mayo 7, 2021 1:59 AM

Aquí nos tocó nacer…

Elenita Premio PEN

“Vengo de Sinaloa, la cuna del narcotráfico en México, ese animal hambriento siempre de desgracias que embiste sin piedad lo mismo a la gente que a las instituciones y que ha convertido al país en una gran fosa común”, dijo Ismael Bojórquez, en la entrega de los premios PEN Club México 2015.

 

Poetas, escritores, periodistas y blogueros de distintos países del mundo atendieron la convocatoria hecha por PEN International Capítulo México el pasado domingo 22 de febrero en la Ciudad de México, para estar en la ceremonia de entrega del Premio Anual 2015, en la que se reconocen los esfuerzos en favor de la libertad de expresión y la comunidad de libre de pensamiento.

Por esta ocasión, los periodistas y escritores reconocidos por su excelencia literaria y periodística, por su constancia, labor y talento y por su defensa de un mundo con libros, libre y sin censura, fueron el periodista español Pablo Ferri; (la reportera anónima de MVS Noticias (cuyo reconocimiento fue recogido por Carmen Aristegui); el escritor Darío Ramírez, de Artículo 19; el periodista italiano Federico Mastrogiovanni y la célebre escritora mexicana Elena Poniatowska.

Los galardones fueron entregados por Aline Davidoff, presidenta de PEN México, y John Ralston Saul, presidente del PEN Internacional.

“Quienes estamos aquí amamos a México y nos resulta imposible desligarnos de las desapariciones de 43 estudiantes normalista de Ayotzinapa y de la gran fosa en la que se ha convertido el estado de Guerrero”, dijo la periodista y escritora Elena Poniatowska.

“Estamos convencidos —continuó— de si actuamos contra la impunidad, la corrupción y la hipocresía de nuestro gobierno el país entero tendrá mucho que agradecerle al PEN Club y cada uno de los padres de familia en Guerrero, en Michoacán o en Ciudad Juárez, podrá irse a dormir con la seguridad de saber que sus hijos están a salvo en la escuela, el parque o la calle.

“Hasta ahora esto no sucede pero la lucecita de la esperanza como la de las luciérnagas es cada día más fuerte en México, gracias a los jóvenes y a sus marchas admirables. Surge un movimiento que ya no es de desahogo sino de rabia. La riqueza y la generosidad de la que han dado prueba los muchachos en sus propuestas es nuestra esperanza”.

En vista de que a los oradores se les pidió formular una pregunta, la de Poniatowska fue: “Si ya permitimos lo que les pasó a los que ya se fueron, ¿cuándo vamos a empezar a pelear por los que vendrán?”

Fue en 2013 cuando Ríodoce, representado por Ismael Bojórquez Perea, director del semanario, recibió el premio por su excelencia editorial y aportes a la defensa de la libre expresión. Esta vez, durante la ceremonia del Premio PEN México, el autor de la columna Altares y Sótanos reconoció la labor de “esta casa que se llama PEN,  que se ha estado edificando piedra por piedra, todos los días, en un país donde se derrumbó desde hace muchos años, la esperanza”.

“Vengo de Sinaloa —agregó—, la cuna del narcotráfico en México, ese animal hambriento siempre de desgracias que embiste sin piedad lo mismo a la gente que a las instituciones y que ha convertido al país en una gran fosa común.

“Vengo de Sinaloa, la tierra de los Guzmán, de los Zambada, de los Esparragoza, de los Cázarez, de los Carrillo, de los Beltrán Leyva, de los Caro Quintero. Pero también de los gobernantes que en vez de combatir el mal  lo han estado cobijando… por miedo o por plata.

“Y vengo también de una tierra donde hay hombres y mujeres libres que se niegan a entregar la plaza frente a la barbarie; donde la palabra hablada y escrita sigue siendo el último rincón donde abrigarse, la última espada para defenderse”.

Frente a una silla vacía que recordó la ausencia de los 118 periodistas y escritores desaparecidos o asesinados en México desde el año 2000, el director de Ríodoce compartió que en los últimos diez años se tienen en Sinaloa más de mil personas desaparecidas y se han cometido diez mil asesinatos.

“Tenemos en Culiacán —dijo— una de las ciudades más violentas del país y del mundo. Pero ahí nos tocó nacer, en esa tierra nos tocó vivir y ahí nos acostamos todos los días  y todas las noches con la muerte que no duerme.

“¿Hacia dónde mirar? ¿A quién hablarle? Nos tenemos a nosotros mismos, y esa es una buena razón para creer que no todo está perdido”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 953
02 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.