mayo 11, 2021 2:10 AM

Asoman los muertos: Desaparecidos en la zona norte son encontrados en fosas

osamentas 2
Myrna Nereyda Medina fue la primera en recibir el aviso. Antes que al teléfono de emergencias, antes que a la policía. Ella, desde el 10 de julio pasado, busca a su hijo Juan Roberto Corrales, desaparecido desde el 10 de julio pasado.
Por eso cuando un hombre que recogía leña encontró cinta canela regada en el monte, lo primero que hizo fue llamarla.
Igual que el hombre, Myrna Nereyda no avisó a nadie y ella misma encabezó la excavación a un costado de la carretera Los Mochis-El Fuerte, en el tramo de Estación Sufragio y La Chocha. Luego tuvo que llamar al Ministerio Público por el hallazgo de una fosa clandestina.
Los peritos no necesitaron excavar mucho. Apenas a metro y medio aparecieron apiladas cinco osamentas. Una sobre otra, sin tierra de por medio. Calculan los expertos que llevan entre seis meses y un año en ese lugar. Fuentes de la Procuraduría describen que todos fueron enterrados al mismo tiempo, y que algunos todavía tenían restos de la ropa. Ninguno tenía zapatos y preliminarmente no se encontraron en el lugar proyectiles ni casquillos de alguna arma.
El sitio al costado de la carretera Los Mochis-El Fuerte está alejado de otros puntos de ambos municipios donde se han detectado otras fosas clandestinas.
Un funcionario de la Procuraduría de Justicia que pidió no ser identificado adelantó que se tomarán muestras de ADN de las cinco osamentas, un proceso que podría tardar de dos a tres meses, y será entonces cuando puedan determinar la identidad. Los restos de ropa, dijo, no son suficientes para concluir de quién se trata.
Al cierre de edición (la madrugada del sábado) Myrna Nereyda Medina, junto a otras dos personas más, estaba rindiendo declaración ministerial por el hallazgo que reportó de una fosa clandestina.
El clamor de Myrna: “Cómo esté, lo quiero de regreso” 
Juan Roberto Corrales Medina, conocido como el Chacharitas, de 21 años de edad, desapareció el 10 de julio de este año cuando vendía discos piratas en la gasolinera de la calle Ignacio Zaragoza.
Ya van a cumplirse cinco meses de su ausencia, y el joven no aparece. Parece que se lo tragó la tierra.
La ausencia quedó registrada en la averiguación previa FRTE/137/2014 que se sigue en la agencia del Ministerio Público del Fuero común en esta cabecera municipal.
La madre del joven, Myrna Nereyda Medina Quiñónez, profesora jubilada, organizó la primera manifestación pública para reclamar el paradero de los desaparecidos de esta comunidad.
El descontento social de los familiares de hombres y mujeres desaparecidos, explotó en una manifestación pública por las calles de la ciudad, y un mitin frente al palacio de gobierno, lo que obligó a funcionarios de la Procuraduría General de Justicia del Estado, a apersonarse en el cabildo.
Y tras negociaciones individuales, la dependencia se comprometió a ahondar en lo que las madres con hijos desaparecidos y demás familias exigían: operaciones policiales de búsqueda y rescate.
Pero hoy, cinco meses después, la maestra de Mochicahui, El Fuerte, ya no exige rescate alguno, sino sólo la búsqueda. “Sé que para estas fechas ya es muy difícil tenerlo vivo, pero como esté yo lo quiero encontrar, como sea pero lo quiero de regreso conmigo”, dice con voz franca, fuerte, que a veces se quiebra pero que recupera la compostura. “No quiero que me vea que me doblo, pues siempre hemos salido adelante de todas las situaciones adversas que nos enfrentamos juntos. Ahora no será la excepción”.
El Chacharitas se ganó el apodo porque vendía piratería en la gasolinera más vieja de El Fuerte.

MIRNA MEDINA. Investigación por cuenta propia.
MIRNA MEDINA. Investigación por cuenta propia.

Su trabajo cotidiano fue interrumpido por la visita de un desconocido que a nombre de la policía del lugar, le pedía cuota para dejarlo trabajar en paz. Con su raquítico ingreso, pagó la cuota exigida mensualmente: 500 pesos.
Un día, mientras trabajaba, abordó una camioneta negra. “Eran sus camaradas”, declaró un testigo del caso que no pudo identificar a los ocupantes.
Ese día fue el último que se le vio, pues desde entonces no se reporta ni con su madre ni con su mujer. El celular manda al buzón.
Cuando la maestra se enteró del caso, la ausencia ya sumaba 48 horas. Ella se movilizó. Tocó puertas, tantas veces que hasta enfadó a las agentes auxiliares y titulares del Ministerio Público del Fuero Común que llegaron a atenderla de mala gana. Ella nunca se amilanó, sino que sucedió todo lo contrario, le dieron más combustible por encontrar a su hijo.
La madre la hizo de investigadora sin charola y en poco tiempo ya tenía la historia de lo que la policía municipal de El Fuerte y la Policía Ministerial del Estado se negaban a sacar a la luz. Buscó videos, pero ninguna tienda se los entregó. Ese día, sorpresivamente, las cámaras no grabaron. Los testimonios que obtuvo fueron cara a cara, pero los testigos preferían el anonimato y no verse involucrado en ese ni en ningún otro asunto que implicara policías y desaparecidos, pues sabían que los primeros perpetraban lo segundo.
Ella tampoco se desanimó, y continuó en su búsqueda.
En eso estaba, cuando unos vecinos suyos la encontraron. Le dijeron que en su mercería estaba estacionada una camioneta negra, con el comandante de la policía a bordo y otras personas más.
Pensó que se trataba de resultados de la búsqueda de su hijo y se dirigió al negocio, que desde que la ausencia de su hijo permanece cerrado la mayor parte del tiempo.
Cuando llegó, encontró sólo una nota: “Ya no le muevas, porque sigues tú”.
Aquella amenaza velada le dio a la maestra un nuevo impulso y renovó la búsqueda. Sabía que andaba en lo correcto y eso le reencendía los motores, que hasta ahora no se han apagado. Ella mantiene viva la promesa que le hizo a su hijo, la de encontrarlo en donde estuviera y como fuese.
Y repite, lo que para ella es su oración de consuelo: “Sé que para estas fechas ya es muy difícil tenerlo vivo, pero como esté yo lo quiero encontrar, como sea pero lo quiero de regreso conmigo”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.