mayo 13, 2021 7:12 AM

Muerte sobre ruedas: La mayoría de las víctimas son jóvenes entre los 15 y 29 años de edad

accidente

Natalia Ramírez 

México ocupa el séptimo lugar de una lista de diez países catalogados con el mayor porcentaje (el 62 por ciento) de accidentes viales en el mundo. Más de la mitad de los accidentados (59 por ciento) son jóvenes de entre 15 y 29 años, según un estudio elaborado en 2013 por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El hermano de Azucena forma parte de esa estadística. Ella voltea hacía el techo como si las palabras las fuera a encontrar escritas ahí. Recordando. Reviviendo. Trata de resumir lo que vino después del accidente.

“Nuestras vidas cambiaron. Con ese accidente no sólo murió mi hermano, se llevó una parte de nosotros con él”.

Sin respirar, tal vez pensando que duele menos si empieza rápido la historia, cuenta que su hermano, Juan Manuel Zazueta Flores, tenía 22 años. Que se acababa de titular. Con honores. Era Ingeniero en teleinformática.

Historias como la de Juan Manuel se repiten aproximadamente 385 veces por semana, 55 accidentes mortales diariamente en todo México, siendo niños y jóvenes de entre 5 y 35 años los más afectados en el país, informó el Centro Nacional de Prevención de Accidentes.

En Sinaloa, el 29.7 por ciento de las muertes en accidentes viales se dan en jóvenes de entre 15 y 29 años, indició el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en su censo de 2010.

En su informe Accidentes de tránsito en zonas urbanas y suburbanas en el estado, el Instituto resaltó que en 2010, el 8.9 por ciento de 12 mil 188 accidentes de carro estuvieron relacionados con el uso de alcohol.

Este tipo de accidentes han puesto a nuestro estado en el segundo lugar con una de las tasas de mortalidad por accidentes más altas: 27 por cada 100 mil habitantes, superando la tasa promedio nacional que se ubica en 14.4, según dio a conocer el Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa (Codesin) en su informe Plan Integral de Salud del Estado.

En el mismo informe se mostró que en el periodo de 1990 al 2011, el 82 por ciento de las víctimas de los accidentes viales en el estado fueron hombres y que el 55 por ciento de las edades oscilaban entre los 20 y los 49 años.

De cada mil accidentes automovilísticos, el 53.1 tienen un final letal, informó Iniciativa Mexicana de Seguridad Vial (Imesevi).

En ese sentido, INEGI resalta que el 78 por ciento de los accidentes de tránsito en Sinaloa se concentran en tres municipios: el 38 por ciento en Culiacán, 29 por ciento en Ahome y el 11 por ciento en Mazatlán.

Vivir con el dolor 

El suceso de Juan ocurrió una noche después de regresar de ver a su novia, a la medianoche, en el cruce de Nicolás Bravo y Juan de Dios Bátiz, en Culiacán. La luz se puso en verde para él. Tenía los cristales arriba. Su hermana cuenta que solía manejar con la música fuerte; y con firmeza dice que si algún error tuvo él fue ese: fiarse del siga. No volteó.

“Venían dos autos jugando arrancones a toda velocidad y una camioneta blanca lo impactó. Los arrastró 160 metros hasta una casa y un árbol. Su carro era pequeño, quedó como acordeón. Se desnucó y murió instantáneamente”.

Azucena dice que Juan tenía un futuro por delante y se lo quitaron unos jóvenes que estaban jugando y tomando; lo sabe porque en su carro se encontró alcohol, pero ellos desaparecieron.

En marzo se cumplen seis años de la muerte de Juan Manuel. Azucena dice que a pesar del tiempo sigue costando platicar de él en pasado. Era el tercero de cuatro hermanos, todas mujeres. Lo describe como el mejor hermano, el mejor hijo, un joven que no tomaba ni fumaba, que vivía con y para su familia. Siempre sonriendo.

Recuerda haber salido de su casa descalza cuando le avisaron que había ocurrido un accidente, más no le dijeron el final.

Comenta que por su trabajo en la Dirección de Tránsito conoce el procedimiento de las autoridades en casos como el de su hermano. Al llegar vio al Servicio Médico Forense (Semefo), las sirenas de la ambulancia de Cruz Roja  y de los bomberos estaban apagadas. El área estaba acordonada.

“Pedí estar cerca de él, entrar al carro para proteger su cuerpo cuando los bomberos abrieran el techo con las “quijadas de la vida”, lo sentí caliente, sentía que respiraba, lo tomé del cuello que ellos decían que estaba quebrado. Estaba segura que vivía, no quería notarlo”.

La hermana de Juan Manuel Zazueta cuenta que nunca se sabe del impacto que tiene un accidente vial, que no es sólo el hecho, después hay más de fondo.

Cuenta que ese accidente terminó con la felicidad de su familia. Su padre murió dos meses después del hecho, “infarto fulminante, dijeron los paramédicos”, mientras que su madre se encuentra sumida en una depresión después de las dos pérdidas.

“Han pasado muchos años pero el dolor nunca se ha ido, aprendimos a vivir con él, pero sigue ahí. Cuando pierdes a alguien en un hecho de tránsito es algo que no esperas y que te cambia la vida de una manera abrupta, de una manera que nadie imagina”, asegura Azucena.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.