martes, diciembre 7, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Norma Leticia González López, ejemplo de madre, profesora y evangelizadora

 

Norma Leticia González López nació en Culiacán el 10 de enero de 1965. De 1980 a 1984 estudió en la Escuela Normal de Sinaloa la carrera de profesora de primaria y a los 18 años obtuvo plaza en Badiraguato; el día que tomó posesión falleció su mamá María Guadalupe López, su padre Martín González oriundo de Puebla murió años después.

Tenía que desplazarse en tranvías por caminos polvorientos y expuestos a gavillas que cuidaban la sierra. Gracias a permutas llegó a trabajar a Culiacán y fundó la Escuela Primaria “Juan Escutia” en Junta de Bagrecitos, y también laboró en La Palma.

Posteriormente estudió la Licenciatura en Educación Media con Especialidad en Español. El 2 de febrero de 1999 permuta su plaza de primaria por 20 horas de español a la secundaria de Culiacancito.  También dio clases en la Federal 8 y en la “Prof. Manuel de los Ríos Cárdenas” del sistema estatal. Estuvo encargada del Programa Nacional de Lectura e impartía cursos de Formación Continua para profesores.

En 1988 dio a luz a Ricardo y desde muy pequeño lo enseñó a leer, escribir y ser buen cristiano. En el 2005 llegó un joven de Chiapas a estudiar historia y ella lo apoyó para que estudiara Letras Hispánicas en la UAS, todos los días iban a Misa y los fines de semana a evangelizar en hospitales y funerarias. También predicaron la palabra de Dios de casa en casa en Culiacán y Mazatlán.

¿Cómo conoció a Jesús? Hacia el 2001 le detectaron cáncer y ella ofreció su enfermedad a Dios. Todos los días iba a rezar el Rosario de la Divina Misericordia a la Catedral a las tres de la tarde y asistía a misa.

Su encuentro con Jesús Eucaristía fue muy importante: quedó sana y decidió dedicar su vida a propagar el mensaje de amor de Jesús. A partir de ese año asistía a Jueves Eucarístico, los viernes impartía clases de Apologética y Asambleas de Oración en Las Quintas, los sábados dirigía el rosario de las 3 de la tarde en Catedral, los domingos iba a evangelizar por las mañanas y en las tardes a servir con el padre Jeringas en el IMSS, en la Pastoral de la Salud, donde hacían oración por los enfermos y por los difuntos en las funerarias de Culiacán.

La maestra Laura Cárcamo quedó sana de cáncer gracias a sus oraciones y muchas personas decidieron servir a Dios gracias a sus prédicas y testimonio de vida. También fue Ministra Extraordinaria de la Sagrada Eucaristía, pertenecía a la Adoración Nocturna y desde el 2014 asistía al DIDEC para seguir formándose, pues quería seguir impartiendo Apologética en el Humaya. Murió a causa de un accidente automovilístico el 4 de noviembre de 2015 cuando se desplazaba a trabajar a Culiacancito.

Ejemplo de madre, profesora y evangelizadora. Siempre hacía el bien, tenía una gran alegría y decía: “Dios es Misericordioso. Que tu mano derecha no sepa lo que haga la izquierda”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 984
05 de diciembre del 2021
GALERÍA
Al menos 22 muertos dejó la erupción del volcán Semeru en Indonesia este fin de semana
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.