junio 12, 2021 12:42 PM

Grasas saturadas: el mito asesino

Huevo_Corazon

Información errónea o interesada durante décadas provoca millones de muertes en el mundo

 

Guillermo Bojórquez

 

Tras más de cincuenta años de difundir el mito que causaría una fobia hacia las grasas culpándolas de causar obesidad y riesgos cardiacos, parece que se ve la luz al final del túnel; el problema es el exceso de carbohidratos. Millones de muertes y kilos después.

 

En marzo de 1961, la revista Time publicó un estudio sobre la peligrosidad de las grasas saturadas en la dieta humana; más tarde, en 1984, reafirmaron la guerra lipídica en una portada basada en un estudio que cambiaría el rumbo de millones de personas en el mundo.

A más de medio siglo de publicada su primer portada acusando a las grasas saturadas de causar efectos cardiacos negativos, en junio de 2014 la revista Time  reculó; Coma mantequilla, publicaron. En aquella publicación de 1961, Ancel Keys, un científico íntimamente relacionado con el gobierno de los Estados Unidos, afirmaba que el consumo de grasas saturadas era perjudicial para efectos de salud cardiaca.

Sin embargo, fue hasta 1977 que el gobierno federal de aquel país lanzó los “Objetivos dietéticos para los Estados Unidos”, dentro de los cuales estaban el de incluir en la dieta “ideal” productos light, margarinas, aceites de semillas y granos, así como reducir el consumo de proteínas, grasas saturadas y aumentar el de carbohidratos.

Para 1984, Time arremete de nuevo equivocadamente y sataniza el colesterol; esta vez su portada simulaba una cara triste formada por dos huevos y una tira de tocino. Estos factores hicieron que no sólo las políticas alimentarias de ese país cambiaran, sino las de varios países, incluido México, hasta llegar al punto actual de ser la joya en la corona de la gordura.

time cole

La era de la obesidad

 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad incrementó a más del doble de 1980 a la fecha; dichos datos coinciden con los primeros años en los que se inició el programa que, se suponía, vendría a atacar el problema.

El aumento de peso en la población mundial alcanza hoy en día al 39 por ciento de las personas adultas, de las cuales 13 por ciento son obesas.

El factor obesidad, que ha provocado al menos cinco décadas de malas prácticas de alimentación conjugado con el alcoholismo, tabaquismo y la vida sedentaria, provoca el aumento del riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular, principal causa de muerte a nivel mundial que, estima la OMS, para el 2030 podría matar a 23.3 millones de personas.

 

De lo perdido lo hallado

 

Durante décadas, otros científicos realizaron estudios de mayor solidez que los de Ancel Keys (algunos analizaron pueblos completos a través de varias generaciones como el Estudio del corazón de Framingham), en un intento de revertir las recomendaciones hechas por el gobierno norteamericano respecto a consumir más carbohidratos y eliminar las grasas. A pesar de esto las políticas siguieron su curso, los índices de obesidad siguieron aumentando y con ello las muertes.

En la última década se ha ido multiplicando la tendencia de realizar dietas ricas en grasas y bajas en carbohidratos. Tales tendencias se han convertido en modo de vida para muchos, que han experimentado el beneficio de la alimentación rica en lípidos. Time se subió a la ola de las lipodietas y aprovechó para transmitir lo que otros ya venían diciendo: las grasas saturadas no son el problema.

 

Colesterol, el incomprendido

 

No es un secreto que el consumir grasa vegetal aumente los riesgos cardiacos, lo que es un poco más complejo es el tema del colesterol en las grasas saturadas.

Existen dos tipos de colesterol: HDL y LDL, este último es el que catalogan como malo. De lo que pocos hablan es que el colesterol LDL tiene dos subtipos, uno grande y esponjoso, el bueno y uno pequeño y denso, el malo.

Al hablar de “colesterol alto” simplemente no se está llegando a nada; hay que saber qué nivel de colesterol es el elevado para poder hablar de riesgos coronarios. Alimentos ricos en grasas saturadas animales contienen ácidos grasos que mejoran los niveles de colesterol HDL y LDL no perjudicial, el cual contrarresta el LDL perjudicial, reduciendo de esta manera los efectos cardiacos adversos de quienes las consumen. Paradójicamente, está también comprobado que los carbohidratos y el azúcar elevan la producción de LDL perjudicial, sí, los mismos que nos han venido recomendando como alimentos seguros.

donas

 

Mitos sobre la grasa

 

  • La dieta baja en grasa y alta en carbohidratos es mejor
  • El huevo por su contenido de colesterol es dañino
  • Los niveles de colesterol total y LDL son indicador de riesgo cardiaco
  • Aceites de semillas y grasas vegetales son saludables
  • Grasas saturadas causan enfermedades cardiacas
  • Grasas saturadas y grasas trans son similares
  • Comer grasa nos engorda
  • Margarina es mejor que la mantequilla
  • Alimentos Light son saludables

 

 

Qué comer y qué evitar

 

En una breve entrevista con Risela Ruby Pinto González, coordinadora de nutrición del Departamento de Atención a la Salud del Adulto de los Servicios de Salud de Sinaloa nos comenta que, aunque la gente no está debidamente informada en temas como el colesterol y el sobrepeso, cada día las personas se interesan más por saber e investigar sobre lo que consumen en su dieta.

“Va en aumento la difusión  de la información en materia de prevención de enfermedades crónicas y se está trabajando en diversos programas como Grupos de Ayuda Mutua,  Unidades Especializadas de Enfermedades Crónicas, unidades móviles de Alimentación u actividad física entre otros.

 

—¿Qué recomendaciones les daría a las personas para evitar caer en sobrepeso y enfermedades cardiovasculares?

—Como primer punto investigar, leer etiquetas, para formar un criterio y tomar decisiones informadas. También evitar alimentos con mucha energía como frituras y bebidas azucaradas y consumir alimentos ricos en fibra.

 

Además, recomienda evitar consumir alimentos fritos ó capeados, así como aumentar el consumo de pescado, habas, garbanzo, soya y nueces.

 

— ¿Qué papel deben jugar las instituciones para combatir la desinformación y las malas prácticas alimentarias?

— Dar difusión de los programas preventivos que se llevan a cabo, informar a la población sobre los riesgos de los alimentos de bajo valor nutricional, invitar a la población a participar en las estrategias de salud y brindar atención en nutrición y actividad física encaminada a la salud.

 

También recomienda regular el etiquetado de los productos, que éste sea claro y verídico y apoyar y dar seguimiento al contenido en los libros de educación básica sobre la importancia de la alimentación correcta y actividad física.

 

Y, más allá, reforzar la red interinstitucional (IMSS, ISSSTE, SEPYC, SSA, DIF, etc)  para realizar el trabajo de promoción y prevención de enfermedades crónicas, como Diabetes Mellitus, Hipertensión Arterial, Obesidad, Dislipidemia.

 

 

Otras recomendaciones:

 

— La mejor forma de preparar tus alimentos es asados, al vapor ó al horno.

 

— Espaciar el consumo de frutas (mango, uva, plátano, naranja), jugos de frutas e hidratos de carbono simples (azúcar, mermelada, miel, dulces, cajeta).

 

— Aumentar el consumo de fibra soluble (salvado de avena, cebada, nueces, lentejas, frijoles, frutas cítricas).

 

— Integrar a la dieta ácidos grasos omega 3 (pescados como atún, salmón, sardina, lisa) y omega 6 (aceite de hígado de bacalao).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 958
06 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.