mayo 11, 2021 7:16 AM

Las candidaturas independientes del PAS, un retroceso democrático

pas2
El registro de miembros del PAS como candidatos independientes si bien aparentemente no es ilegal por ser un partido estatal, no es ético en clave democrática.
El espíritu de las candidaturas independientes es que en ellas participen ciudadanos ostensiblemente sin partido, pero con voluntad de representar a la población de una demarcación política.
Es decir, no estuvieron pensadas para que los partidos las utilizaran porque ellos tienen, hasta ahora, el monopolio de la representación política sin importar que estos fueran partidos nacionales o estatales.
Sin embargo, en esto de las candidaturas independientes, son los partidos los que más dificultades le ponen como, por ejemplo, que el número de firmas de apoyo sean superiores a lo que se les exige a los partidos políticos nacionales.
Y, ahora, con el registro de militantes del PAS, como candidatos independientes, los verdaderamente independientes tendrían que competir, no sólo contra partidos estructurados y amplios recursos, sino también con partidos estatales con ropaje de independientes. Evidentemente esto provocará reacciones de partidos que se sienten afectados por estas estrategias y ya veremos qué sucede cuando se impugnen estas candidaturas por la filiación de los candidatos.
La ley establece que el ciudadano que aspire a una diputación federal debe tener el apoyo del 2 por ciento de las firmas del padrón electoral y para darnos una idea de lo que esto significa, si hoy 8 ciudadanos aspiran a iguales distritos deben recabar al menos 40 mil firmas de apoyo, ya que el padrón en el estado ronda los dos millones de inscritos.
Esto quizá para el PAS no sea problema, tiene estructura y dinero para lanzar una campaña de firmas, pero no el ciudadano de a pie que parte de cero en estructura y dinero, salvo que lo avale una asociación civil con estructura estatal.
La decisión del PAS de hacerlo así, seguramente tiene que ver que no llegó a buen término la negociación de ir con la coalición hegemonizada por el PRI y es que según un trascendido, el PRI condicionó que desde ahora definieran la alianza para 2015 y 2016.
Es decir, que Héctor Melesio Cuén Ojeda no fuera candidato a gobernador y eso resultó inaceptable para su proyecto político, por lo que de acuerdo al trascendido se cerró la posibilidad aliancista.
El que sale perdiendo es Víctor Antonio Corrales Burgueño, ex rector de la UAS, quien en la negociación estaba comprometido para ser el candidato del sexto distrito electoral y ahora tendrá que picar piedra en una circunscripción que nunca ha perdido el PRI y sus aliados. Y quizá no conoce en toda su extensión.
Tendrá que hacer campaña en uno de los distritos más grandes territorialmente de todo el país. Hace unos años, cuando me desempeñaba como consejero electoral del IFE, se hablaba de más 1 mil 400 centros de población, la mayoría de ellos con focos rojos por la pobreza extrema y el asentamiento del crimen organizado.
Héctor Melesio sabe además que tendrá que enfrentar la impugnación especialmente de los partidos pequeños, sino es que también de los grandes, y que sus posibilidades de lograr un triunfo de mayoría es prácticamente imposible.
Entonces la pregunta es: si les aceptan sus candidaturas a diputados, y si éstos logran hipotéticamente los 120 mil votos que obtuvieron en 2012, lo que veo difícil porque está elección intermedia la definirá el voto duro, ¿a qué partidos o coalición le restara votos?
Independientemente del monto de votos que obtenga, es probable que los votos que recaude les quite un poco a todos, pero por la situación política del país es probable que el PRI sea el más perjudicado, especialmente si nos referimos al segmento joven del electorado que se encuentra informado a través de las redes sociales.
La pobre defensa de los priistas sinaloenses que se han atrevido hablar de la familia presidencial y su Casa Blanca, es penosa, no solo por los argumentos esgrimidos, sino porque se encuentra lejos de la percepción que ubica al Presidente Peña Nieto en un 40 por ciento de aceptación.
En fin, la trampa que tiende Héctor Melesio y el PAS al electorado, al presentar a sus militantes como candidatos independientes, los exhibe como un liderazgo y un partido que está lejos de ser respetuoso de los intereses democráticos y eso tarde que temprano se paga.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.