junio 19, 2021 12:43 AM

Voces encontradas en escuelas

ESCUELAS. Acusan padres de familia que muchas no tienen las condiciones para ser de tiempo completo.
ESCUELAS. Acusan padres de familia que muchas no tienen las condiciones para ser de tiempo completo.

Las escuelas de tiempo completo están siendo criticadas por los padres de familia porque muchas no tienen la infraestructura necesaria para alimentar a los alumnos: es un proceso, dice el responsable del programa, pero el sistema apunta a ser un éxito por los resultados que ahora se observan
Nunca te lo voy a perdonar mamá. Yo tenía mucha hambre en mi pancita, reclamó Itzel.
Fue porque lloró toda la tarde, porque en su escuela no le dieron de comer como a sus compañeros.
Y la razón, justificó luego la madre, es que confundió las fechas de pago en la primaria Club de Leones, una escuela de tiempo completo que cobra 300 pesos al mes, por alumno, para los alimentos.
El primer día que se instaló el comedor escolar, Itzel tuvo que ser encerrada en el salón de clases, junto a otras tres compañeras, que al igual que en su caso, sus madres no pagaron la cuota a tiempo.
Apenas van dos meses del ciclo escolar y la mamá de Itzel ya planea sacarla y llevarla a otra escuela que no sea de Tiempo Completo, pues considera que la cuota es muy alta y en el salón de su hija no hay aire acondicionado.
La primaria Club de Leones, ubicada en la colonia Emiliano Zapata de Culiacán, es una de las mil 010 escuelas en Sinaloa que trabajan con el programa de Escuela de Tiempo Completo (PETC).
Para el año 2022, las más de seis mil escuelas de educación pública básica en Sinaloa operarán bajo el mismo esquema. Mientras la fecha definitiva llega, el proceso de transformación en los planteles genera el rechazo de algunos padres y los aplausos de otros que admiran los resultados del nuevo esquema.
Implementar este modelo es uno de los objetivos estratégicos que el Gobierno federal se trazó para consolidar la Reforma Educativa. Sin embargo, en Sinaloa el PETC opera desde hace nueve años.
Pese a tener un gran avance en comparación con otras entidades, las un mil 010 escuelas de PETC que funcionan en Sinaloa aún no logran condiciones óptimas, según admitió el jefe del Departamento Técnico Pedagógico de la Secretaría de Educación Pública y Cultura.
Y es que aunque algunas escuelas pioneras, hoy son ejemplos a nivel estatal, otra parte carece de la infraestructura y presenta fallas en la implementación del modelo.
JOSÉ MILLÁN. Padre inconforme señala que  “no hay normas de seguridad y salud”.
JOSÉ MILLÁN. Padre inconforme señala que “no hay normas de seguridad y salud”.

