mayo 13, 2021 9:55 AM

El padre Gregorio aparece muerto

1117585
Ciudad de México, 25 de diciembre (SinEmbargo).– La Diócesis y la Catedral de Ciudad Altamirano, Guerrero, informaron vía Facebook que el cura Gregorio López Gorostieta, raptado el domingo, ha muerto. El sacerdote fue llevado por un grupo de cuatro personas armadas que ingresó al seminario católico, reportó el Diario El Sur.
“Hoy comunico con profundo dolor que nuestro hermano el padre Gregorio López Gorostieta ha partido a la casa del padre! Con fe puedo decir que esta gozando de la presencia de dios!”, fue el escueto mensaje del Padre Javier, cura de la Diócesis. ”En Catedral será expuesto el Santísimo para orar por el eterno descanso del Padre Goyo”, agregó la Diócesis.
Ayer por la tarde, antes de saber la noticia, un grupo de personas marchó para exigir la liberación del sacerdote, quien era maestro del Seminario.
SECUESTRO DEL PADRE GOYO
Foto: Facebook de la Catedral de Ciudad Altamirano.© Proporcionado por Sin Embargo Foto: Facebook de la Catedral de Ciudad Altamirano.
Marcha de ayer para exigir su liberación. Foto: Facebook de la Catedral de Ciudad Altamirano.
Durante la marcha de ayer se registró la presencia de todos los sacerdotes de la diócesis. En redes sociales se difundió un mensaje para invitar a la movilización:
“A todo el pueblo de Dios que peregrina en la diócesis de Ciudad Altamirano, se les comunica la desaparición del padre Gregorio López Gorostieta, desde la noche del domingo 21 de diciembre, por lo que en este momento lo importante es unirnos en oración por él con la confianza de que se encuentra bien”.
La Diócesis emitió un comunicado dirigido a las personas que raptaron al Padre:
“Hermanos en Cristo Jesús, con profundo dolor y temor nos dirigimos a Ustedes, para dialogar acerca de la situación que vivimos, referente al cautiverio del Padre Gregorio López Gorostieta, consideramos que el Padre Goyito, más que una riqueza económica, es una riqueza humanitaria y espiritual, por lo cual privarían a todos nuestros hermanos y hermanas de ustedes. Tememos por su integridad física y consideramos que en Ustedes hay nobleza y bondad, por ser imágenes y semejanza de Dios, por lo cual en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, SUPLICAMOS QUE LO LIBEREN; si ustedes tienen algunas condiciones para su liberación, háganoslas saber. Los bienes que nosotros pudiéramos tener son para un servicio espiritual y de caridad para los más pobres y de un fin espiritual, toquen su corazón y recuerden los diferentes servicios que a las familias de ustedes nosotros les hemos dado. Mientras tengamos sacerdotes les seguiremos brindando consuelo en el dolor, esperanza en la tristeza, servicios espirituales y de caridad para todos ustedes, no tenemos un fin lucrativo, nuestro servicio es lleno de Fe en Dios Nuestro Señor para el bien de ustedes que son también hijos de Dios”.
El obispo Maximino Martínez Miranda hizo un llamado a que pare la violencia en Tierra Caliente. Dijo que no considera que haya algún problema directo contra los sacerdotes, a pesar de los casos que se han dado en los últimos años, “porque nosotros nos dedicamos a servirle a la gente y a Dios, para predicar el evangelio, no hacemos algo más, nuestra labor es la redención de la persona”.
Dijo que, hasta ayer, el reporte que tenía era que se escucharon disparos y ruidos en el Seminario la madrugada del lunes, cuando desapareció.
En un comunicado que leyó el obispo se informó que “la diócesis de Ciudad Altamirano ha sufrido mucho, nos duelen nuestros hermanos de Tlatlaya, de cada uno de los que han perdido la vida a consecuencia de esta crisis, nos duele la muerte de nuestros hermanos Habacuc y Asunción, presbíteros y pueblo de Dios nos unimos para pedir justicia y paz y el regreso con vida de nuestro hermano Gregorio López Gorostieta”.
“Basta ya es el grito de todos los obispos de México y de esta diócesis. Basta ya de los que provocan iniquidad, corrupción, impunidad de complicidad y a la vez indiferencia que lo único que han hecho es provocar violencia, temor y desaparición”, dice el documento.
OTROS CASOS DE SACERDOTES DESAPARECIDOS
El obispo, de acuerdo con el diario local, recordó que, en la sierra de San Miguel Totolapan un sacerdote fue amenazado en el año, e incluso lo levantaron unas horas por predicar a favor de la familia: un grupo de sicarios –explicó el obispo– confundió el mensaje y consideró que estaba hablando a favor de “la Familia Michoacana”.
Dijo que el caso finalmente se aclaró y no hubo mayor problema para que el sacerdote regresara a sus actividades pastorales.
En septiembre del 2009 fue asesinado el Padre Habacuc, en Arcelia, cuando viajaba con otros dos jóvenes que estaban por ser seminaristas y que aparecieron muertos a balazos.
En aquella ocasión el Episcopado condenó en un documento “la violencia que está azotando a nuestro país” y exigió “a las autoridades correspondientes, de todos los niveles de gobierno, realicen una pronta investigación y encuentren a los responsables de este cobarde crimen”.
“Desde nuestra fe, manifestamos la certeza de que el Padre Habacuc Hernández, responsable de vocaciones y los seminaristas Eduardo Oregón Benítez y Silvestre González, gozan ya en la presencia del Padre celestial”, añadía el documento.
HOMICIDIO EN TOTOLAPAN
En septiembre, el Párroco de San Miguel Totolapan, Ascensión Acuña Osorio, fue encontrado con impactos de bala.
Ascensión Acuña era originario de Palmar Grande, Estado de México y su caso conmovió a la iglesia.
Asimismo, en febrero de este año, el sacerdote José Julián venía en su carro después de oficiar una misa en la sierra de Ajuchitlán y fue atacado a balazos en el camino.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.