domingo, junio 26, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Una conjetura más

francisco

 

 

Las candidaturas independientes de los partidos siempre serán alternativas en un sistema de partidos de bajo rendimiento, corrupción y desconfianza. Oxigena el ambiente político pero, igualmente, es una tentación para echar andar estrategias legales pero oportunistas. No son todas, ni necesariamente, las que podríamos sospechar. Entonces, los aspirantes a este tipo de candidaturas estarán obligados a demostrar que son no solo una candidatura legal, sino capaces de legitimarse con apoyo para el registro y los votos.

Veamos el caso de la renuncia de Francisco Frías Castro, atípica en sus tiempos, formas y contenidos. Lo normal es que quien se va del PRI o cualquier otro partido, entrega una carta renuncia y chao, va para la siguiente, pero en este caso se fue 2010 en un grupo híbrido para buscar exitosamente la gubernatura y es hasta ahora, cinco años después, que decide entregar el carnet. ¿No es extraño? Todavía más extraño: para buscar la gubernatura.

Es más, es ilógico, que primero dio a conocer la renuncia en los medios de comunicación y luego pida cita al Comité Directivo Estatal del PRI, para llegar con prensa y en un acto formal, entregar esa misiva escueta, donde el renunciante hace valer su derecho conforme, supongo, a los estatutos de ese partido. Caramba.

Así, lo establece en la copia que el propio Frías Castro subió a facebook, para confirmar que iba en serio su renuncia. No hay en su escrito de separación, un mea culpa, un argumento que tenga que ver con diferencias de fondo con la dirección del partido o con las políticas públicas implementadas en el gobierno federal.

A la vista solo están sus ganas de postularse como candidato independiente al gobierno del Estado. Y en esa aspiración, la otra extrañeza, es su permanencia como titular de la Secretaría de Educación Pública estatal, con la tolerancia de Malova, cuando este ha dicho sesgadamente que quien quiera ser candidato debe separarse del cargo aunque recomendando “que no se fuera como tortillera” dejando la tortilla en el comal.

En fin, es la suma de rarezas que podría llevar a pensar que se encuentra en marcha la construcción de candidaturas independientes desde las fuerzas vivas del estado incluso, de probables alianzas ya no entre partidos, sino entre los muchos grupos que se mueven en el PRI y hasta interpartidarias. Y esto es todo un desafío periodístico incluso de investigación politológica.

En política no suele haber casualidades, todo tiene sentido. Las decisiones de los entes políticos no son producto de ingenuidades, apetitos o ambiciones personales. Son lo que son, para la conservación o conquista del poder.

La candidatura de Frías Castro podría ser para varios una candidatura no para ganar, por dos razones: Una, no cuenta con la estructura de un partido que le permita cubrir los requisitos que de entrada serán alrededor 40 mil firmas de apoyo con todo y copia de credencial para votar y, salvo que nos sorprenda el futuro candidato, no se le reconoce en las lides electorales como un candidato que vaya con todo, como lo muestra la carta formal de  renuncia sino, como dicen sus simpatizantes, es una persona prudente, medida.

Vamos, para decirlo con base a la experiencia de junio pasado, no tiene la estructura universitaria del Partido Sinaloense y tampoco se le reconoce por el discurso de “rompe y rasga” de Manuel Clouthier.

Ha sido, como lo dicen cercanos, un burócrata eficaz sin mucho protagonismo, pero ojo, cuando lo ha tenido vaya hasta donde ha ido. Como Presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales y miembro de la Comisión Instructora de la Cámara de Diputados de la LIX legislatura, tuvo el poco honroso encargo de sustanciar jurídicamente el desafuero de Andrés Manuel López Obrador, como aspirante presidencial en 2006, luego de un acuerdo entre su partido y el Presidente Fox. Una mancha indeleble en su trayectoria política. Una vergonzosa derrota política.

Entonces, ¿a qué puede aspirar un ex priista con 47 años de militancia que busca convertirse en candidato independiente a gobernador?

  • ¿Busca cumplir un sueño que incubó durante su larga trayectoria y esperaba ser recompensado? o,

 

  • ¿Es parte de una estrategia de grupo que buscaría registrarse y luego coaligarse para fortalecer una candidatura?

Ya lo sabremos.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1012
19 de junio del 2022
GALERÍA
Destruye FGR en Culiacán 45.9 mil litros y 15.2 mil kilos de sustancias químicas para elaborar drogas sintéticas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.