mayo 8, 2021 8:23 PM

'Malova': el adiós de los “cuates”

Malova y Javier Salido. El desencuentro.
Malova y Javier Salido. El desencuentro.

Más allá del caudal de críticas y repudios que generó en el estado y en los medios nacionales la reforma a la ley orgánica de la Procuraduría de Justicia estatal, el gobernador Mario López Valdez debe estarse preguntando porqué, de un día para otro, amaneció situado en un escenario que, por lo visto, no había previsto.
Debió pensar, por muchas razones, que el entablado del poder se le empezaría a mover desde que atraparon en Mazatlán a Joaquín Guzmán Loera, el Chapo. Y esto tuvo que haberlo confirmado cuando el presidente Enrique Peña Nieto, durante una visita a Mazatlán, jugó con la sucesión al decir que cada vez que venía a Sinaloa David López, varios políticos se ponían inquietos, y, dirigiéndose al gobernador, le dijo, mirándolo, que “no mate esperanzas”.
Como nunca en la historia política de la entidad, los tiempos de un gobernante se habían agotado apenas al iniciar la segunda parte de su mandato. Sin asideros sólidos en el PRI, enfrentado en muchos círculos del panismo que lo llevó al poder y rodeado por un equipo que no supo o no quiso aprender a gobernar, Malova se ha estado quedando infinitamente solo.
Llama la atención, en esta vorágine de críticas que despertó el artículo 51 bis, la actitud del diario El Debate, que en una semana llevó el tema en la portada, con siete cabezas principales, incluida una con declaraciones de Manuel Clouthier Carrillo, uno de los dueños del diario Noroeste.
De cualquier medio se entendería, pero no de aquel que ha ido de la mano del gobernador por más de cuatro años, si se consideran los tiempos de campañas en 2010. Y que ha lucrado con esa relación, al grado de haber sido uno de los grandes beneficiarios de ese estilo tan peculiar de Malova para armar su gabinete, basado en “cuotas” y “cuates”, incluso para escoger proveedores.
Es normal que los gobernantes empiecen a perder el poder antes de irse. El oportunismo de la clase política ha sido sabio en esta lógica que ha acompañado a los hombres del poder desde que se inventaron las sucesiones. Lo que es atípico en el caso de López Valdez, es que le esté ocurriendo a la mitad del camino.
Esto le quitará, sin dudas, capacidad para maniobrar en dos procesos cruciales para su gobierno: las elecciones federales del año entrante y las locales de 2016, cuando tengan que renovarse la gubernatura, las presidencias municipales y el congreso local. Sobre todo para este proceso, Malova llegará prácticamente solo, sin asideros importantes y con una opinión pública adversa, a niveles que solo cultivaron, a su paso, los ex gobernadores Antonio Toledo Corro y Juan Sigfrido Millán Lizárraga.
Sin embargo, el problema no solo es de él, sino de los sinaloenses. En esta misma edición publicamos un trabajo sobre el nivel de la economía de la entidad, que no solo no despegó bajo el Gobierno del “cambio”, sino que ha caído en varios de sus rubros. Y ya no hay que albergar esperanzas de que las cosas se modifiquen. No mejora la economía internacional, Estados Unidos tardará lustros en recuperarse y, en parte por ello, las expectativas de crecimiento de nuestro país también han bajado.
El único rubro donde Sinaloa ha crecido y tiene un futuro promisorio es el del turismo, a condición de que los empresarios del ramo sepan capitalizar el potencial que les brindó la autopista Mazatlán-Durango y no terminen pandeando el becerro antes de que la vaca encargue. Y esto, también hay que decirlo, no es mérito del Gobierno estatal, que apenas empieza a recuperar parte del arribo de cruceros que se retiró debido a los problemas de violencia en el puerto.
Así, a un estado estancado en lo económico, agobiado por la violencia, saqueado en sus recursos por la corrupción que impera en la administración, torpe en sus decisiones, hay que sumarle un gobernador sin fuerza moral, señalado de pusilánime y, ahora también, abandonado por sus “cuates”.
Bola y cadena
PERO MALOVA SERÁ MALOVA, eso no tiene remedio, por eso nadie debe albergar la esperanza de que los 29 meses que le restan en la gubernatura pueden ser mejores. Primero dijo que el artículo 51 bis fue un error de redacción y luego admitió que no le incomoda ser el único gobernador que ha unificado a los medios de comunicación, pero en su contra. En realidad a López Valdez no le incomodan muchas cosas. Un día después de que atacaron una de sus ferreteras en Mazatlán, donde murieron dos de sus empleados, bailó con una señora en un evento de Escuinapa. Y eso es lo que ha hecho siempre desde que llegó al poder y que dibujan a un político frívolo que no supo nunca, ni quiso saberlo, qué significa gobernar.
Sentido contrario
HABRÁ QUÉ VER LO QUE PASE en el congreso estatal con esta burrada que cometieron, porque algo habrán de preguntarse las fracciones; si el PAN seguirá pensando que cogobierna a pesar de que ya no tiene ninguna secretaría ni posición importante en la administración. Y el PRD, que no asimilaba todavía la “quemada” con la suspensión de la cuenta del FOFAES —administrada por un perredista—, cuando se montaron en esta sandez. También veremos cómo actúa Héctor Melesio Cuen, quien se acababa de apuntar para la gubernatura. Y del mismo PRI habrá qué ver cómo cordelea el pez, una vez que éste ha mordido la carnada.
Humo negro
MUY LOABLE LA REACCIÓN de medios y periodistas ante la felonía del Gobierno y del Congreso. Ahora también sería plausible que muchos de los que protestaron sepan para qué sirve la libertad de expresión. Y la ejerzan.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 953
02 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.