febrero 24, 2021 4:16 PM

Aguas desbocadas

Inundaciones 2

En temporada de lluvias, inundaciones constantes por falta de planeación, mal drenaje pluvial y arroyos sin control

 

 

Año tras año las lluvias dejan daños que afectan el patrimonio de los ciudadanos de Culiacán, y desde el paso del huracán Manuel el problema se tornó constante en el municipio.

Con 70 arroyos distribuidos a lo largo y ancho del territorio culiacanense y deficiencias en el  drenaje pluvial, los riesgos por inundaciones se intensifican en la zona sur de la capital sinaloense, y esta vez tocó turno a los vecinos de la colonia Bugambilias, donde tras las lluvias registradas el pasado domingo 23 de agosto, el patrimonio de 40 familias se vio afectado por el estancamiento del agua en ese sector.

El sector ubicado sobre la calle Nochebuena, entre el bulevar Navidad y la calle Brasiles, terminó completamente inundado, al quedar bloqueada la caída de agua del arroyo ZEDEC Bachigualato Sur-Torres de ese sector.

Esto, según versiones de vecinos, supuestamente debido a las obras del fraccionamiento Stanza Solare, por lo que pidieron la intervención del Ayuntamiento, y por medio de la Unidad de Drenajes Pluviales en Obras Públicas, se restableció el cauce del arroyo.

“Tengo casi 32 años viviendo aquí en Bugambilias, y nunca me había inundado. Siempre se encharca el agua pero se va, se va para abajo al arroyo, ni con los ciclones nos habíamos inundado así”, dijo una de las vecinas del lugar.

Sin embargo, el problema se ha vuelto recurrente, ya que las inundaciones continúan, y según versiones de los vecinos, jamás habían tenido afectaciones tan severas, sino hasta la construcción de una barda perimetral del fraccionamiento Stanza Solare, y que los trabajos llevados a cabo en el mismo dejan restos de materiales y tierra en el cauce del arroyo.

Según lo que dicta la Ley, para levantar cualquier asentamiento se debe elaborar un padrón en hidrología que deberá ser avalado por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), y entonces llevar a cabo la construcción, es decir, explicar de manera detallada a dónde se irá el agua pluvial.

Sin embargo, la constructora Stanza Espacio Residencial que lleva a cabo la edificación de dicho fraccionamiento, en su declaración del padrón en hidrología, no informó a la dirección de Desarrollo Urbano y Ecología del levantamiento de una barda perimetral, lo cual supuestamente está generando no sólo el encharcamiento del agua, sino que esa zona se inunde.

Al respecto, el titular de la dependencia municipal, José Pastor Castañeda Verduzco, explicó que sí es posible que ese haya sido el factor para que el agua no haya encontrado su cauce a tiempo y generado la inundación en el sector.

“Ese es un fraccionamiento municipal, no está autorizada esa barda. Ahí se incrementó un poquito el riesgo de inundación porque también hay que considerar que el bulevar (Nochebuena) no está terminado, no está concluido, entonces al momento que se termine también ese bulevar, va a desfogar un poco el agua hacia la Jesús Kumate y va a reducir los riesgos en ese sector”, explicó José Pastor Castañeda.

Sin embargo, para Castañeda Verduzco, el problema real es la falta de infraestructura pluvial para desahogar el agua, misma que tiene un desfase de 60 años.

“Quien quiere desarrollar una vivienda, que tampoco lo puedes frenar, si te cumple con lo que tenemos como normatividad ahorita (Ley de Desarrollo Urbano, Reglamento de Construcción y el Plan Director de Desarrollo Urbano), ellos hacen su estudio, ellos tratan de darle seguridad a su fraccionamiento, a lo que van a desarrollar, pero sin embargo, muchas de las veces, como en ese sector ya está saturado, vamos a suponer, o no hay las obras necesarias para desfogar esas aguas pluviales, muchas veces se puede incrementar el problema”, dijo.

Desgraciadamente, añadió, todo lo que son las descargas pluviales “se tienen que hacer de manera superficial, porque la ciudad adolece de un drenaje pluvial en forma, que lo ideal sería que fuera subterráneo y fueran y desembocaran a los ríos, a los canales, a donde debería de ser pero de manera subterránea”.

Dijo que con el crecimiento de la zona urbana, los riesgos por inundaciones crecen, debido a que zonas donde antes el agua encontraba un vaso para desahogarse, ahora se encuentran fraccionadas o con algún otro tipo de construcción, por lo que desde el año pasado se creó la Unidad de Drenajes Pluviales, adscrito a Obras Públicas.

“Parte del trabajo de esta unidad, agregó, es precisamente ayudar a supervisar y en la elaboración de los planes hidrológicos en construcciones, sin embargo, el tema de las inundaciones redunda a la falta de infraestructura pluvial en Culiacán.

En la zona sur del municipio, prácticamente toda la franja representa problemas severos de inundación, según datos de la misma dependencia, debido a la afluencia de arroyos y cuencas, problemas que incluso han terminado con vidas de personas.

Y dos de las zonas de mayor conflicto están ubicadas en los arroyos Díaz Ordaz, que cruza las colonias Libertad, Díaz Ordaz, Ferrocarrilera y Pemex, y el del Real del Parque, que tiene su mayor afluencia en la colonia Chulavista.

 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 943
21 de febrero del 2021
GALERÍA
Emma Coronal, esposa del 'Chapo' Guzmán en Juicios
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos