Al tope del hartazgo

 
 
polis maz 
Policías denuncian hostigamiento laboral y jornadas laborales de 20 horas diarias impuestas por altos mandos
 
 
 
Comandantes de la zona urbana de Mazatlán denuncian que los altos mandos policiacos los hostigan con jornadas de 20 horas de trabajo, no les permiten salir a comer y hasta les escamotean las vacaciones a las que tienen derecho.
Los comandantes quejosos recuerdan cuando el titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPyTM), les dijo con acritud: “ustedes son los comandantes de sector, ustedes son los encargados y yo no quiero saber si están descansando, y no me importa si están de vacaciones. No. Yo quiero que ustedes estén al pendientes de todo”.
Tampoco olvidan el día en que el director de la Policía Preventiva, Alfonso Melgoza Millán, les advirtió que “todo aquél comandante que quiera las vacaciones, que venga, yo se las voy a firmar, pero también le voy a firmar su cambio”.
“¿O sea que no podemos salir ni de vacaciones?, Melgoza Millán nos está amenazando, si nosotros queremos exigir nuestros derechos laborales, gozar de nuestras vacaciones, no podemos pedirlas, porque nos va a cambiar”, cuestionan.
“Oigan, ¡pues qué negocio!, es una tortura sicológica, denuncian, estar trabajando sin que nos den las vacaciones a las que tenemos derecho, no sabemos qué sigue y qué va a pasar, porque el acoso laboral ya es de más”.
Cuando Juan Antonio Murillo Rojo, recién tomó el mando de titular de la SSPyTM, sus subalternos sabían que traía credenciales a nivel de doctorado en leyes y confiaban en que respetaría sus derechos laborales.
Pero los comandantes sostienen que luego se darían cuenta de que no sólo recibirían hostigamiento laboral, sino un trato impropio de un letrado jurídico, porque en cada junta laboral, de “pendejos” y de otros calificativos no los baja.
Es por ello, agregan, que cuidando su anonimato para evitar mayores represalias, hartos de soportar en silencio el abuso laboral, decidieron buscar a Ríodoce y expresar la inconformidad que mantienen con los altos mandos.
Los inconformes argumentan que su entrada a laborar es a las 7 de la mañana, pero que si en el transcurso de las 15:00 a las 18:00 horas, que es su horario de comida, hay una balacera, por órdenes de Murillo Rojo no les permiten salir a comer, obligándolos a trabajar hasta 20 horas.
Aseguran que tienen año y medio sin convivir un domingo con sus familias, pues desde una balacera ocurrida hace 18 meses, el titular de la SSPyTM les suspendió los descansos, pasando por encima de sus derechos laborales.
“¡Ya no me descansan ningún domingo los comandantes, porque no tienen ningún control!”, recuerdan que dijo Murillo Rojo, aquél domingo de la balacera, cuando los comandantes descansaban y los hizo regresar a trabajar.
Critican que pese a que las jerarquías tienen sus responsabilidades, los altos mandos no las asumen cabalmente, porque empezando por Murillo Rojo, haya o no balaceras, él se va todos los sábados a jugar béisbol, su deporte favorito.
Afirman que mientras el secretario juega a la pelota, le deja la responsabilidad al director Alfonso Melgoza Millán, y éste se va a convivir con los suyos, no sin antes ordenarle que se haga cargo al subdirector, Juan Ramón Alfaro Gaxiola.
“¿Y qué hace el subdirector Alfaro Gaxiola?”, se preguntan los comandantes a sí mismos, para luego responder con impotencia y coraje que “se va los domingos a echarse unas ballenitas bien heladitas en plan familiar”.
“Se supone que el domingo entramos a las cuatro de la tarde, que  era un descanso de nosotros, porque el sábado entramos a las seis de la tarde, y salimos hasta el domingo para amanecer a las cuatro de la mañana”, señaló uno de los inconformes.
“Salimos el domingo, vamos y dormimos un rato, y tenemos que regresar el mismo domingo a las cuatro de la tarde; ahora, si hay barco (crucero) el lunes , le seguimos de frente, cuando es de ley que nos deben respetar el día de descanso, porque ya nos chingamos toda la semana”, lamentó.
Los comandantes confiesan que hasta cierto punto, ellos mismos han tenido la culpa de que Murillo Rojo los trate como máquinas y no como personas, pues primero dejaron que se les subiera a las corvas, luego a la espina dorsal y ahora que ya lo tienen encaramado en el cuello no se lo han podido bajar.
“Primero empezó con que tuviéramos pendientes de los radios, en la hora de comida, después ante cualquier hecho de alto impacto ordenando no van a comer, y ahora si roban un carro en sus áreas, los suspendo, que una semana no vayan a comer”, informan que ordena el alto mando.
“Oigan, pues cómo que en una semana no vamos a comer, que coman en sus áreas, ya lo traemos bien trepado en la espalda y ya no nos lo podemos bajar”, señalan.
“Poco a poco hemos llegado hasta el tope de hartazgo, andamos tragando café con papitas; ya hay compañeros que han chocado, con sus vehículos,  porque están cansados y se duermen en el volante”,  relatan.
 
—¿Cuál es la petición central que ustedes hacen al secretario Murillo Rojo? — se les pregunta a los quejosos.
—Que el secretario considere las horas que nos hace trabajar, que no son las correctas. Creemos que en ninguna secretaría de todo el estado de Sinaloa han de trabajar los horarios que trabajamos nosotros. Si él viene impuesto de un horario de la Policía Ministerial, aquí no es la ministerial. Aquí la ministerial trabaja en el día, y en la noche, ellos van y se quedan en su base todos pendientes, si hay algo salen, si no duermen toda la noche, muy a gusto.
 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
El colapso del escenario durante mitin de Jorge Álvarez Máynez en San Pedro Garza García, en Nuevo León suma al momento 9 personas muertas y más de 70 heridas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.