mayo 16, 2021 10:48 PM

El Show de Peña Nieto

peña
El día miércoles 27 de noviembre, Enrique Peña Nieto dio a conocer un plan policiaco para terminar con la violencia en nuestro país. La violencia y la incapacidad de su gobierno ha sido manifiesta. Han pasado ya dos meses desde que desaparecieron los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, y el gobierno parece no saber nada.
El líder del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, calificó como “un show” el decálogo del presidente Enrique Peña Nieto, y advirtió que se avecina un “bombardeo de mentiras que difundirán los medios del régimen”.
El plan policiaco anunciado por Peña Nieto contempla una serie de acciones legislativas y gubernamentales para fortalecer su estrategia de seguridad pública y concentrar el poder en una sola persona. El primero de diciembre hará llegar tres propuestas de leyes al Congreso de la Unión.
Enrique Peña Nieto explicó que la primera ley establecerá el mecanismo para que la federación asuma el control o se disuelva un ayuntamiento “cuando existan indicios suficientes de que la autoridad local está involucrada con la delincuencia organizada”.
Esta medida anunciada es desde mi punto de vista la más peligrosa, y en la que hay que tener cuidado, pues concentra el poder en una sola persona. Adolfo Hitler lo hizo en 1933, al crear la “Ley para la Protección del Pueblo y el Estado”, que confería al gobierno plenos poderes para legislar sin consultar al parlamento e incluso cambiar la Constitución. La liquidación del orden republicano se había concretado utilizando los mecanismos previstos en la Constitución. Lo que pretende Peña Nieto es disolver ayuntamientos, anular el poder municipal. Así empezó la dictadura nazi. La transformación se concretó en virtud de una combinación de medidas pseudo legales, terror, manipulación y colaboración voluntaria.
Para Peña Nieto los culpables del crecimiento del narcotráfico y de la violencia son las autoridades municipales, la corrupción y la complicidad no existe en los otros órdenes de gobierno. Nada tiene que ver el Gobierno del Estado y el Gobierno Federal.
Lamentablemente el poder económico del narcotráfico es tan grande e inmenso su poder corruptor, que llega a todos los niveles de gobierno. El judío Meyer Lanky, brazo derecho de Lucky Luciano —jefe de la mafia neoyorkina— dijo en la década de los setenta: “Somos más grandes que la industria del acero estadounidense” ( Jo Durden Smith, Mafia, pag. 72).
Para Peña Nieto solo el ámbito municipal es filtrable, el Estado y el Gobierno federal está exento.
En la intervención de Peña Nieto no hubo autocrítica, algunos pensábamos que por lo menos sería despedido el Procurador de Justicia de la Nación, pero no fue así. Ninguna mea culpa sobre ningún tema.
Lo más falso del discurso de Peña Nieto fue la frase que repitió varias veces: “¡Todos somos Ayotzinapa!”. Peña Nieto no es Ayotzinapa. Él es el jefe de Estado y de Gobierno, de un país donde se mata y se desaparece a los estudiantes. Es como si Adolfo Hitler hubiera dicho: “¡Todos somos judíos!”.
La profunda crisis de credibilidad por la que atraviesa, no sólo Peña Nieto, sino la clase política nacional, obligaba al mandatario a enviar un mensaje fuerte y directo. Distinto a los que hasta hoy se le han escuchado. El discurso no tuvo la más mínima autocrítica.
E-Mail: [email protected]
Twitter: @riosrojo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 955
16 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.