapas, una parte de las fuerzas federales que habían venido a combatir la violencia del narco, habían abandonado el estado para dirigirse a disolver los bloqueos de las carreteras y casetas de cobro oaxaqueñas y chiapanecas.
Y es que basta tener un poco de sentido común para entender que las movilizaciones de la CNTE reclaman, antes que más fuerzas de seguridad pública, un acercamiento para una negociación política en materia educativa. Los voceros de la CNTE lo han dicho contundentemente: estamos abiertos a la negociación “para evitar un baño de sangre en todo el país”. Y la violencia criminal a pesar de su don de la ubicuidad y el alto costo económico y social, no puede ni debe reducirse en aras de la amenaza destemplada que lanzó Osorio Chong el fin de semana pasado y que sin duda mina sus posibilidades de mantenerse como presidenciable.
Pero ante la evidencia que trasciende lentamente, lo que los sinaloenses vemos es que ante el enfrentamiento entre miembros de “dos familias de narcotráfico”, las fuerzas de seguridad han pecado de ausencia. La violencia se ve en un municipio y también en otro. En más de medio estado. Y la presencia de las fuerzas estatales y federales no ha significado mayor eficacia, pues siguen rodando cabezas y la información oficial es escasa de lo que está ocurriendo en la Sierra Madre Occidental.
En ese tejido intrincado de cientos de pueblos y caseríos, cuántas, pregunto, han sido las bajas de uno y otro grupo. Cuál el tamaño de los llamados daños colaterales. Qué ánimo se percibe entre los que no abandonaron sus viviendas y bienes para poner a buen resguardo sus familias. Vamos ¿han sido identificadas algunas de las camionetas que trasladaban a los aproximadamente 150 sujetos armados hacia los pueblos badiraguatenses de La Tuna, San José del Barranco y Arroyo Seco?
No hay nada. Es un pleito entre familias y en esos enfrentamientos, la experiencia recomienda no meterse, para no salir golpeado. Es la clave de la presencia-ausencia de las fuerzas de seguridad. Una regla no escrita que recomienda la prudencia y la lejanía de las áreas de choque. Donde se oyen las ráfagas de las metralletas. Pero no vale para la autoridad que debe actuar, para la institución que detenta la llamada violencia legítima.
Más aun cuando el problema de la violencia ya bajó a los centros urbanos con su estela de muertes. Las muertes que en los últimos días en Mazatlán tienen el sello de que se está desmontando una red para montar una nueva y de otro dueño. O sea, no es una simple desavenencia familiar, el pago de un agravio o una deuda de honor. Es algo más pernicioso que se produce a golpe de la metralla.
Por los indicios, todo indica que está en juego el negocio menudo de las drogas y no se quiere competencia. Y hay resistencia en ese cambio de agente de distribución. Así como en política no hay vacíos, tampoco en este tipo de negocios. La detención del Chapo Guzmán no sólo mostró el final de un personaje legendario, sino es muy probable una estructura de negocios de drogas. Al parecer el relevo generacional no es tan eficaz para sostener en su lugar las piezas. Hay quien se quiere aprovechar de ello y es por eso que van con todo. No los detiene el coto de La Tuna y tampoco la madre religiosa del Chapo Guzmán
Y en ese sentido, la declaración del gobernador López Valdez tiene, además de interpretaciones, un efecto directo sobre la lucha contra las drogas y es el que estamos viendo en la serie de crímenes en los grandes centros de distribución de drogas en el estado. Es el reconocimiento de que existe y seguirá existiendo como actividad pública. Con los llamados arreglos que permiten aceitar una maquinaria subterránea nociva para la salud pública. Que opera las 24 horas del día y genera mucho dinero. Con absoluta impunidad. Es una pieza del balance de este sexenio que inició como esperanza y terminará dejando un gran malestar social. En fin, como muchas cosas, todo es negocio.
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.