mayo 7, 2021 5:03 AM

Tom en el granero

cultura tom

Con más de un año de retraso llega Tom en el granero (Tom á la ferme/Canadá/Francia/2013), un interesante drama suspenso, sadomasoquista, dirigida, actuada, producida, escrita y editada por el canadiense Xavier Dolan.

La pareja de Tom (Xavier Dolan) acaba de morir, y acude al pueblo de donde él era para el funeral, pero Agathe (Lise Roy), la madre del difunto, no sabe nada de la homosexualidad de su hijo, por lo que Francis (Pierre-Yves Cardinal), el hermano, le deja bien claro que no debe decirle nada, porque no quiere que sufra.

Aun cuando Agathe le pide que diga unas palabras en el templo, Tom prefiere no hacerlo, y en lugar de eso, pide que toquen una canción que era significativa para su novio.

Sin más qué hacer después del funeral, lo más lógico es que el chico quiera regresar al lugar donde vive, pero ni la mamá ni el hermano se lo permiten, y aunque la señora es amable con él, el hermano es todo lo contrario: desde su primer encuentro agrede a Tom y lo hará cada que pueda, además de obligarlo a comportarse de cierta manera y decir cosas con las que no está de acuerdo.

El sometimiento por parte Francis llegará al grado de los golpes, y si en un principio Tom no está de acuerdo y trata de evitarlos, al parecer, después no le molestan tanto. Lo que sería un fin de semana para despedir a su novio, se convertirá en la peor pesadilla para él, que durará semanas, y de la cual no podrá salir tan fácilmente.

Es interesante la personalidad de Tom, tal vez ahí radique mucho de la explicación de por qué permite ese trato tan peculiar de Francis: al principio se presenta con una ropa que lo hace ver oscuro y misterioso, con las agallas suficientes para quitar del camino a cualquiera; de repente es educado (o posiblemente sumiso), respetuoso, y parece que no tiene interés de incomodar a nadie, pero tampoco tiene dudas al momento de expresar sin pelos en la lengua obscenidades frente a su suegra.

Todas esas facetas no hubieran sido posible sin la excelente interpretación de Dolan, como ese novio que lo mismo llora con profunda tristeza la muerte de su pareja, que disfruta de las parrandas con su cuñado: la parquedad en su rostro para unas situaciones, la extrañeza y expectación para otras, que sólo con sonreír casi imperceptiblemente, da otra idea de lo que puede ser y hacer.

Tom en el granero es esa descripción de eventos que van desde la llegada del personaje de Dolan al pueblo de su novio, el funeral, la vida en la granja, lo que le implica el nacimiento de un becerro, el que las plantas de maíz estén secas y las relaciones humanas que surgen a partir de una situación inesperada, pero evidentemente atractiva (al parecer), sólo por un lapso corto.

En esa muestra de eventos radica el otro aspecto importante de la cinta: para algunos es necesario que se diga más, porque da la impresión de que hacen falta detalles, información, pero al mismo tiempo, el que no los aclare invita a echar a volar la imaginación y que cada quien haga de esas “lagunas” sus propias escenas y su final. Sin duda alguna, un filme imperdible. Vaya a verlo… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 953
02 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.