julio 24, 2021 11:36 AM

Atacan a los precaristas de Los Mochis, pero acuerdan paz

PRECARISTAS. Exigen al alcalde “acciones y no palabras”.
PRECARISTAS. Exigen al alcalde “acciones y no palabras”.

La precarista anduvo simpática todo el día, pero en la madrugada del martes, en el primer día de plantón afuera del Palacio Municipal de Ahome, sufrió tal crisis nerviosa que la obligó a abandonar el movimiento, presurosa, a bordo de un taxi.

Minutos antes, un extraño con acento colombiano que se decía recién llegado a la ciudad con la encomienda de arreglar a los invasores de viviendas abandonadas, la había movilizado por celular.

Ella, con su uniforme de funeraria por fin se topó con el extraño. Éste la llamó por su nombre, y ella volteó. Cuando la tuvo enfrente, le señala con el dedo índice el nombre de la casa mortuoria y le dice, sinónimo de muerte, si no te vas conmigo, ahorita. Él le roza la piel con sus manos, desde los hombros hasta las manos. Ella tiembla y rompe en crisis. Sus gritos despiertan a tres precaristas que la rodean. El desconocido finge demencia y se retira. Ella pone tierra de por medio y se va.

El desconocido regresa y señala a un joven: tú eres José Ángeles, le dice entre pregunta y afirmación. Aquel lo niega. Tú sigues, le advierte. El muchacho, curado de espantos, no responde y lo enfrenta con serenidad. El desconocido se aleja, y durante toda la mañana de ese miércoles, anduvo rondando por el plantón.

Unas horas antes, durante la noche, patrulleros preventivos habían llegado al mismo plantón para exigir el retiro de las cartulinas en las que acusaban de insensible al alcalde de Ahome, Arturo Duarte García, y a quien le endilgaron también el mote de “princeso, por aquello de querer un nuevo palacio”.

Para Aidé Soto Martínez, presidenta de la asociación civil Se da tu vida digna, y representante de los dos precaristas hostigados, el ataque proviene del despacho de la presidencia municipal, pues Duarte García ha demostrado ignorancia al movimiento, que pretende sacarlo de su despacho para que enfrente a aquellas personas que en su campaña les prometió que “él no sería un político que se haría pendejo con el tema de las viviendas invadidas, sino que le entraría a su solución, bajo cualquier costo”.

Al denunciar el hostigamiento, la dirigente señaló que suman 48 horas en el plantón “y nadie nos atiende. Si duramos semanas plantados en otras dependencias con la misma propuesta, aquí duraremos meses”.

La dirigente repitió que su demanda es la venta de 300 casas abandonadas bajo resguardo de familias pobres a precios accesibles, para familias que no cotizan en el Infonavit.

“Ya estamos hasta la madre de que nada más nos prometan, que en ocasiones nos ignoran, que a veces nos palmean la espalda, pero que en la realidad no hay nada. Puro rollo político, y a nosotros partiéndonos la madre los moscos, las carencias y la incertidumbre”.

GORGONIO Y AIDÉ. Hostigamiento desde la Presidencia Municipal”.
GORGONIO Y AIDÉ. Hostigamiento desde la Presidencia Municipal”.

También, dijo, en respaldo del Comité Único de la Vivienda de Topolobampo, el plantón es para conseguir los 350 solares que desde hace ocho años reclaman porteños pobres que representa Gorgonio Silva Gualizapa.

Silva denunció que en Topolobampo la clase rica de Los Mochis amasó fortunas con la venta a precios de ganga de terrenos destinados para los pobres. En la tranza, los gobiernos estatales y municipales tienen embarradas las manos.

Y mientras en Topolobampo, los ricos de Los Mochis se hacen más ricos, con obras de embellecimiento públicos frente a sus propiedades, los pobres van terminando más jodidos, incluso algunos muriendo en la miseria.

Silva Gualizapa pidió acciones y no palabras, y que el alcalde rescate de sus oídos aquella frase de que no iba a hacerse pendejo con los precaristas. “Estamos esperando que lo demuestre”.

Retirada graciosa

Este jueves, los precaristas decidieron levantar su protesta, una vez que el alcalde Arturo Duarte García bajó de su despacho para encararlos e invitarlos a una asamblea privada.

Ahí, dicen los asistentes, el alcalde les prometió que tendrán una casa digna al finalizar su mandato, pues apenas estaba en ciernes los tratados para construcción de las casas económicas.

Y a todas las demandas también ofreció promesas, que rechazaban los precaristas, una y otra vez. A los de Topolobampo les dijo que estaba por permutar 1.5 hectáreas por lotes que tienen en asignación la Armada de México.

Y así, con promesas, los precaristas salieron de la reunión. Tomaron sus tiliches, desmontaron sus pancartas, las cargaron y se fueron, en silencio.

El cartel en donde acusaban a Duarte García de “princeso, por aquello del palacio nuevo”, fue enrollado, ocultado bajo el brazo y desaparecido.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.