Macho mexicano

 

 

Analizan estereotipos masculinos de la época de oro del cine nacional

 

 

 

 

 

MÉXICO, D.F., (apro).- La masculinidad que proyectaron Pedro Infante, Jorge Negrete, Pedro Armendáriz, Arturo de Córdova y Ernesto Alonso a través de la pantalla cinematográfica, fue el tema central del investigador Daniel González, durante su participación en el ciclo de conferencias “Miradas al cine mexicano”.

 

En la Sala 4 “Arcady Boytler” de la Cineteca Nacional, el especialista expuso su investigación sobre las formas como concibieron la masculinidad los filmes de la llamada “Época de Oro” del cine nacional, misma que “delimitó la influencia ejercida por los actores y por el star system”.

 

En su ponencia titulada “Masculinidades del cine mexicano”, González definió el concepto de la siguiente manera: “Al hablar de masculinidad no hablamos de una cosa en sí misma independiente de los sujetos. Es decir, en la masculinidad representada en nuestro cine influían desde el cuerpo hasta la voz de los actores, el contexto de la producción de los filmes y, claro, la visión y el estilo de cada director.”

 

El autor justificó la elección de Infante, Negrete y Armendáriz por su importancia en la cultura popular, y la de Alonso y De Córdova porque permiten pensar en la masculinidad desde otro punto de vista. Con aportaciones de otros investigadores como Sergio de la Mora, Enrique Serna y Carlos Monsiváis y a partir de dos películas de cada actor, Daniel González comentó que la caracterización de Pedro Infante en la pantalla no estaba libre de su propia personalidad.

 

En su estudio, el especialista analizó las películas El inocente, de Rogelio A. González (1955), y Pepe El Toro, de Ismael Rodríguez (1952): “Gracias en buena parte a su propia personalidad, Infante inmortalizó a un macho mexicano de contrastes: era seductor pero no promiscuo, bebedor pero sólo cuando la ocasión lo ameritaba, parrandero pero responsable”, dijo.

 

Para reflexionar sobre Jorge Negrete, el autor tomó El peñón de las ánimas, dirigida por Miguel Zacarías (1943) y El ahijado de la muerte, de Norman Foster (1943). Sobre ellas, comentó: “Representa la quintaesencia del charro mexicano. Era el gran cantante cuya masculinidad estaba ligada al tipo de películas que protagonizó: comedias rancheras y películas de época. Interpretó, tanto fuera como dentro de la pantalla, al hombre guapo, arrogante, enamorado y valentón”.

 

En cambio, agregó, Pedro Armendáriz fue “más complejo” y diverso, pues interpretó desde melodramas campiranos, hasta cine policiaco y cintas sobre la Revolución Mexicana, como se muestra en los filmes Enamorada, de Emilio Fernández (1946) y La noche avanza, de Roberto Gavaldón (1951).

 

Las masculinidades representadas por Arturo de Córdova y Ernesto Alonso fueron opuestas a las anteriores, según el especialista: “Ambos representaron a burgueses cosmopolitas ligados con una cierta nostalgia a un mundo anterior a la Revolución, pero con actitudes y prácticas modernas de los 50. Sin embargo la masculinidad de Ernesto Alonso era muy particular, con una voz más suave y delicada”, aseguró. (Texto editado).

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES