sábado, enero 22, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Tic-tac universitario

cu uas 2

 

 

En un boletín que recientemente publicó la página web de la UAS con la  afirmación del rector Guerra Liera, en el sentido de que la Universidad requiere capitalizarse y garantizar la estabilidad laboral, deja más claro la propuesta sobre el fideicomiso y la preservación de la jubilación dinámica.

Deja entrever, además, que ambas tienen amenazas serias. Activos y jubilados, nos dice, deben tomar “el acuerdo correspondiente sobre los planteamientos que se han presentado para garantizar la jubilación dinámica y para cambiar el marco normativo laboral” (sic).

En cuanto a la primera, estaría destinada a conservar el fideicomiso siempre y cuando sigan haciéndose las aportaciones como hasta ahora, con recursos de la Universidad y de los trabajadores, con la excepción de que ésta ya no alcance al personal académico, intendencia y administrativo de nuevo ingreso.

De manera que si seguimos la lógica de las muertes compensatorias de Cuen Ojeda, cada fallecimiento en este personal sería un ahorro para la Universidad, e igual el no tener que hacer aportaciones distintas a las del IMSS para el personal de nuevo ingreso.

No sé como andan los estudios sobre la esperanza de vida y actuariales de los universitarios; lo cierto es que en la UAS cualquiera se puede jubilar al cumplir 25 o 30 años en la nómina —no necesariamente trabajando en el aula o en las labores administrativas— y eso ha permitido que haya jubilaciones tempranas, o sea que en el caso de éstas, les falta mucho para llegar a la esperanza de vida promedio de los mexicanos que es de 76 años (tampoco es tan rápido, sino a cuentagotas).

Y bueno, en el caso del nuevo personal, tendrían que jubilarse con la nueva ley del IMSS de 1997, lo que significa que su futuro es incierto, pues en esa ley se da un solo monto conforme a las aportaciones y en una institución como la UAS donde el relevo, al menos del personal académico, se está cubriendo con profesores de asignatura, es poco alentadora la oferta de ingreso.

Ahora bien, adicionalmente el rector señala que el Fideicomiso de la Jubilación Dinámica tiene un boquete que le hicieron los 380 demandantes para que les devolvieran sus aportaciones y éste podría hacerse más profundo si prospera la demanda que han emprendido abogados en el estado y los que se han llevado casos a los tribunales del DF.

Estas amenazas son reales y obedecen a la lógica de sálvese quien pueda, lo que no parece que vaya parar; en la UAS existe una franja importante de los jubilados para los que esto no tiene remedio y actúan en consecuencia acercándose a los abogados que están demandando.

Y es que hasta el mismo rector le ha puesto fecha de defunción al fideicomiso para diciembre de este año y el argumento que escuche a una sindicalista del SUNTUAS académico es impecable, aquel tiene prisa por disolverlo para devolver las aportaciones a los profesores e investigadores en lugar de entregarlo a los abogados que buscan llevarse una buena tajada de esos fondos.

Para nadie es desconocido que en torno a la administración del fideicomiso y los montos hay un absoluto silencio, siempre ha sido así, y es el momento de que a la par de la discusión se presenten cifras, tanto de los montos de las aportaciones como de los intereses generados en estos años.

No se puede estar discutiendo en abstracto y, quizá al ver lo que le corresponde a cada uno si hay buena fe, muchos de ellos se darán cuenta de que las prisas son malas consejeras, y ahí sí la propuesta del rector podría tener viabilidad para conservar el fideicomiso de la jubilación dinámica.

Las tasas de interés en los fondos de inversión bancarios son cero o negativas si le restamos la inflación, y este dato debe servir para que cada quien haga su cálculo y vea su futuro financiero. No se necesita una bola de cristal para darse cuenta que los bancos nunca le entregarán un cheque quincenal con lo que hoy reciben de la UAS.

Es el error que cometen los demandantes y lo que terminará fastidiándole la vejez a mucha gente de la UAS.

No obstante, la esperanza muere al último, y espero como todos los que hemos resistido a la tentación de demandar, termine por imponerse la cordura y se conserve la jubilación dinámica.

Que en contra de lo que digan los detractores de la jubilación dinámica, entre ellos periodistas filopasistas que la cuestionan sacando casos aislados de gente que se ha aprovechado de la UAS, atizan sin consideración alguna lo que representará la disolución del fideicomiso para familias enteras y en particular, los que ya se encuentran en la tercera edad o son enfermos crónicos.

Tic-tac

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.