junio 25, 2021 8:03 AM

Pequeña Miss Sunshine

miss sunshine
Es cierto que la cartelera ofrece una variedad de títulos, incluso hay tres películas mexicanas, una ya reseñada en este espacio (Buenos días, Ramón), otra que suena poco interesante (Amor de mis amores) y la muy anunciada de uno de los cómicos más grandes del país (Cantinflas), pero siempre es bueno recurrir a la DVDoteca para rescatar cintas que en su momento no se tuvo la oportunidad de revisar.
Es así como llegamos a Pequeña Miss Sunshine (Litte Miss Sunshine/EU/2006), de los directores Jonathan Dayton y Valerie Faris (Ruby, la chica de mis sueños, 2012), una road movie entrañable, que gira en torno a una niña que quiere coronarse como la más bonita.
Al enterarse de que fue seleccionada para participar en un concurso de belleza en Los Ángeles, la pequeña Olive (Abigail Breslin) tendrá que viajar desde Albuquerque hasta California en una “combi”, para presentarse en la competencia, de la que, por supuesto quiere salir ganadora.
El papá (Greg Kinnear), que se dedica a vender cursos de superación personal; la mamá (Toni Collette) en busca de que todo parezca estar bien; el hermano que tiene nueve meses sin decir una palabra y además quiere ser piloto; el abuelo (Alan Arkin) drogadicto y amante del sexo; y el tío (Steve Carell) gay, hermano de la mamá, que acaba de llegar a vivir con ellos, después de intentar suicidarse, son los personajes que acompañan a la niña de siete años, quien por nada quiere perderse la oportunidad de cumplir su sueño.
Problemas de pareja, existencialistas, de adaptación y de identidad sexual, se mezclarán con el deseo de Olive de coronarse como la más bella y talentosa, pero serán esas mismas dificultades las que harán del trayecto un viaje donde cada uno tendrá la oportunidad de encontrase consigo mismo y resolver las situaciones de conflicto con los demás miembros de la familia.
El principal encanto del filme es Abigail Breslin, quien desde esa actuación ya se perfilaba como una excelente intérprete: su naturalidad y frescura, encajan muy bien con ese deseo de ganar un concurso de belleza, cuando, con esos lentes y esa ropa, sabe que tiene muy pocas posibilidades.
Esa sencillez queda perfecta con los inconvenientes de los personajes en particular, lo que hace que cada actuación de los miembros de la familia sea muy disfrutable, también un Carell en un papel que lo aleja de lo que normalmente hace, pero igualmente destacable; una Collette en una interpretación a la altura, como casi siempre se le ve; y un Arkin, quien después de Breslin, es el que más resalta como ese abuelo revoltoso.
Algo que ensambla muy bien es ese humor irónico que maneja Pequeña Miss Sunshine: evidentemente estamos ante una familia disfuncional, en la que se pretende, disimula, engaña, más que lo que se convive honesta y cordialmente, pero todo enmarcado en un discurso en base al éxito y la superación personal, a través del apoyo que se la da a la niña que quiere sobresalir.
Aunque la duración es aceptable, la película pudo haber desarrollado la trama en menos tiempo, y así no se percibiría que se alargó sin necesidad. Una cinta que de seguro disfrutará, además por el muy placentero soundtrack. No deje de verla… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.