mayo 8, 2021 8:16 PM

Muchos kilos, poco sexo

adan y eva
La navidad es una de las mejores fechas para los obesos, exquisitos guisos, postres y dulces al por mayor. La diferencia entre diciembre y enero se mide en kilos para los obesos, tienen la firme esperanza de bajar de peso y obtienen todo lo contrario.
Inversamente proporcional al aumento de peso es la disminución erótica.
Un dato más que curioso, científico, es el hecho coincidente de que la estructura del cerebro que se llama hipotálamo, alberga los núcleos de la alimentación y los núcleos de la respuesta sexual. Al estimularse los núcleos de la alimentación la gula está presente y es prácticamente imposible poder detenerse en la ingesta de alimentos, sin embargo, los núcleos del placer erótico parece que se adormecen y se ponen a invernar.
Dos cosas hay que aclarar con precisión meridiana: una, el deseo sexual es una cosa, y dos: la excitación, es otra cosa distinta. Esto hay que decirlo despacio, deseo y excitación son fases distintas en la respuesta sexual humana.
Una persona puede estar sumamente deseosa y no tener excitación (erección en el hombre y lubricación en la mujer), o bien, puede estar excitado pero sin deseo. Hay mujeres que tienen una buena lubricación pero aseguran no sentir ganas (deseo), y hay hombres cuya erección es solo un fenómeno mecánico distante del deseo sexual. Estas fases confunden a las personas al creer que es lo mismo desear que excitarse y en el caso de los obesos, les resulta cómodo descansar en el placer de la alimentación y dejar de lado el placer sexual.
Hay que poner atención en un grupo reducido pero significante de personas obesas que al mismo tiempo son hipersexuales, es decir, así como disfrutan la comida también disfrutan el placer sexual. Hay obesos privilegiados al formar parte del gusto o placer de otras personas, a esto se le llama “anastimafilia”.
Cuando una persona va a la consulta por tener gusto exclusivo por las personas obesas, entre otras cosas se plantea preguntas como ésta ¿Por qué me gustan las gordas? ¿Por qué no puedo disfrutar con una persona de peso ideal? Estas y otras tantas preguntas subyacen en su desarrollo psicosexual, en la transición de niño a la adolescencia, en las experiencias tempranas e inconscientes donde se marcaron los núcleos hipotalámicos con gustos específicos para el placer sexual.
En términos generales, excluyendo las excepciones, los obesos entre más kilos acumulan más huyen del erotismo. Estas fechas decembrinas son un estimulante natural para la contradicción eterna en la que vive el obeso, esa lucha de la razón contra la emoción, esa afirmación de que año nuevo vida nueva.
Excepto para la vida reproductiva, el erotismo es al obeso lo que las esferas al pino navideño; puro adorno.
 
Muchos kilos, poco sexo, es la premisa que alimenta la cronicidad de un erotismo disminuido en el obeso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 953
02 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.