jueves, agosto 5, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

México en llamas

militares

 

 

En la guerra de frases Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, días antes de la elección, afirmó que México no estaba en llamas y Mario López Valdez, gobernador del estado de Sinaloa, para no quedarse atrás, contrapunteó diciendo que las elecciones de este domingo son las más violentas de la historia del país.

Y resulta comprensible que una autoridad, como la de Osorio Chong, salga a los medios a tratar de calmar el ambiente de incertidumbre que se vive en franjas importantes del país, como reducir la irradiación mediática que provoca en el resto de la nación, pero, claro, es evidente que no basta para que los ciudadanos se sientan tranquilos y salgan a votar como si nada sucediera.

La violencia está aquí cuando se habla que 20 candidatos han sido asesinados en 70 ataques a actividades proselitistas. Quizá, además, cuando decenas de candidatos  renunciaron o disminuyeron la intensidad de los actos de campaña, como es el caso del sinaloense Gerardo Brambila, candidato del partido Movimiento Ciudadano, quien al recibir amenazas ha decidido irse a su casa para ver desde ahí el resultado de las elecciones constitucionales.

Incluso, el propio Osorio Chong reconoció que 20 candidatos recibieron protección judicial para realizar sus campañas, pero el resto de los 1996 andaban como coloquialmente se dice a la “buena de dios” esperando que el de arriba les proteja en su aventura política.

Y es que en la víspera, la tensión y los rumores aumentaron en las calles, como fueron los avisos que circularon en las redes sociales, donde algunos cárteles invitaban a no salir después de las 10 de la noche so riesgo de ser levantado en caso de resultar sospechoso de pertenecer a un grupo contrario, o los helicópteros y vehículos militares blindando a Culiacán y Mazatlán.

Y qué decir de los estados donde más allá de los rumores, hubo hechos, declaraciones e imágenes que muestran todo lo contrario de un ambiente propicio para la realización de elecciones en santa calma.

La quema de papelería electoral en el estado de Oaxaca, como la toma de las juntas distritales del INE, no eran un buen augurio para los comicios, pues era el preámbulo.

No menos relevante es el pronunciamiento de los padres de los 43 normalistas desaparecidos en septiembre pasado que llamaban a no votar en protesta por la incapacidad del gobierno de ofrecer resultados creíbles sobre los hechos trágicos de aquella tarde veraniega. O los maestros organizados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que se encuentran en más de 20 estados y que igualmente llaman a boicotear las elecciones.

En ese marco se celebran los comicios y no parecen ser tan importantes los resultados sino cómo queda el país después de ellos y cuáles son las alternativas. Porque no hay indicios de que la situación tienda a mejorar sino por el contrario a empeorar, como resultado de una serie de factores.

Tenemos un Presidente débil que poco puede hacer, incluso por los visto hasta retroceder como ocurre con la reforma educativa. Bien se le reconoce como un Presidente de 30 meses, es decir que en ese tiempo se le acabó su sexenio. Y ahora, con sus escasos márgenes de actuación, solo tratara de administrar la crisis que se nos viene encima con el déficit de las finanzas públicas, el descrédito internacional y sobre todo la crisis social que tiene derroteros insospechados.

Lamentablemente la receta que recomienda la experiencia no parece ser útil. Ante problemas económicos son necesarias soluciones políticas y viceversa: ante problemas políticos soluciones económicas, no parece tener mucho margen para garantizar la gobernabilidad en todo el país y seguramente la tensión seguirá y hasta se podría irradiar a otras regiones.

Y la solución que están viendo en Los Pinos, como lo indica el incremento del presupuesto en esta materia y la presencia de las fuerzas de seguridad como en los peores años del calderonismo, es la violenta para reprimir los movimientos sociales.

En definitiva, afirmar como lo señala Osorio Chong que México no está en llamas es decir que la casa nacional, aun con el fuego, todavía tiene remedio, pero si ésta es policial y militar, podría resultar peor el remedio que la enfermedad.

¡A votar todos!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 966
01 de agosto del 2021
GALERÍA
Fuertes incendios forestales en Turquía, al menos ocho muertos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.