¿Hay una cura para el mal?    

EXPOSITORES. Francisco Prieto, Javier Valdez y José Antonio Guevara. Libro             
EXPOSITORES. Francisco Prieto, Javier Valdez y José Antonio Guevara. 

 

 

Por qué Mata el Hombre, preguntas perturbadoras pero necesarias

 

 

En esta lectura que en sus entrañas alberga la principal disyuntiva que se plantean millones de seres humanos, ahora, ante el clima de violencia avasallante, la autora consigue provocar un estremecimiento colectivo. En Por qué Mata el Hombre, de la doctora Teresa Waisman, se hace énfasis de la creciente inclinación de agresividad hacia el prójimo y plantea las principales interrogantes: ¿Somos asesinos por naturaleza? ¿La crueldad se aprende o se hereda? ¿Será posible encontrar una cura para el mal? Con ello busca generar una reacción colectiva ante estas preguntas escalofriantes y a la vez vitales, pero sobre todo necesarias.

 

Para darle un rostro significativo a dicho tema, la noche del pasado jueves asistió el escritor, periodista y filósofo Francisco Prieto, el escritor y periodista sinaloense Javier Valdez Cárdenas y el director ejecutivo de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), doctor José Antonio Guevara Bermúdez.

 

Ellos, desde su principal campo de estudio, el cual se forja desde una perspectiva multidisciplinaria, compartieron sus reflexiones a manera de sembrar una nueva inquietud ante el público en general, quienes acudieron puntuales a la ponencia que derivó en más denuncias que cuestionamientos.

 

El periodista y escritor Javier Valdez señaló que la violencia exacerbada que se vive actualmente en el país no ha logrado entenderse como debiera ser, gracias a la pueril demagogia de los medios de comunicación por no contar las historias desde su génesis, sino enfocarse principalmente en la cifras, lo que dificulta en gran medida el entendimiento de las mentes asesinas que cometen semejantes atrocidades: Estamos muy metidos en lo cotidiano de la muerte y dejamos de ver el bosque, estamos viendo el árbol de todos los días, de la cuota diaria de los asesinatos, el cual no nos deja ver de fondo. Este libro es un relámpago en medio de nuestra propia oscuridad”.

 

Javier, el híbrido de la literatura y el periodismo, invita a la sociedad a conocer el verdadero cauce de la deshumanización que ha llevado al hombre a justificar los asesinatos que se han acrecentado en los últimos años en nuestro país: “Estamos caminando sobre escombros, y de eso nadie da cuenta, no se ha reflejado el temor que significa la violencia que palpita cada vez con mayor furia”.

 

Por su lado, el filósofo Francisco Prieto alude al aspecto antropológico de la humanidad, desde su punto más primitivo, el cual no ha evolucionado a lo largo de la historia contemporánea y desde el cual debe partir el objeto de estudio en sí mismo.

 

Aseguró además que la lectura de la obra ayudará a explorar ese lado del hombre, en donde se ha indagado poco: “La violencia es la principal perversión humana, remontémonos a los orígenes, desde la era de Jesucristo. El libro nos duele, nos lleva a una encrucijada y a su vez nos lleva a ver una esperanza posible”.

 

Por otra parte, el doctor José Guevara atacó fuertemente el actuar de las autoridades, basándose principalmente en los datos duros que se han expuesto en los debates sobre la violencia en México, así como el comportamiento de las autoridades frente a los crímenes perpetrados por organizaciones delictivas, para quienes la vida tiene un valor cada vez más ínfimo: “El progreso moral del Estado descansa en que el actuar de las autoridades del gobierno está acotado, sus límites son los derechos humanos, por eso la muerte a manos de los servidores públicos es la peor expresión de violencia que el libro nos deja ver”.

 

Finalmente, Teresa Weisman manifestó que encontrar el origen del mal significa lo más importante dentro de la batalla de cualquier periodista, antropólogo, psicoanalista o historiador, ya que aquella resulta ser la tesis más importante de todas, saber si el mal está albergado en los genes, el medio ambiente o simplemente se adquiere: “Para encontrar la cura, se tiene que conocer de cerca la enfermedad, familiarizarse y tratar de entender. Ahora más que nunca se necesitan algo más que solo debates”.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 855
16 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES