junio 19, 2021 10:08 AM

Presunto usurpador

MINA PARADOX. Conflicto sin resolver.
MINA PARADOX. Conflicto sin resolver.

Acusan a Carlos Noé Cota de ostentarse como reportero de Ríodoce para “solucionar” el problema de los ejidatarios de Potrero de Cancio con la minera Paradox.
Choix, Sinaloa.— Carlos Noé Cota Ochoa, político identificado como del staff del ex gobernador Juan Millán Lizárraga, suplanta a reporteros de Ríodoce, para dividir el movimiento ejidal en contra de la mina Paradox Global Resources, a la que acusa de haberlo despojado de la veta de mineral de hierro.
En su maniobra, no va solo. Tiene la complicidad del alcalde local Juan Acosta Salas, y de Rigoberto Gastélum Murillo, jefe de residencia Los Mochis de la Procuraduría Agraria.
Deudos de Ramón Corrales Vega, comisariado ejidal de el Potrero de Cancio, asesinado a principios de mayo del 2014 en el rancho Buyachapa cuando se ocultaba de la cacería política que el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez emprendió en contra de los campesinos por oponerse al saqueo de su patrimonio a manos de la minera, denunciaron que en plenas exequias, Carlos Noé Cota se presentó en la casa del finado, diciéndose ser enviado del semanario Ríodoce, que cubría el caso y que buscaba arreglar el asunto.
Además, ofreció su trabajo para ayudarles a solucionar el conflicto mediante dinero.
Rosario y María Corrales Vega dudaron de aquellas palabras y conociendo a reporteros de Ríodoce, llamaron. Describieron al sujeto que estaba en su puerta. Dijo llamarse Carlos Noé Cota, chapo, blanco, bigote y calva, como de monge san agustino.
No es reportero de Ríodoce, se les aclara.
Ellas actúan. Lo desmienten en su cara. Le dicen que es algún agente del gobierno, que está ahí para traicionar, que es enviado de la señora, como ellas se refieren a la minera, que no van a negociar nada, que se marche. Le advierten que ya han hablado con reporteros del semanario y lo han denunciado.
De acuerdo a la narración de los comuneros, Carlos Noé Cota Ochoa tartamudea, atrapado en la mentira. No aclara el punto. Bailotea, pero persiste en mantener el engaño. Ofrece que regresará.
Por semanas acecha la casa, como pretendiendo perpetrar algo. Se retira, agazapado entre los muros y las calles serpenteantes.
No cesa en su intentona. Va al plantón de campesinos. Habla con ellos, los engatusa. Ofrece dinero a cambio de arreglo con la minera.
Le piden identificarse. Una y otra vez se niega. No dice a quién representa, pero ya no se ostenta como parte de Ríodoce.
Dice que trae fuerza política, y dinero para arreglar el problema.
Y del alarde pasa a la acción, recuerda Atalo Corrales Vega, quien asumió la presidencia del comisariado ejidal del Potrero de Cancio, tras salir de la cárcel absuelto del delito de despojo agravado en contra de la minera Paradox Global Resources.
Había permanecido ocho meses privado de la libertad, junto con 20 campesinos más por una infundada acusación de la Procuraduría General de Justicia del Estado Sinaloa.
El líder ejidal recuerda que un enviado del alcalde Juan Acosta Salas llegó al ejido y llamó a algunos campesinos a una reunión en la sala de cabildo. Ahí estaba Carlos Noé Cota Ochoa. Les ofrecen dinero: 20 mil pesos a cada uno como abono para que se desistan de todos los pleitos legales en contra de la minera, y negociar después algún finiquito. Nadie acepta, pues ese garlito ya lo conocen.
El asunto no pasa de largo, pues ya han atrapado en el engaño a Cota Ochoa en dos ocasiones, y ahora saben que el gobierno también está, de nuevo, entrometido en su contra. Citan a asamblea general para el domingo 31 de agosto, y decidir qué pasó dar en contra de la minera.
De nuevo, el usurpador de Ríodoce aparece, y advierte que pese a todo el rechazo, él y sus gentes estarán en la asamblea del ejido, el domingo.
No pasa mucho tiempo sin que de nuevo la mano de Carlos Noé Cota Ochoa aparezca. Esta vez lo hace con el jefe residente Los Mochis de la Procuraduría Agraria, Rigoberto Gastélum Murillo.
Atalo Corrales, rememora, que habiendo llegado a la residencia para tratar asuntos de su nombramiento ejidal, es llamado a la oficina del jefe. Le extraña, pero entra. Hablan de cosas triviales. Él se pone a la defensiva. Intuye que algo ocurre. Se tensa.
El residente suelta la sopa. Le habla de la asamblea del domingo, y de lo que la motivó: el caso Paradox. Intenta convencerlo de que arregle el asunto, que acepte la propuesta, que es buena.
Atalo se repliega, y argumenta que ese no es un caso para la procuraduría, sino de manejo ejidal interno, pues se trata de un conflicto entre particulares.
El residente insiste, y finalmente decide que asistirá a la asamblea a exponer el caso de Paradox.
A horas de que la asamblea se realice en el ejido Potrero de Cancio, los campesinos se han tornado herméticos. Saben que son acechados por el gobierno malovista, que en una ocasión ya los encarceló y en otra es sospechoso del asesinato de su líder Ramón Corrales.
La negación de Carlos Noé
Entrevistado por Ríodoce, Carlos Noé Cota niega haberse presentado como reportero de Ríodoce ante los comuneros del Potrero de Cancio.
“Es verdad que he estado allá, he tratado de mediar para que se llegue a un arreglo, pero nunca me he presentado como personal de Ríodoce”, responde.
“Jamás, te lo juro”, remarca.
Dijo que a petición de “algunos” inversionistas, ha tratado de que se llegue a un arreglo entre las partes, pero que su papel ha sido escuchar a las partes, porque hay mucha mentira en el asunto.
— ¿Juan Millán tiene inversiones en la compañía minera”? se le cuestiona.
—No hasta donde yo sé.
— Porque es lo que mucha gente presume…
—No he llegado a ese punto.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.