Resistencia al cambio
En la primaria General Anatolio B. Ortega, una de las 280 escuelas de Sinaloa que en el ciclo escolar 2014-2015 recién ingresan al PETC, hay polémica entre los padres de familia.
Unos a favor, otros en contra, algunos indiferentes, la mayoría coinciden en que no se les consultó antes.
De acuerdo con la Convocatoria Única de Programas Institucionales 2014 y las Reglas de Operación del Programa ETC publicadas en el Diario Oficial de la Federación, la adhesión al modelo es voluntaria y requiere de una carta compromiso firmada por el Presidente de la Asociación de Padres de Familia (APF), el Presidente del Consejo Escolar de Participación Social (CEPS) y el director del plantel.
En la Anatolio B. Ortega, la Presidenta de la APF está a favor, pero el Presidente del CEPS se opone al cómo se intenta aplicar.
“Los papás estamos en contra de que el programa empiece si antes el gobierno no implementa la infraestructura necesaria, ese es nuestro requerimiento, hay normas de seguridad, de salud. ¿Con qué cocina?, ¿en qué comedor?, ¿en qué condiciones?, ellos plantean que los niños coman en los salones”, señaló José Magdaleno Millán, presidente del CEPS.
“Es un programa muy bueno y que los niños lo pueden aprovechar para aprender más, sí nos gustaría que se iniciara con las condiciones necesarias en la escuela, pero claro que no lo vamos a tener de una, se quiere iniciar con lo básico”, consideró Alma María, presidenta de la APF.
******
En espera de la salida de los alumnos, una mamá observa un letrero en la reja de la escuela. Es una cartulina con letras rojas que explica cómo mientras los recursos para subsidiar los alimentos llegan, la escuela ampliará su horario de las 12:30 hasta las 14:30 horas pero sin dar alimento a los niños.
Conforme los padres de familia se reúnen afuera del plantel, crece la inquietud: ¿cómo pasarán los niños tanto tiempo sin comer?, se preguntan.
“Hace poco (mi nieto) tuvo problemas con las plaquetas, porque por andar en el juego no come y a la una es a la hora en la que siempre le doy de comer, es mucho tiempo sin alimento”, explicó consternada Guadalupe, abuela de un niño de primer grado.
Debido a que la directora del plantel se negó a dar una entrevista a este medio, los padres de familia explicaron que la medida de extender el horario es para acostumbrar a los alumnos y al padre al nuevo modelo.
Para el coordinador estatal del PETC y jefe del Departamento Pedagógico de la SEPyC, Asdruval Mendívil Leyva, la polémica en la Anatolio B. Ortega es parte de un proceso normal que se presenta cada año en las escuelas de nuevo ingreso, el rechazo de los padres de familia es el primer obstáculo que el modelo enfrenta.
“Es lógica una resistencia porque no se conoce de la noche a la mañana todo el funcionamiento, entonces los padres cuando no reciben la comunicación oportuna, es lógico, especulan, dudan, tienen incertidumbre y si no se les aclara vamos a seguir teniendo resistencia”, indicó.
ASDRUVAL MENDÍVIL: “El rechazo es parte del proceso en las escuelas de nuevo ingreso”.
ASDRUVAL MENDÍVIL: “El rechazo es parte del proceso en las escuelas de nuevo ingreso”.

Primero el programa, después la infraestructura
Aunque se pudiera pensar que para echar a andar el programa el primer requerimiento es la infraestructura, la SEPyC le da prioridad al modelo pedagógico y la conformación de comités técnicos.
Paulatinamente, con el paso de los meses o los años, la infraestructura la consolidan los papás.
Mendívil Leyva, coordinador estatal del PETC, explica que el lapso para conocer y entender el programa, les lleva a los docentes, padres de familia y al alumno, de cuatro a cinco meses.
Una vez que la escuela está enrolada en el modelo, se les comienzan a asignar recursos federales y estatales para la edificación de la infraestructura pero la mayor parte la aportan los papás.
“En crear las condiciones óptimas nos tardamos más, depende de la economía, de los presupuestos que la federación otorga, los presupuestos que el Estado nos dirige, y sobretodo que los padres de familia logran conseguir”, dijo.
—¿Cuántas escuelas de las mil 010 que hay en Sinaloa ya están en condiciones óptimas?, se le pregunta al funcionario.
—Puedo hablar de las 730 que el ciclo pasado vivieron un proceso de consolidación bastante bueno, pudiera decir que de esas el 95 por ciento ya están en condiciones, no óptimas, no en las mejores condiciones porque la escuela nunca termina de tener necesidad, todas tienen algún tipo de necesidad, llámese en el término material, de atención, de comunicación.
Mendívil Leyva reconoció que hay escuelas donde el modelo aún falla y se aplica de formas distintas a las requeridas, como el caso de la niña Itzel, que de acuerdo a un convenio que en el 2011 firmó la Comisión de Derechos Humanos de Sinaloa con la SEPyC, el acto es discriminatorio y está prohibido en las escuelas.
Según la tabla de distribución de recursos federales, disponible en el portal de la SEP www.sep.gob.mx, en el 2014 Sinaloa recibirá 605 millones 386 mil 177 pesos para el PETC.
Las reglas de operación establecen que el recurso se destinará para subsidiar una parte de los alimentos del alumno y construir la infraestructura.
El PETC tiene convenios con la Cruzada Nacional contra el Hambre, lo que permite que en las escuelas ubicadas en zonas de alta marginación, el alimento de los niños esté subsidiado al cien por ciento.
Sin embargo, el precio por los alimentos no está regulado y la tarifa se fija de acuerdo a las condiciones de cada escuela.
El objetivo específico del PETC, según enfatiza Mendívil Leyva, es lograr que las escuelas brinden una atención diferente a la educación regular, que eleve la calidad educativa y combata el rezago escolar.
Al destacar que Sinaloa es el único estado que cuenta con su propio modelo pedagógico, Mendivil Leyva señala los resultados que ya se han conseguido tras nueve años de esfuerzo.
Asegura que el ciclo pasado de los 188 niños que compitieron en la Olimpiada del Conocimiento, 69 provenían de Escuelas de Tiempo Completo, de los 30 que acudieron al Palacio Federal a saludar al presidente de la república, diez alumnos asistían a escuelas con el programa ETC, además, el segundo lugar nacional en la Olimpiada fue un alumno de la primaria 30 de abril en Mazatlán, una escuela de tiempo completo.
COCINA. La escuela Ruperto Paliza tiene siete años con el programa.
COCINA. La escuela Ruperto Paliza tiene siete años con el programa.

