lunes, enero 17, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Cerebros traicioneros

cerebro-obesidad-2

 

 

 

Todas las acciones del humano se procesan primero en el cerebro. Desde el Premio Nobel hasta las escorias sociales, pasando por la autoagresión como la obesidad mórbida secundaria a transgresión dietética, primero tocan base en el cerebro.

 

Los procesos cerebrales duran milisegundos, de tal manera que lo único que se percibe es la acción. Cuando se reacciona a un estímulo se percibe el movimiento, no el proceso.

 

En palabras claras, no hay percepción de la energía que impulsa el movimiento o la acción. Cuando el obeso percibe los estragos de su transgresión dietética, ya pasaron miles de calorías por su garganta y se acumularon kilos y kilos de grasa en todo el territorio corporal.

 

La conciencia es el mejor policía de los procesos cerebrales, es la forma de estar siempre en guardia y evitar que la Gula entre por la puerta trasera engañando al velador con ricos antojos, cuyos olores distraen la seguridad y traicionan las mejores intenciones.

 

La conciencia es el darse cuenta y la voluntad es la acción. Todos o casi todos los obesos se dan cuenta de lo que hacen a la hora de “retacarse diez mil calorías en un sentón”, sin embargo les falta voluntad para alejar la mano de la boca o para cerrar de manera hermética la mandíbula.

 

El cerebro al igual que cualquier músculo hay que entrenarlo, hay que condicionarlo para que responda a la hora de la transgresión dietética.

 

El fracaso o el rebote que experimentan los obesos operados o sometidos a regímenes dietéticos estrictos, se debe al cerebro traicionero.

 

El cerebro y sus procesos mentales se sujetan y esperan pacientes a que pase la cirugía, mientras tanto aguardan en silencio y arrecian al poco tiempo. Por eso, más de la mitad de los pacientes operados regresan a las mismas entre uno y dos años después del proceso quirúrgico. El éxito de los obesos operados o sometidos a dietas rigurosas y modelos de ejercicios extenuantes, es la voluntad.

 

Sin embargo, no hay voluntad sin permiso del cerebro, es el cerebro y sus procesos neurofisiológicos los encargados de fortalecer las ideas a través de acciones que de alguna manera son contrarias a las aprendidas por mucho tiempo.

 

Los obesos no son retrasados mentales, es decir, no cuentan con daño cerebral, solo han aprendido a brincarse un tramo del proceso conductual de la Gula; ahí está la traición de su cerebro.

 

Así como los alcohólicos anónimos se mantienen sobrios o sin actividad alcohólica por 24 horas, así los obesos deben mantenerse sin actividad calórica alimenticia superior a las dos mil calorías cada 24 horas.

 

Al que hay que entrenar es al cerebro a través de la conciencia para que la voluntad  trabaje a favor de la salud del enfermo (obeso). No hay cirugía o dieta que funcione en el obeso si el cerebro no responde.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.