junio 21, 2021 10:25 PM

Homex: breve historia de una empresa que desde la gloria se vino a pique

: EUSTAQUIO DE NICOLÁS EN VERACRUZ. Casas de paja.
EUSTAQUIO DE NICOLÁS EN VERACRUZ. Casas de paja.

El Grupo Homex es considerado líder en la industria del desarrollo de vivienda en México.
De acuerdo a datos corporativos de la Desarrolladora Homex, Sociedad Anónima Bursátil de Capital Variable (S.A.B. de C.V.), sus números son superiores a cualquier competidor en el mercado, tomando en cuenta el volumen de vivienda construida, anualmente unas 51 mil al año y los 25 años de experiencia.
La empresa que inició operaciones en Culiacán en 1989, se convirtió rápidamente en una de las desarrolladoras de vivienda de más acelerado crecimiento del país, si se toma en cuenta el porcentaje de incremento anual de viviendas vendidas, los ingresos y las utilidades de operación.
La Desarrolladora Homex se localiza en 146 desarrollos inmobiliarios en 34 ciudades ubicadas en 21 entidades federativas de México. Su calidad como líder incluye la presencia en los mercados nacionales más importantes: Tijuana, Guadalajara, Estado de México y Monterrey.
Homex se denomina a sí misma como una desarrolladora de vivienda totalmente integrada, ya que sus operaciones incluyen desde la adquisición de tierra, licencias, permisos y construcción, hasta la entrega de la vivienda.
La empresa se especializó en el desarrollo de vivienda de interés social y media en México, pero también replicó su modelo en Brasil, a partir de 2009, en tres ciudades y dos estados. Cuenta entre sus divisiones, una dedicada a la construcción para turismo, y otra de Infraestructura para proyectos de gobiernos estatales o federales, como por ejemplo la edificación de penales.
Uno de los momentos cumbres de Homex fue cuando, en 2002, decidió listar sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores y se convirtió en la primera compañía mexicana del sector inmobiliario en formar parte del índice de la Bolsa de Valores de Nueva York.
Sin embargo, la fortaleza se convirtió en debilidad. Los expertos ubican que desde 2008, cuando se dio el llamado crack inmobiliario bursátil en Estados Unidos, los números de Homex se fueron a la baja: menor precio de a sus acciones y menor número de accionistas interesados en tener acciones de esta inmobiliaria. Al escenario se agregaron problemas comerciales en Brasil y la depreciación del peso frente al dólar.
El desempeño y posición financiera de Homex se complicó todavía más con los cambios registrados en la industria de vivienda en México, entre otros factores, la formación del Registro Único de Vivienda (RUV) y el sistema de puntuación de CONAVI; la asignación desigual de subsidios entre vivienda vertical y horizontal; requerimientos adicionales para la autorización de hipotecas en diversas instituciones, entre ellas, INFONAVIT y FOVISSSTE, y la interrupción en la cobranza por el cambio de poderes federales durante el último trimestre del 2012.
El saldo final: las cuentas por cobrar crecieron, y la existencia de dinero en caja disminuyó.
“Confiamos en que superaremos estas condiciones desfavorables”, decía Homex a sus inversionistas y amigos.
La empresa reconocida por la generación de empleos directos e indirectos en el país, además de ser un emblema empresarial por la operación de programas de Responsabilidad Social Corporativa, empezó a salir a la luz pública por adeudos con sus acreedores, especialmente proveedores y personal, dado su falta de liquidez. Muy lejos se veía el año 2004, cuando Homex recibió por primera ocasión el reconocimiento ESR (Empresa Socialmente Responsable), así como el premio Great Place to Work.
Una carta del presidente de Consejo de Administración de Homex a sus accionistas en 2012 decía: “El año 2012 fue retador para Desarrolladora Homex, S.A.B. de C.V. (“Homex”); en muchos sentidos, un año clave”.
Para México, los directivos se planteaban nuevos rumbos para Homex, por ejemplo en la División de Construcción de Vivienda en México, la necesidad de cambiar la estructura de negocio para adaptarse a las nuevas condiciones del sector. Para la División Internacional, el panorama de crecimiento en Brasil era más conservador, por lo que también deciden posponer su entrada al mercado de construcción de vivienda en la India.
Para el 2013, la meta de Homex estaba centrada en reducir sus inventarios y cuentas por cobrar.
Homex ubicaba entonces dos caminos para sobrevivir. La oportunidad de crecimiento futuro con la División Turismo, la cual había tenía una operación precavida en tanto la economía mundial mejorara. La otra vía que ubicó Homex como salvadora fue la División Infraestructura, a la que se vio como un área prometedora.
“Estamos comprometidos en convertirnos en el proveedor de primera preferencia para los proyectos los gobiernos federales y estatales, como un contratista confiable a quien recurrir para sus proyectos de infraestructura”, decían a sus socios y accionistas Eustaquio de Nicolás y Gerardo de Nicolás, presidente del Consejo de Administración y Director General.
HOMEX. Quejas en todo el país.
HOMEX. Quejas en todo el país.

Desde 2010, la División de Infraestructura se convirtió para Homex en un activo estratégico para la empresa.
“Nuestra estrategia de mantener la diversificación de nuestro negocio consiste en fortalecer nuestra participación en el sector de seguridad en México, posicionando a la compañía como el mejor proveedor para los gobiernos federales y estatales”, decían los directivos.
Al mismo tiempo se planteaban la participación en otros sectores, como el de salud, agua y energía, los cuales se consideraban son afines por su experiencia y capacidad como compañía constructora, pudiendo incursionar solos como empresa o con alianzas estratégicas.
Para 2013 el escenario para Homex se complicó cada vez más. La construcción de penales en Islas Marías y otro en Morelos, fueron motivo de coberturas periodísticas por los adeudos a los obreros de la construcción por hasta cinco quincenas.
En septiembre de 2013 recibió calificaciones crediticias corporativas de parte de tres importantes agencias calificadoras: Moody’s, Fitch y HR Ratings. Las tres coincidieron en dar un resultado negativo de la perspectiva de la empresa Homex.
Los números fueron cada vez más a pique. En el penúltimo informe financiero trimestral de 2013 los resultados no pudieron ser más caóticos.
Los ingresos totales para el tercer trimestre de 2013 fueron de 102.9 millones de pesos en comparación con siete mil 032 millones de pesos para el mismo periodo de 2012. Los ingresos de vivienda fueron de 38.8 millones de pesos, comparado con cinco mil 136 millones de pesos durante el tercer trimestre de 2012.
Los resultados operativos fueron dramáticos. Durante el tercer trimestre de 2013, el volumen total de viviendas escrituradas en México fue de 92, comparado con 12 mil 546 viviendas durante el tercer trimestre de 2012.
Durante el tercer trimestre de 2013, Homex no escrituró viviendas en Brasil debido a la restricción de efectivo de la empresa que limitó sus operaciones en ese país.
Al 30 de septiembre de 2013, la compañía continuaba teniendo presencia en 33 ciudades y 20 estados de la República Mexicana, sin embargo, no operó en la mayoría de sus sucursales y estaba evaluando los costos futuros.
Al tercer trimestre de 2013, se contabilizaban pérdidas por un total de 4 mil 141 millones de pesos, comparado con una utilidad de mil 796 millones de pesos que se obtuvieron en el mismo periodo del 2012.
En junio del presente año, Homex buscó la protección legal para instrumentar un plan de reestructura con el fin de asegurar la recuperación gradual de la empresa y con ello la viabilidad a largo plazo, según se comunicó a los accionistas.
Así Homex solicitó al Juzgado Primero de Distrito en el estado de Sinaloa ser declarada en concurso mercantil con plan de reestructura previo, conforme a la Ley de Concursos Mercantiles.
Como se sabe, el concurso mercantil es un recurso jurídico que pueden utilizar las empresas para afrontar situaciones de crisis, cuando tienen el 35 por ciento de sus obligaciones o no tengan activos para cubrir el 80 por ciento de sus obligaciones vencidas.
Apenas el pasado 22 de agosto, el Juzgado Primero de Distrito aceptó la solicitud de Homex, por lo que decretó como medida precautoria la suspensión de los embargos respecto de algunas de sus cuentas bancarias, en su mayoría por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
De acuerdo con la ley, cuando un juzgado acepta un recurso de concurso mercantil en una primera etapa se procederá a la conciliación con los acreedores y la negociación con inversionistas para inyectarle más capital a la empresa para salir de la crisis; o bien puede ser la antesala de una declaración de quiebra de la empresa Homex.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.