junio 25, 2021 12:09 AM

Los Pineda Villa, el clan fundador de la mafia guerrerense

El alcalde con licencia de Iguala, José Luis Abarca Velásquez.
El alcalde con licencia de Iguala, José Luis Abarca Velásquez.

Tres de los hermanos Pineda Villa –Alberto, Mario y Salomón–, cuñados del prófugo exalcalde de Iguala José Luis Abarca, dieron origen al cártel Guerreros Unidos. La vida de esa familia se inscribe en la historia de la lucha por el control de la Tierra Caliente guerrerense, disputada por las mafias al ser ruta estratégica del narcotráfico. Primero al servicio del Chapo Guzmán y luego a las órdenes de los Beltrán Leyva, Alberto y Mario murieron en 2009. Salomón fue detenido ese mismo año, pero quedó libre por deficiencias en la averiguación previa y hoy está señalado como uno de los autores del ataque contra los normalistas de Ayotzinapa. Y pese a que las autoridades lo dieron por capturado el jueves 9, en realidad ahora mismo nadie sabe dónde está.
MÉXICO, D.F. (Proceso).- El ataque de sicarios y policías municipales de Iguala, Guerrero, contra los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre, que dejó seis muertos y 43 desaparecidos, podría haberse evitado.
En expedientes judiciales y otra información recabada por Proceso se evidencia la negligente actuación de la Procuraduría General de la República (PGR), que permitió que Salomón Pineda Villa, El Salo o El Molón, estuviera libre. Las autoridades lo señalaban como “máximo líder” del grupo delictivo Guerreros Unidos y fue uno de los autores del ataque contra los normalistas.
Según la causa penal 101/2009, a la que tuvo acceso este semanario, El Salo –hermano de María de los Ángeles Pineda, esposa del ahora exalcalde prófugo de Iguala, José Luis Abarca– fue detenido en Cuernavaca, junto con su padre, Salomón Pineda Bermúdez; su madre, Leticia Villa Ortuño, y nueve personas más el 5 de mayo de 2009, en un operativo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, encabezada por Genaro García Luna.
Antecedentes y testimonios ministeriales señalaban al Salo y a sus hermanos como narcotraficantes que operaban en Guerrero y Morelos por lo menos desde 2002, primero en forma independiente, después como jefes operativos del Cártel de Sinaloa y luego de los Beltrán Leyva.
Pero por las deficiencias de la PGR –en el sexenio anterior, cuando la encabezaban Eduardo Medina Mora y Marisela Morales– en la integración de la averiguación previa, el 5 de abril de 2013 el Juzgado Segundo de Distrito en Procesos Penales Federales en el estado de Nayarit absolvió y dictó la orden de inmediata libertad en favor de Salomón Pineda.
Según la sentencia, durante cuatro años la PGR fue incapaz de presentar pruebas suficientes para acreditar alguno de los cuatro delitos que le imputó al Salo: delincuencia organizada; delitos contra la salud; acopio de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada o Fuerza Aérea, y posesión de cartuchos de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.
Al ser detenido estaba en posesión de 11 armas y más de 300 cartuchos.
(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1981, ya en circulación)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.