domingo, enero 23, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Ahuyentados por la violencia

NIÑOS MIGRANTES. Violaciones, secuestros y extorsiones son parte del viaje.
NIÑOS MIGRANTES. Violaciones, secuestros y extorsiones son parte del viaje.

Niños viajan solos a Estados Unidos, lejos de la tortura y reclutamiento forzado del narco y de represión, abuso del poder, corrupción e impunidad del gobierno
Expuestos a violaciones, extorsiones y secuestros en el recorrido por México, niños y niñas menores de 14 años realizan uno de los viajes más peligrosos para huir de la violencia y tocar puertas en Estados Unidos.
Algunos llegan con la esperanza de ser protegidos por el programa de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, que le abre las puertas a cuidados de salud, educación y búsqueda de sus familias en Estados Unidos.
Miles de niños centroamericanos que viajan solos y logran cruzar el Río Grande en la frontera con Texas, levantan la mano al observar a la patrulla fronteriza y entonces, el calvario termina.
Pero para los niños mexicanos que intentan la misma travesía, el sufrimiento apenas comienza.
El fenómeno migratorio de menores que viajan sin acompañantes ha tenido un drástico incremento en los últimos 10 años, señala Everard Meade, director del Instituto Trans-fronterizo en la Facultad de Estudios para la Paz y la Justicia de la Universidad de San Diego.
Tan sólo en el 2013, más de 68 mil niños menores de 14 años llegaron a Estados Unidos, después de un viaje en el que no tuvieron la compañía de sus padres o un tutor.
La tercera parte de esa cifra son niñas menores de 14 años.
El doctor en historia, especialista en la relación histórica de Estados Unidos con America Latina y los derechos humanos, aplaude las políticas públicas de protección al menor migrante, que entre otros aspectos tiene como objetivo la lucha contra la trata de menores, pero destaca cuestiones negativas como la exclusión a los niños mexicanos y el incentivar el movimiento migratorio de niños sin acompañantes.
“Hay dos problemas muy graves en esto, el primero es que los mexicanos están excluidos de este programa. La ley dice que no aplica a niños que vienen de países contiguos, o sea México”, explica Everard Meade.
“Los niños mexicanos llegan y no tiene el derecho de aparecer frente a un juez migratorio, son deportados el mismo día. Hay posibilidad de que sean integrados al programa si dicen ‘estoy aquí por temor a la violencia’, pero la mayoría son deportados inmediatamente”, señala.
El especialista, invitado a Culiacán por la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Sinaloa, para participar en el Simposium Internacional de Derecho, cuestiona que las políticas de colaboración entre México y Estados Unidos busquen disminuir el número de niños migrantes, pero no solucionar el problema de forma integral.
Y es que las causales de la migración de menores son muy diversas, pero la mayoría se originan en la violencia que los niños sufren en sus países.
“Para los políticos en Washington lo que importa es que sean menos visibles y México está colaborando para bajar la visibilidad, interviniendo en los casos y deportando desde México. Pero si estamos deportando a niños que están huyendo de la violencia, esto no es solucionar el problema, es hacerlo menos visible”, criticó.
Ejemplifica que los niños originarios de Honduras huyen de violencia relacionada con el narcotráfico y el abuso de poder, corrupción e impunidad desde el gobierno.
En el caso de Guatemala, explica que la mayoría son de origen indígena y huyen de conflictos en sus comunidades por la represión del gobierno y una lucha por el territorio y los recursos naturales.
Entre los niños de Guatemala el conflicto se agudiza, ya que la mayoría no habla español y al llegar a Estados Unidos difícilmente logran comunicarse.
En Salvador, los niños migrantes salen de su país expulsados por la violencia de los grupos criminales como la Mara Salvatrucha, quienes ejercen prácticas de reclutamiento forzado y tortura.
EVERARD MEADE. Los niños mexicanos, excluidos de la ayuda de Estados Unidos.
EVERARD MEADE. Los niños mexicanos, excluidos de la ayuda de Estados Unidos.

“Están huyendo de violencia pero que tienen orígenes muy distintos. Otros niños huyen de violencia doméstica; es un porcentaje chico pero importante, porque muchas veces tienen raíces en las otras formas de violencia: un padre ha sido desaparecido y su madre se casa con otro tipo, el otro tipo es pandillero y abusa de los niños”, ejemplifica Everard Meade.
El segundo gran problema en las políticas públicas para atender al menor migrante, es que los programas establecidos para su protección excluyen a los menores que llegan a Estados Unidos pero acompañados de sus madres.
Para estos casos existen centros de atención familiar donde los procesos migratorios duran un aproximado de media hora, no cuentan con la defensa de abogados y en un alto porcentaje se concluye la deportación de las familias, señala el catedrático de la Universidad de San Diego.
“Están dando incentivo de llegar no acompañado y eso es súper peligroso, el pasaje por México es una ruta peligrosísima, la violación es normal, la extorsión es normal, la mayoría de los niños están siendo secuestrados por un rescate, forma parte del viaje”.
“Todo esto tiene que ver con la política migratoria de Estados Unidos, estamos ayudando a los niños de Centroamérica de una manera magnífica pero hemos olvidado a los niños mexicanos y a los niños que viajan con sus madres”, concluyó.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 991
23 de enero del 2022
GALERÍA
La FGR aseguró 22 toneladas de mariguana y metanfetamina, y un millón de pastillas de fentanilo en Sinaloa y 5 estados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.