mayo 13, 2021 5:58 AM

Humillado

Todos lo veían ahí, en el barrio: aburrido, serio, encerrado en ese cajón de cemento y ladrillo, apenas levantando la mirada, las cejas, la mano, para saludar. Sus dos hijos y la esposa eran también callados. Él de la casa al trabajo recorría el mismo camino, como si en cada paso buscara sus huellas. Todos los días ese ritual hueco y cabizbajo.
Pero esa tarde salió con una cara que nadie le conocía. El rostro de piedra y la voz dura y el paso erguido y rápido. El niño de la vecina que solo salía de noche y bien peinada había estado pateando el balón y le pegó en tres ocasiones a esa camioneta no tan nueva y activó el mismo número de veces la alarma chillona del vehículo. Salió con el energúmeno por dentro y por fuera.
Gritó, sacudió al niño luego de tomarlo del brazo, y le quitó el balón. Órale morro, cómo das lata. Dejó al menor a media calle, llorando. La madre salió con un chor corto y cachetero, pegado hasta desnudar protuberancias: con el teléfono celular en el lado derecho de la cara y gritando ya ves, una aquí sola, sin nadie que lo defienda, y tú de güevón con tus amigotes y cualquier pendejo humillando a tus hijos y tú cómo si nada.
Tomó torpemente al niño y lo llevó tras ella, jalándolo. A los quince minutos llegó un hombre en taxi. Una nueve milímetros en la derecha y de un caminar ladeado. Le decían El dólar por ese andar de subibaja. El hombre se metió a la casa del vecino y lo sacó a patadas. Golpes en los costados, en la espalda, las nalgas, las piernas. Y ya en el suelo, en la cara, las costillas, la entrepierna. Se retorcía, trataba de cubrirse. Su esposa salió, embarazada. Se tiró sobre él y lo cubrió justo cuando El dólar había puesto el dedo de fuego en el gatillo.
Ande puto, para que no te andes metiendo con mis hijos. Regresó la pistola a ese rincón detrás de los linderos del cinto. Se iba a retirar cuando llegaron diez hombres. Lo doblaron con dos opercat y se lo llevaron a rastras. En los teléfonos y radios de la narcada empezó a escucharse que se llevaron a El dólar. Lo llevan al dique. Lo van a matar. Si no interviene el jefe, le van a dar piso. Pero el jefe se enteró. Llamó al comando y justo cuando se disponían a quebrarlo les ordenó que dejaran El dólar vivo, ahí, tirado.
Cuando vieron al jefe le preguntaron por qué. El jefe les informó que le debía varios favores a El dólar y que además era bueno a la hora de los chingazos, entrón y güevudo. Ah. Lo que en el barrio no sabían era que ese hombre callado y tímido tenía su gente y su poder. Que no necesitó pedir ayuda para que fueron a defenderlo y a matar a su agresor. Ese es el bueno. Es el verdadero patrón, les dijo el jefe.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.