junio 19, 2021 9:47 AM

Sin inversión, obras de gran calado de Peña Nieto en Mazatlán

 BANDERAZO DE INICIO. Para la foto.
BANDERAZO DE INICIO. Para la foto.

No hay compromisos de navieras para entrar con grandes embarcaciones
Nelda Ortega / Mazatlán
Planeado para ser una de las obras que contribuyan a proyectar a Mazatlán como un centro logístico de talla internacional, el dragado del canal de navegación es una obra en la que el gobierno federal no ha invertido recursos económicos en lo que va del 2014.
El 12 de noviembre del 2013, el coordinador general de Puertos y Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) Guillermo Ruíz de Teresa, dio el banderazo oficial para el inicio de los trabajos.
Entonces se dijo en el evento —al que asistieron autoridades de Durango y el gobernador Mario López Valdez—, que con dicha obra se fortalecería la cadena de producción y transporte de mercancías hacia Estados Unidos y el norte del país.
El dragado, junto con la apertura de la carretera Mazatlán-Durango, vendida por el presidente Enrique Peña Nieto como una de las obras de gran calado para Mazatlán, está considerada dentro del Plan Nacional de Infraestructura.
En el esquema de conectividad para impulsar el Sistema Portuario del Pacífico Mexicano destaca el beneficio que obtendrían siete estados que integran el corredor económico Mazatlán-Durango-Matamoros, porque permitirá recibir embarcaciones de gran calado que correspondan a economías de alta escala.
Se trata de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Durango y Zacatecas, las entidades que esperan la prosperidad que simplemente no llega.
Y es que la apertura de la carretera Mazatlán-Durango si bien ha representado un auge para el comercio y el turismo, la economía a gran escala que se pretende desarrollar no detonará hasta que el puerto reciba líneas navieras de mayor escala que las que actualmente lo mantienen activo.
El avance no es suficiente: Gil Díaz
A tres meses de cumplirse un año del banderazo de inicio, existe un avance de entre el diez y 15 por ciento, estimó Alfonso Gil Díaz.
“Avanzamos una tercera parte de lo que queríamos, porque teníamos 300 millones de pesos y nos gastamos 120 millones, un poquito más de la tercera parte (…) nos fueron dando por partes, conforme se iba avanzando al final tuvimos que poner de nuestro propio dinero, como 8 millones porque ya no había dinero en México para que nos dieran”, indicó.
El director de la Administración Portuaria Integral (API) en Mazatlán, expuso que esos 8 millones ya no los recuperará la administración y son considerados como si se hubiera hecho una obra en las instalaciones del puerto.
Informó que si bien ha habido avance en el dragado, éste no es suficiente por lo que se siguen limitando las maniobras a embarcaciones de mayor calado.
“El año pasado se hizo un dragado que va a servir, pero mientras haya un punto que tenga menos profundidad, lo que se haya hecho no sirve, hasta que se llegue a la profundidad que se requiere, sobre todo en la dársena de maniobras no está completo”, expuso.
La API cuenta con las autorizaciones de las Secretarías del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y de Marina (SEMAR) para el dragado, pero ante el retraso de las obras, Gil Díaz indicó que seguramente buscarán prórrogas porque perderán vigencia.
En el 2013 solicitaron 1 un mil 300 millones de pesos pero sólo recibieron 300 millones, agregó.
“Los 300 millones no los llegaron a dar íntegros, fueron llegando conforme se iba dragando, o sea, no se dejó de utilizar, desgraciadamente el tipo de material que había no permitió que se terminara de dragar, aunque también por los tiempos en los que nos dieron el dinero, ya era muy tarde para que se dragara más, se terminó como el 20 de diciembre”, explicó.
La draga que extrae el material y lo deposita a 25 kilómetros de distancia del puerto, agregó, se topó con material rocoso, que tardaban entre diez y 12 horas en hacer esta maniobra que normalmente cuando es otro tipo de material es de tres horas, por lo que el rendimiento fue menor del esperado.
El avance que se tiene es funcional, pero mientras no se haga completo no se desquita, dijo, y los trabajos continuarán dependiendo de los recursos que lleguen.
“Si nos llegaran a dar todo el dinero junto, pues se hará todo, pero si nos lo dan parcialmente, pues se avanza de manera parcial (en 2014) no nos han dado nada, en diciembre nos dijeron que había la posibilidad de que nos dieran 350 millones, pero no llegaron”, agregó.
La API tampoco recibió una fecha estimada de cuándo sí contarían con los recursos para continuar con los trabajos.
—¿Está en riesgo el proyecto?
—Mire, el puerto se puede seguir usando sin ningún problema, ayer teníamos tres barcos, eso no impide que el puerto funcione perfectamente, el dragado pretende que se haga para que embarcaciones más grandes o de contenedores entren a Mazatlán, sobre todo que haya un tráfico directo; ahorita no tenemos un compromiso de ninguna naviera. Lo más seguro es que esto se vaya haciendo paulatinamente; todo va a servir, pero no le vamos a sacar el jugo completo hasta que esté listo.
 
