julio 24, 2021 12:25 PM

Semejanzas y diferencias entre el PAS y el PCM      

 comunistas 1                     

 

 

Alguno de los lectores universitarios sugiere ir más allá de los apuntes breves publicados en este semanario. Y acepto el reto. Quizá el texto fue un removedor de cenizas que tienen sentido cuando comparo al PCM con el PAS, por aquello de sus muy particulares visiones de la Universidad-partido.

Entonces, vamos a un asunto sustancial, hay quien dice que ambos partidos cuando gobiernan a la UAS lo hacen bajo una serie de pactos en la élite burocrática con sus símiles en escuelas y facultades. Vamos, afirmando con ello, que cada una de estas dependencias tenía dueño y bajo ese principio todo era cuestión de cogobernar. No comparto esta opinión, pues creo que el PCM y el PAS tejieron­, teje, redes muy distintas del centro con la periferia universitaria.

Vamos primero con los comunistas, ellos eran un grupo ideológica y organizativamente compacto aun con sus corrientes y lealtades. Formaban a sus militantes universitarios en la discusión política y en la lucha social en los ya lejanos años setenta. Ahí están, como recuerdo, su incursión en las luchas campesinas y populares de los valles y las colonias en los principales centros urbanos.  No se reducía solo hacer política en la UAS, aunque allí hacían buena parte en las instancias de decisión. Las direcciones de las escuelas, el Consejo Universitario y los Técnicos incluso, aun con cierta uniformidad en las academias de las escuelas y facultades. Mejor todavía, en los sindicatos y las organizaciones estudiantiles.

¿Quién no recuerda aquellas sesiones interminables del Consejo Universitario donde todo pasaba por el tamiz ideológico? Ahí está, en cada uno de nosotros, el anecdotario tanto del CU como de nuestras escuelas que se veían metidas en discusiones sin límite con café y cigarros.

La discusión del Proyecto de Universidad Democrática, Crítica y Popular tenía un lineamiento general que me dicen emergió del Comité Central y tuvo expresión en las universidades donde estaban los comunistas pero en especial en Puebla, Guerrero y Sinaloa, donde alcanzaron la rectoría y con ello casi toda la estructura administrativa. El seccional universitario estaba construido a base de células que era la unidad mínima del partido, donde los comunistas universitarios discutían los asuntos del partido y los grandes temas de interés nacional e internacional.

EL PCM tenía sus escuelas de cuadros y existía un órgano de expresión que elaboraba un responsable del Comité Central. El semanario Oposición era la ventana donde se veía el quehacer partido y El Machete fue durante un tiempo la revista teórica, donde se ponía a disposición del militante los estudios que se hacían sobre el Estado, el partido, la acción política, la coyuntura del país.

No cabe la idea entonces de que cada escuela era un coto de un grupo. Había, claro, responsables políticos en cada una de las dependencias. Era la expresión de la Universidad, con el matiz que frecuentemente cohabitaban con los miembros del PMT y la Corriente Socialista además de otros, muchos, grupos políticos.

Y aunque muchas veces los desencuentros eran duros y ríspidos, la sangre nunca llegaba al río. Siempre se ponían de acuerdo para sostener el “proyecto” y como dijo alguna vez Jorge Guevara “todos estuvimos con todos”. Sin embargo, salvo excepciones a la regla respondían al partido, que periódicamente realizaban sus reuniones para definir políticas universitarias. Nadie que se sepa hizo una fortuna. No dudo que los funcionarios de más alto nivel la pasaban bien y la base no le iba mal, casi todos alcanzaban sus plazas definitivas.

En el caso del PAS, como lo escribimos en la colaboración pasada, existen dos círculos: el de los funcionarios universitarios de primer nivel que pueden estar o no afiliados al PAS, y el resto que es la tropa operativa del PAS que hoy está en las esquinas blandiendo las banderolas independientes. En el primer círculo, Cuen Ojeda escucha y hasta acepta opiniones. Es una suerte de consejeros políticos que le dan la pauta para la toma decisiones políticas donde tienen influencia y por supuesto resguardan sus intereses dentro de la UAS. Ellos son los ojos y los oídos de lo que ocurre en cada una de las zonas.

Y ahí está, el siguiente círculo que igualmente son los ojos y los oídos en escuelas, facultades y dependencias públicas. Este segmento es operativo y cautelar y no responde a ninguna motivación ideológica sino simple y llanamente a las órdenes del jefe y lo que podrían ser sus comisarios políticos (léase vicerrectores); todos ellos permiten un cierto orden que no necesariamente es el académico o científico, sino que nadie se salga de las coordenadas de control.

A Cuen Ojeda no le preocupa la formación de los militantes del PAS, porque eso significaría la discusión de puntos de vista y eso está por verse.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.