jueves, enero 20, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

El periodismo no ha muerto

 
 
 

woodwardbernstein
BOB WOODWARD Y CARL BERNSTEIN. El Watergate.

El domingo pasado, el diario alemán Sueddeutsche Zeitung, encabezando a un grupo de casi 400 periodistas de 80 países y más de 100 medios de comunicación de todos los continentes, publicó el reportaje más osado y de mayor impacto en la historia del periodismo mundial.
No es poca cosa. Después del trabajo que hicieron Bob Woodward y Carl Bernstein en el Washington Post, en los años 70 y que causaron la dimisión del entonces presidente Richard Nixon, con el llamado caso Watergate, no se conocía un trabajo de investigación de tal o mayor envergadura.
El reportaje, publicado al mismo tiempo por los medios que participaron en la investigación que duró casi un año, destapó una cloaca de políticos, narcotraficantes, empresarios, personajes del espectáculo y la cultura, deportistas… que han utilizado empresas fantasma, a través del despacho Mossack-Fonseca, para evitar el pago de impuestos en sus países y/o lavar dinero que, se supone, no tiene un origen lícito.
Fue tal su impacto, que solo a unas horas de conocerse el trabajo, renunció a su cargo el primer ministro de Islandia, David Gunnlaugsson, por estar implicado en el caso, provocando en ese país una abrupta e impensable crisis política.
Casos aberrantes como las renuncias del presidente de Transparencia Internacional, capítulo Chile, Gonzalo Delaveau Swett, y la de Pedro Damiani, integrante de la comisión de ética de la FIFA, dimensionan la trascendencia del reportaje, realizado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), con base en los 11.5 millones de documentos facilitados por el diario alemán.
Por razones que no requieren mucha explicación, los más golpeados aquí son los políticos. Que se revele que el presidente ruso Vladimir Putin está involucrado debiera cimbrar a la comunidad y las estructuras políticas de ese país. O las de China, pues los Panamá Papers salpican también a miembros del Partido Comunista de ese país, en el poder desde el triunfo de la revolución, en 1949.
Sin embargo, no parece que en esas naciones vaya a pasar gran cosa, pues son de sistemas más bien autoritarios. Como tampoco ocurrirá nada importante en Ecuador, en Venezuela, al menos derivado de este trabajo periodístico. Ni en México, a pesar que se documentó en el reportaje que Juan Armando Hinojosa Cantú, propietario de Grupo Higa, transfirió cien millones de dólares a redes financieras internacionales a través del Mossack-Fonseca, luego de que se diera a conocer el reportaje sobre la llamada Casa Blanca, construida por ellos y “vendida” a la esposa del presidente Enrique Peña Nieto. Quien debiera investigar a este empresario, en primera instancia, por la fuga de estos millones de dólares, es la Secretaría de Hacienda, pero resulta que su titular, Luis Videgaray, es otro de los beneficiados por Higa, pues se documentó en México, desde al año pasado, que la empresa le construyó al secretario una casa en un exclusivo campo de golf en Malinalco, Estado de México.
Junto con el dueño de Higa hay al menos 32 personajes más que aparecen involucrados en los Pamaná Papers, entre ellos el narcotraficante Rafael Caro Quintero, y otros relacionados con Joaquín Guzmán Loera. Pero en estos casos es obvio que los dólares provienen de actividades ilícitas y entonces el dato significa solo un poco de color y una raya más al tigre.
En todo caso, en cada país ocurrirán o no cosas dependiendo de sus sistemas políticos. En Argentina, donde se vive una democracia construida con mucho sudor y lágrimas después de las dictaduras militares, el recién ungido presidente Mauricio Macri está en serios aprietos pues la justicia lo está requiriendo para ver si recibió beneficios a través de sociedades off shore que pertenecieron a su padre.
Por ello es impensable que en México pueda pasar algo trascendente. Aquí ya se dio carpetazo al tema de la Casa Blanca y habrán de encontrarse las formas de justificar que el dueño de Higa haya sacado del país 100 millones de dólares sin pagar ni un peso al SAT. Menos se explicará de dónde provienen los recursos.
 
Bola y cadena
MÁS ALLÁ DE LO QUE SIGA OCURRIENDO, la experiencia de este trabajo periodístico, bajo un concepto que se ha denominado periodismo “colmena”, reivindica una de las razones primarias del mejor oficio del mundo, como decía el gran Gabo: exponer lo que se quiere ocultar. Y esto no es cosa menor cuando el poder ha llegado a grados de cinismo en los que publicar y publicar y publicar no tiene un impacto en la forma en que se administran los recursos públicos. México es uno de los países más corruptos del orbe y el ejercicio periodístico en estas condiciones, con mucha frecuencia, se queda en mera denuncia, en registro, sin consecuencias para nadie. Con el agravante de que, por el contrario, medios y periodistas son víctimas del poder por el solo hecho de hacerlo.
 
Sentido contrario
NACE LA MESA DE DISTENSIÓN y ya más de alguno se pregunta qué carajos se pretende con ello. Si existe un órgano electoral, leyes y reglamentos, esa mesa sale sobrando. ¿No tiene qué hacer el gobernador? ¿O el second? ¿A qué va Claudia Morales? ¿A tomarse la foto, a pedir? ¿O de verdad se siente parte del “gobierno del cambio”? Qué jodida pobreza de dirigentes.
 
Humo negro
INICIADAS LAS CAMPAÑAS, LO más relevante es que muchos de los eventos convocados por los candidatos parecían más bien conciertos para sillas vacías, signo de la desorganización, la falta de carisma y de fuerza de los aspirantes, pero también del desgano de la gente, la indiferencia, el hartazgo.
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.