mayo 12, 2021 12:46 PM

Identifican a tres de los 39 cuerpos hallados en Iguala

iguala

CIUDAD DE EMÉXICO, 28 de enero (Excelsior).- Dos meses después de que la búsqueda de los 43 normalistas evidenció que los cerros de Iguala, Guerrero, eran utilizados desde antes por los criminales para enterrar a sus víctimas, arribó al monte la Subprocuraduría de Derechos Humanos de la PGR para inspeccionar 71 fosas, en 17 de las cuales los peritos encontraron y exhumaron 39 cuerpos.

Desde el pasado 25 de noviembre, los peritos de la PGR se adentraron en compañía de los familiares de los otros desaparecidos a los cerros de Iguala, que iban en busca de algún hijo, algún padre o algún hermano.

Después de la desaparición de los normalistas, han sido hallados más cadáveres:

Una de las personas identificadas recientemente en Iguala, Guerrero, es Felipe de Jesús Parra (foto), un taxista que desapareció en 2013.
En total, Guerrero tiene un acumulado de 590 personas desaparecidas.
94 de ellas fueron reportadas en Iguala.
Del total, 470 son hombres y 120 mujeres

Hasta el momento, de los 39 cuerpos exhumados, tres han sido identificados, como Julio César Real Molina, quien de acuerdo a la versión que ofreció su padre, Félix Real Alcántara, su hijo había desaparecido el 19 de julio de 2014, luego de ser detenido por policías municipales.

Ayer, la subprocuradora de Derechos Humanos de la PGR, Eliana García, se presentó ante los familiares de los otros desaparecidos en la parroquia de San Gerardo, donde aseguró que los peritos a su cargo, ya habían inspeccionado todas las fosas que estaban señaladas en la zona como: el paraje de La Joya, la Barranca del Tigre, Las Parotas, entre otras.

De los 239 reportes de desaparecidos y pruebas de ADN que han recibido, sólo 127 familiares han regresado con la PGR

Sin embargo, la subprocuradora García aseguró a Excélsior que los peritos continuarán los trabajos en Iguala y que no abandonarán a las familias.

Algunos de los problemas a los que se han enfrentado las autoridades federales durante su estancia en Iguala son que de los 239 reportes de desaparecidos y pruebas de ADN que han recibido, sólo 127 familiares han regresado con la PGR a levantar una denuncia y a rendir su declaración.

Muchos familiares creyeron que había sido suficiente entregar las pruebas de ADN y venir a la parroquia a anotar el nombre de su desaparecido, pero cuando les pregunto si tienen en su poder la denuncia ante la autoridades federales, no cuentan con su acta”, comentó Mayra Vergara, quien busca a su hermano Tomás desde 2008.

La importancia de que las otras 112 familias que faltan por completar las diligencias regresen con las autoridades federales a rendir su declaración se debe a que a través del acta de denuncia, puedan brindar más datos de su desaparecido a los peritos, como fotografías, vestimenta y datos particulares que contribuyan a la identificación.
Regresa de EU para reclarmar el cuerpo de su papá

Por ejemplo, ayer la familia del taxista Felipe de Jesús Parra, quien desapareció en 2013 mientras manejaba su taxi en las calles Iguala, y este periódico dio a conocer que hijo adolescente Felipe, lo reclamaba desde Texas, Estados Unidos; tuvo que regresar a la parroquia San Gerardo para poder declarar y así tener un comprobante legal de la búsqueda.

El 24 de octubre pasado, por primera vez se publicó, gracias a un hallazgo de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), mientras buscaban a los 43 normalistas, que en fosas clandestinas del paraje de La Joya, se encontraban las credenciales quemadas de Felipe de Jesús, donde se alcanzaba a leer su nombre.

En 2014 se denunciaron 110 secuestros en Guerrero; en 2013 se reportaron 207

Aunque su hijo Felipe, por la difusión mediática que se le dio al hallazgo, había conseguido que una televisora estadunidense financiara las pruebas de ADN, en un laboratorio de Texas, para poder analizar si entre los restos de las fosas clandestinas de Iguala estaba su papá, una vez que llegó al consulado mexicano, en Estados Unidos, como no había un sustento legal de la denuncia, al personal diplomático mexicano se le complicaba enviarlo a México, ya que desconocía cuál era la autoridad encargada del caso y hacia quién apostillarían esa información confidencial.

Luego de que Viridiana Rojas, la cuñada de Felipe de Jesús Parra, regresó con la Procuraduría y expuso su problema, por fin los resultados de ADN de Felipe lograron viajar hacia las instalaciones de la PGR.

Así que la familia Parra es una de las 239 que acudieron a la PGR y que esperan encontrar a su familiar entre los cuerpos exhumados.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.