agosto 18, 2019 4:33 pm

Sinaloa y las elecciones concurrentes

Durante décadas los estados mexicanos tuvieron un calendario electoral que rayaba en lo absurdo. Algunos estados tenían fechas diferentes en un mismo año para renovar sus poderes públicos, hasta que apareció la figura jurídica de las elecciones concurrentes. En el 2003 eran 9 los estados que realizaban sus elecciones locales de manera coincidente con las federales. Para el 2015 ya serán 17: Baja California Sur, Campeche, Colima, Chiapas, Distrito Federal, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco y Yucatán.
En la época reciente Sinaloa nunca tuvo gran dispersión en su calendario, pero desde el principio su clase política gobernante se mostró reacia a la homologación de sus fechas electorales. Desde fines de los ochenta o inicios de los noventa del siglo pasado se presentaron propuestas para hacer concurrentes las elecciones locales sinaloenses con las federales. Hasta la fecha la fuerza política hegemónica en el estado, a pesar de la alternancia formal en la gubernatura, sigue sin acceder a la propuesta de concurrencia.
En noviembre de 2013, en el marco de la rendición de su tercer informe, el actual gobernador del estado manifestó su interés por impulsar la reforma al anunciar la preparación de un par de iniciativas de ley en materia electoral, una de las cuales buscaría la concurrencia de las elecciones locales con las federales. Uno de los motivos esgrimidos era terminar con la parálisis pública derivada de las constantes campañas electorales, además de recortar los tiempos de las tomas de protesta en los cargos públicos.
La iniciativa nunca llegó al Congreso. El tema tendría que esperar, como casi todos los avances políticos que ha tenido Sinaloa, a que entrara en vigor una reforma federal. Una vez más un cambio vino de fuera. Sin embargo, como casi siempre, su aterrizaje en el estado fue limitado.
En efecto, la iniciativa de reformas en materia político electoral a la Constitución local para adecuarla a la reforma nacional presentada por la Mesa de Trabajo “Compromisos por Sinaloa” apenas retoma el mandato de verificar al menos una elección local en la misma fecha en que tenga lugar alguna de las elecciones federales. Los autores de la iniciativa escogieron a los municipios sólo para no quedar al margen del mandato constitucional general. La propuesta de modificación del artículo 14 que incluye la iniciativa consiste en que “las elecciones de Presidentes Municipales, Síndicos Procuradores y Regidores de los Ayuntamientos, se realizarán en la misma fecha en que tenga lugar la elección de diputados al Congreso de la Unión”. Quedaron fuera las elecciones de diputados y gobernador del estado.
Al parecer el gobierno estatal cambió de opinión, pues en noviembre de 2013 el gobernador sostenía como uno de sus argumentos para la concurrencia el de que su toma de protesta había demorado seis meses, lo cual consideraba que no era bueno para el estado, por lo que con la iniciativa anunciada por aquellos días quería dos cosas: alinear las elecciones locales donde se elija gobernador, ayuntamientos y congreso con las intermedias federales. Puede ser también que haya pesado más un veto priísta a la propuesta que la convicción original del gobernador. Sólo los integrantes de la Mesa lo saben.
De aprobarse sin cambios la propuesta, el calendario electoral de Sinaloa seguirá igual. Se tendrán elecciones en dos años de cada trienio. En el 2016 habrá para gobernador, diputados y ayuntamientos, replicándose cada seis y tres años. En el 2017, y en lo sucesivo cada tres años, se descansará, pero a partir del 2018 las primeras elecciones de ayuntamientos serán concurrentes con las elecciones federales, lo que se repetirá cada tres años.
Lo que sí cambia, en consecuencia, es la toma de posesión de los ayuntamientos. Será la misma que la de los diputados locales: el primero de octubre. La de gobernador seguirá siendo el primero de enero.
La iniciativa no contiene explicación alguna sobre la exclusión de la elección de gobernador y diputados locales en la concurrencia electoral. Sus autores se limitaron a describir la relativa a los ayuntamientos, que como señalamos unos renglones más arriba es producto de un mandato general para todo el país. Se está desperdiciando otra oportunidad para incorporar a Sinaloa a una tendencia nacional que busca mejorar la calidad de las elecciones mexicanas. Por lo visto habrá que esperar otra reforma federal que nos obligue a ello. O una verdadera alternancia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 864
18 de AGOSTO del 2019
GALERÍA

cientos de muertos y más de un millón de evacuados por lluvias torrenciales al sur de asia

COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

En el caso de la 'Estafa Maestra', ¿crees que además de Rosario Robles se debe investigar a Enrique Peña Nieto y a José Antonio Meade?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral