mayo 18, 2021 11:55 AM

Estrangulan con cables eléctricos a tres hombres en Los Mochis

PROCURADOR HIGUERA GÓMEZ. En la escena del triple crimen.
PROCURADOR HIGUERA GÓMEZ. En la escena del triple crimen.

Cuando las autoridades municipales festejaban con bombo y platillo la aparente reducción en el índice delictivo local, un triple crimen sacudió la conciencia de la comunidad, por el sadismo con que fue cometido y por no recordarse otro más grave.

Las víctimas fueron tres miembros de una familia de trabajadores y murieron estrangulados con cables eléctricos. Ninguno tenía antecedentes penales y sus archivos policiales eran como el de ciudadanos normales. No tenían enemigos conocidos y su ritmo de vida era el habitual a la clase trabajadora baja.

Los fallecidos fueron identificados por los deudos como los hermanos Sergio y Marcos Daniel García Arce, y el sobrino de ambos, Martín N. Este último menor de edad.

Uno de los adultos era vigilante de una empresa de seguridad, el otro, lavador de carros callejero. Estudiante técnico, el adolescente. Los tres solteros. No se les conocía pareja reciente.

La necropsia reveló que los tres hombres tenían once horas sin vida, aproximadamente. Pudieron haber sido asesinados entre las 23:00 horas del viernes y las 1:00 horas del sábado 25 de enero. Al medio día de ese sábado fueron encontrados inertes por un hermano del adolescente, que fue enviado a la casa a buscarlo, porque la noche anterior había salido en busca de uno de sus tíos y no retornó a dormir.

Ninguno consumió drogas ni alcohol. En la vivienda tampoco se encontraron restos de envases de bebidas embriagantes ni rastro de ninguna droga. Estaban desintoxicados cuando fueron asfixiados con cables eléctricos. Aparentemente el de una plancha, del aire acondicionado y el de un cargador telefónico.

Los tres cuerpos fueron acomodados en la recámara principal, a los pies de la cama. Sólo evitaba su descubrimiento la puerta de la alcoba.
Las luces y el televisor estaban encendidas, por lo que los vecinos no se enteraron qué había pasado en la casa, pese a que las dos viviendas contiguas estaban habitadas.

La casa del macabro hallazgo es de color beige y está marcada con el número 2157. Está sobre la calle Álamos Country, al surponiente de la ciudad, en el fraccionamiento del mismo nombre. Se enclava en la primera fase del fraccionamiento. Un baldío habilitado como basurero público está frente a la vivienda, herencia a los hermanos de la madre, quien murió recientemente.

La vivienda estaba en orden, pese a ser ocupada únicamente por los dos adultos. No faltaba nada de valor. Los electrodomésticos estaban en su lugar.

No se sabe por qué, pero al lugar del triple crimen llegó el Procurador General de Justicia, Marco Antonio Higuera Gómez. Voló en helicóptero desde Culiacán a Los Mochis. Fue conducido a la casa de los hechos por el coordinador de la policía, Gerardo Amarillas Gastélum.

Llegó, saludó a los peritos y funcionarios que ya se encontraban en el lugar, platicó brevemente con algunos de los deudos y se introdujo en la vivienda.

Por algunos minutos permaneció en ella. Habló con los jefes de policía y con el subprocurador Regional de Justicia, Evaristo Castro Borbolla, que desde horas antes estaba allí.

Cuando se esperaba que hablara con los reporteros, Higuera Gómez abordó una Suburban blanca, hizo señas de que regresaría, pero se alejó para ya no retornar.

Tras la salida del alto funcionario de la escena del triple homicidio, la policía municipal se dispuso a la recuperación de los cuerpos. Policías preventivos alejaron a todos los curiosos, incluso más allá del cordón de seguridad. No molestaron a los reporteros ni a fotógrafos. Pero pusieron como valla las patrullas. Acercaron las carrozas a la puerta principal.

Extendieron sábanas de papel. Así, uno a uno, los tres cuerpos fueron sacados por los empleados de una funeraria y colocados en los vehículos de traslado.

Tras el retiro de los cuerpos, la zona quedó sola, vacía, en silencio. Sólo los deudos permanecieron allí, abrazados, llorando, dentro del cordón de seguridad.

Pasados los días, el Subprocurador Regional de Justicia en la Zona Norte, afirmó que el caso tenía algunas complicaciones para su esclarecimiento, pero se mostró confiado en la experiencia de los investigadores para atrapar a los responsables, pues por la cantidad de personas asesinadas por asfixia o por ahorcamiento no pudo ser un solo individuo, sino varios.

La causa del triple homicidio tampoco se ha revelado, pues las víctimas estaban limpios de antecedentes penales, los archivos policiales no revelan más de algunas infracciones menores, y las versiones de los deudos los describían como personas pobres pero honradas, y sin enemigos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 955
16 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.