junio 24, 2021 12:39 AM

El cielo sí existe

cine
La existencia del cielo, ese lugar al que se supone van las personas que fueron buenas en la tierra, es uno de los más grandes misterios de todos los tiempos: nadie puede asegurar a ciencia cierta qué hay después de la vida, ni a dónde van quienes mueren.
Hay algunos que aseguran que tras una experiencia impactante, como un accidente o una cirugía, han visitado, si no la gloria o el paraíso, otra dimensión, incluso aseguran haberse encarado con Dios.
Esa es la premisa de El cielo sí existe (Heaven is for real/EU/2014), basada en el libro Heaven is for real, de Todd Burpo, dirigida por Randall Wallace, la cual no tuvo la creatividad suficiente para convencer a nadie de si en verdad existe ese lugar de paz y tranquilidad que todos añoran.
Todd (Greg Kinnear) es un bombero y pastor de una iglesia cristiana, con mucho prestigio y credibilidad en su comunidad, que está casado con Sonja (Kelly Reilly), con quien tiene dos hijos: Cassie (Lane Styles) y Colton (Connor Corum).
Al parecer todo marcha bien en la vida de Todd, es por eso que los sermones le quedan excelentes, al grado de que a todos sus feligreses les gustan, y tal vez sea por eso que sus bajas finanzas no le preocupen tanto, aun cuando tiene un accidente y no puede trabajar por un tiempo.
La forma de evangelizar de Todd se pondrá en duda cuando su hijo de 4 años esté al borde la muerte por una apendicitis, y una vez restablecido asegure que estuvo en el cielo y vio a Jesús, porque así como él mismo duda de su retoño, al principio, la comunidad entera lo hará y pondrá en entredicho lo que representa él para ellos como pastor.
Mientras los amigos y vecinos se burlan de la experiencia de Colton, esté no deja contar las anécdotas que vivió cuando visitó el cielo, por lo que su padre se verá en la difícil situación de continuar creyéndole, sin que los demás dejen de confiar y seguirlo a él.
Creerle a El cielo sí existe, ahora sí que es una cuestión de fe. Desconozco el libro en el que se basa la cinta, pero estoy seguro que si un texto inspiró a alguien a hacer un guión y luego la realización de una película, es porque, mínimamente, la historia le convenció por la manera en que está contada, independientemente de que el suceso sea real o no.
Uno de los problemas del filme es que no tiene los elementos para que el espectador le crea a Colton que estuvo en el cielo, y no por lo que dice, porque es evidente que habla de cosas de las que los papás no se explican cómo las supo, sino por cómo lo hace: no hay nada que ponga en duda al público de sus propias creencias, sobre lo que el niño plantea como verdad.
También, que muestra situaciones poco claras y que no se desarrollan: los problemas de salud del pastor, que la reputación de éste entre en duda, porque se toma como una fantasía lo que pasa con su hijo; la reunión de consejo de la iglesia, que no resuelve nada; que el predicador y su esposa no definen si están juntos o no en la problemática; la economía de Todd, que aunque dice que no le ocasiona mayor dificultad, no deja de mencionarse; y la aparición de una psicóloga que enreda más a su paciente.
Una cinta que sólo relata e informa sobre lo que un niño asegura, pero que no logra convencer ni al más devoto. Vaya a verla… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.