EN ESPERA, la proyección de Mazatlán como centro logístico de talla internacional.
EN ESPERA, la proyección de Mazatlán como centro logístico de talla internacional.

Ridículo movimiento de carga por la Mazatlán-Durango
La apuesta es para el desarrollo económico con la apertura de la Carretera Mazatlán-Durango y el movimiento portuario, pero por la primer vía ha sido nulo.
“Desgraciadamente hasta ahorita el movimiento ha sido nulo, solamente, a reserva de que haya alguna otra pequeña cosa, hasta ahorita solamente ha pasado frijol de Zacatecas para Venezuela, no sé si eran 12 contenedores, algo así, o sea que es ridículo el tráfico nuevo”, asentó.
El tráfico de madera a Durango data de muchos años, agregó, pero se va por la carretera vieja.
Consideró que el cambio se dará de manera gradual, aunque también reconoció que la expectativa fue que el movimiento de carga en el puerto fuera mejor del que hay actualmente con la apertura de la carretera.
“La gente no cambia de un día para otro, y el problema es que el flete terrestre, por decir algo, de Mazatlán a Monterrey es mucho más caro que de Manzanillo a Monterrey, siendo que el trayecto es mucho más largo de Manzanillo”, explicó.
Aunque a la fecha no hay compromisos con navieras para llegar a Mazatlán, pudiera existir interés para entrar directamente, pero van a donde está la carga y actualmente se van a Manzanillo y a Lázaro Cárdenas, dijo.
La promoción del puerto existe, asentó, “y es cosa de más tiempo “se ha hecho en Zacatecas, Durango, Torreón, Chihuahua, Monterrey, tanto de nosotros como de los señores que manejan ahora la carga, nos hemos movido y hasta ahorita no ha habido nada que venga de allá”.
Aunque en el proyecto ejecutivo se definió un programa de inicio y terminación de obra, Gil Díaz mencionó que no existe una fecha compromiso para su conclusión.
“Si el año que viene nos dan mucho dinero, a lo mejor el año que viene lo terminamos”, indicó.
El proyecto que va por etapas establece que una vez que se termine el dragado y puedan entrar las grandes embarcaciones, habrá que demostrar que sí exista el arribo de esos navíos, dijo.
“Si no vienen esos barcos grandes, el flujo en la carretera no va a prosperar (…) va a seguir, pero no a niveles muy altos, porque actualmente los contenedores que llegan aquí, llegan primero a Manzanillo, los tienen que bajar y de ahí traerlos acá, entonces el costo marítimo de traer contenedores aquí es más caro que traerlo a Manzanillo, entonces no tiene caso traerlos acá, a menos que esté muy cerca como Durango o Torreón, de esa manera sí la libramos, pero ya Monterrey y la frontera que son los mercados más fuertes, estamos más lejos”, explicó.
Mientras no se cuente con un tráfico marítimo directo, nos saca del mercado, que hoy es cubierto por Manzanillo y Lázaro Cárdenas, con la ventaja de contar con tren, a través del cual el flete es más barato que el camión.
—¿Está perdiendo dinero Mazatlán?
—No, no está perdiendo, pero podría estar ganando más. Ahora vamos a ver si con eso es suficiente; supongamos que usted hace el calado más grande, y los barcos deciden no venir porque no les conviene por el volumen de contenedores, usted no puede obligar a ninguna línea; usted puede tener 100 metros de calado y 25 grúas y que las líneas digan ‘pues no me conviene ir a Mazatlán’ y no van.
Inversión del Plan Nacional de Infraestructura, letra muerta publicada en el Diario Oficial de la Federación
Publicado el 29 de abril del 2014, el programa de inversión del Plan Nacional de infraestructura especifica que para la modernización del puerto de Mazatlán la inversión estimada sería de 10 mil 667 millones de pesos en el 2014.
La descripción detalla: Reubicación de terminal de transbordadores, reconstrucción de la terminal de cruceros, dragados y rompeolas.
Sin embargo, a poco más de cuatro meses de que concluya el año, el proyecto de dragado no ha recibido recursos del gobierno federal.
Dato:
El material extraído es depositado en el mar, a 25 kilómetros de distancia del puerto, por indicaciones de la Secretaría de Marina.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.