“La resistencia es parte del cambio”
En la cartulina que está afuera de la primaria Anatolio B. Ortega, también se les pide a los papás que aporten los 150 pesos para el alimento de dos semanas, esto a pesar de que aún no cuentan con cocina.
La presidenta de la APF lamenta que aún falten muchos papás por aportar la cooperación, sin embargo, con los pocos recursos que la escuela tiene, se consiguió un refrigerador, un tanque estacionario y algunas ollas y cazuelas.
En el salón que antes se utilizaba para el área de trabajo social ahora hay una mesa con cazuelas, tablas para picar, sartenes y trastes de medio uso. Se instaló un lavadero y hay una pequeña estufa industrial.
Pero el presidente de la CEPS está inconforme con la instalación improvisada que se dispuso para el tanque de gas y señala que los utensilios de medio uso contravienen las normas de seguridad e higiene.
Sin conocer el caso, la maestra María Patricia Guadalupe Cobián Murillo, directora de la primaria Ruperto L. Paliza, describe una historia muy similar a la de la Anatolio B. Ortega pero ocurrida hace siete años.
Sin infraestructura, sin la disposición de los papás y con el rechazo de los docentes, la primaria fue una de las pioneras en Sinaloa, cuando aún no había un modelo pedagógico definido.
***
Hace siete años, en la Ruperto Paliza, los alumnos aprendían lo que los maestros podían enseñarles, si alguno sabía tejer, daba clases de tejido, los enseñaban a coser y hasta a hacer papiroflexia.
“Cuando empezamos tiempo completo, fue un averíguatelas como puedas, no teníamos ni estufa, ni platos, ni nada, era un plan piloto, era un cómo le hago y qué hago”, relata la directora.
Cobián Murillo se sincera y admite que en los primeros años del programa los papás salieron huyendo, bajó el nivel académico y el estrés se apoderó de los docentes.
Para lograr avanzar, el involucramiento del padre de familia fue clave. Si alguno reclamaba la calidad de los alimentos se le invitaba a probarlos personalmente, explica la directora.
Actualmente, tienen una cocina con estufa industrial de acero inoxidable tres hornos de microondas, refrigeradores y un comité de mamás que se encargan de la preparación de los alimentos.
Después de la comida, los alumnos trabajan en talleres prácticos relacionados con los temas que se aprendieron durante las clases de la mañana.
“Todas las escuelas enfrentan este proceso, yo les recomiendo que participen, que apoyen, el cambio viene d ser propositivos. El principal obstáculo y el principal motor es la actitud siempre, de todos”, enfatizó la maestra.
ETC en Sinaloa
Hay mil 010 escuelas de Tiempo Completo, 280 son de nuevo ingreso.
De las 730 que ya están consolidadas:
91 escuelas son de educación preescolar
472 son de educación primaria
29 son de educación secundaria
Tres son de educación especial
30 escuelas de educación indígena

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.