miércoles, enero 19, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

La cacería en Iguala

Ayotzinapa iguala 3

¿Qué pasó aquella noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014? ¿Qué no pasó? ¿Cuánto todavía no se sabe?

 

 

Fueron solo 8 horas la duración del episodio de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o la noche de Iguala, pero también lleva un año completo. Desde las 17:30 horas del 26 de septiembre de 2014 en que salieron de la Normal Rural a la toma de autobuses, hasta las 1:30 de la mañana del 27 de septiembre de 2014 en que según la PGR los apilaron en la pira del basurero de Cocula.

En la reconstrucción de la cadena de sucesos de aquella tarde-noche y madrugada persisten aun imprecisiones, dudas, huecos, incluso episodios contados que nunca ocurrieron.

Para la presente cronología de aquella larga noche que todavía sigue, se confrontó la versión oficial de la PGR y el reciente informe de los expertos independientes del GIEI.

 

17:30 horas. Salen de la Normal de Ayotzinapa en un segundo intento de “tomar” autobuses para el traslado al DF para la celebración del 2 de octubre —la práctica de “toma” de camiones es un delito pero se tolera por autoridades y empresas—. Son  entre 90 y 100 estudiantes de primer grado, a quienes llaman “los pelones” porque los rapan en la novatada, 6 de segundo grado y dos de tercero. Son los camiones Estrella de Oro 1531 y 1568 que tomaron días atrás.

 

18:00-20:00 horas. Permanecen en la caseta de Cocula, unos en el boteo para recaudar apoyos y otros esperando el momento propicio para “tomar” otros autobuses. Diez estudiantes toman el Costa Line 2513 y el chofer les dice que le permitan dejar el pasaje en la central de Iguala, allí los encierran dentro del camión.

 

21:12 horas. Quienes permanecían en la caseta llegan al rescate de los atrapados en la central de Iguala en los Estrella de Oro, también 20 estudiantes parten de Ayotzinapa al apoyo.

Al final se apoderan de dos camiones más en la central, el Costa Line 2012 y 2510, para sumar cuatro con los otros dos Estrella de Oro que ya tenían. La hora de salida quedó registrada en la cámara de la central y el grupo de estudiantes que pasa de 100 se dividen entre esos camiones.

[Aquí se registra una observación del GIEI a la investigación de la PGR: El quinto autobús, un Estrella Roja 3278. En la averiguación consignada por la PGR se dice que “fue destrozado y dejado a las afueras de la central”, pero no hay evidencia de eso y ni siquiera se registra en la investigación. El Informe de los Expertos Independientes se pregunta: “¿Por qué se omitió? ¿Por qué no se procesó, por qué no se tomaron evidencias?”]

 

21:30-21:50 horas. Los cinco camiones salen de la Central de Iguala —la PGR no toma en cuenta al estrella Roja que salió por la puerta trasera—. Tres se quedan atorados en la ciudad en las calles Galeana y Juan N. Álvarez y no saldrán de ahí: los Costa Line 2012 y 2510 y el Estrella de Oro 1568.

El otro Estrella de Oro, el 1531, logra pasar y se enfila a la salida de Iguala y toma Periférico Sur.

El quinto autobús, el Estrella Roja 3278, enfiló hacia la carretera Iguala-Chilpancingo pero se detuvo dos veces porque el chofer alegó que esperaba a una mujer con unos documentos. [Sobre este quinto autobús hay declaraciones contradictorias del chofer, en unas dice que se regresó porque los estudiantes le dijeron que no servía el camión, pero los estudiantes describen todo el recorrido de este camión]. Al final, el Estrella Roja también se regresa al punto del Palacio de Justicia, son amenazados por policías y logran huir.

 

21:50 horas. En esta hora, o alrededor de ella con variaciones de minutos, es el ojo del huracán del ataque a los normalistas. Es casi simultáneo en dos puntos y directo. En el centro de Iguala, donde los tres camiones están atorados, policías municipales de Iguala disparan, primero al aire, y luego directamente a unos estudiantes que pretendían mover una patrulla que bloqueaba el paso. Cae herido Aldo Gutiérrez. Al mismo momento en la salida a Chilpancingo el autobús Estrella de Oro 1531 al que le habían bloqueado el paso con una patrulla, también era atacado, pero por policías de Cocula, sin insignias, y por otros sujetos de negro en un vehículo no oficial —de este autobús 1531 eran entre 13 y 15 de los 43 estudiantes desaparecidos—.

 

22:00-23:00 horas. Los estudiantes quedan desperdigados por todo Iguala. Unos huyen y otros ni siquiera saben dónde anda el resto. No saben con precisión quién abordó qué camión. De los tres atorados en el centro son entre 25 y 30 estudiantes los desaparecidos, especialmente del 1568. Mientras que los del quinto autobús, el Estrella Roja, son perseguidos en un cerro y la colonia Pajaritos.

 

23:00 horas. Los estudiantes dan una conferencia de prensa a los medios que empiezan a informarse de lo ocurrido. En ese momento son atacados a balazos y caen muertos Daniel Solís y Julio César Ramírez. Aquí también se pierde el rastro de Julio César Mondragón, quien aparecería desollado al día siguiente y que el Informe de la CIDH señala como un caso sin resolver.

Hay un cuarto ataque, al autobús de Los Avispones de Chilpancingo, el equipo de futbol que esa tarde se enfrentó al equipo de Iguala. En cuanto la policía ve al camión dispara de frente, mueren el chofer Víctor Lugo, el joven David N. de solo 15 años y una mujer que viajaba en un taxi, Blanca Montiel. Pero la policía se da cuenta que no era ese camión el de los estudiantes y piden auxilio para los heridos.

 

12:00 horas medianoche (27/sept). Para esta hora ya la policía tiene a todos los estudiantes. Ninguno logró huir. Es donde más difícil se vuelve la recreación de lo ocurrido. Los normalistas estaban divididos en dos grupos uno de 10-12 y otro de unos 30. Todos de primer grado, pelones, excepto Bernardo Flores, El Cochiloco, de segundo grado. Son llevados a un punto, la casa de Gildardo Flores, el Cabo, y de ahí en dos camionetas al basurero de Cocula. Para los investigadores de la CIDH es donde más dudas quedan de la versión de la PGR, más allá de la afirmación contundente de que no pudieron ser quemados en el basurón. Refiere el Informe que no queda claro quien dio la orden, cómo se ejecutó, y cómo es posible que jóvenes acostumbrados a enfrentar situaciones de este tipo no opusieron resistencia. Ninguno de los testimonios obtenidos por la PGR a los 16 participantes aquella madrugada del 27 de septiembre de 2014 refiere que opusieran resistencia o que intentaran huir.

 

1:30-2:00 horas (27/sept) A esta hora, después de un interrogatorio a dos de los 43, donde les preguntaron sin eran Rojos —el Cártel opositor a Guerreros Unidos— mataron a quienes quedaban vivos y los llevaron al fondo del basurero donde otros de ellos preparaban la pira donde serían incinerados. [También aquí el GIEI señala una serie de dificultades para lanzar los cuerpos desde la altura del cerro a la cañada del basurón, por la inclinación del terreno. Igualmente señala que no se acredita la forma en que fueron asesinándolos].

 

2:00 horas en adelante. Toda la madrugada, la mañana y parte de la tarde duró la llamarada de la pira donde incineraban a los estudiantes, según la versión de la PGR. [De acuerdo a José Torero, el experto que consultó el GIEI, resultaría imposible quemar en esas condiciones 43 cuerpos humanos].

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.