junio 19, 2021 10:34 AM

Sinaloa: patrimonio cultural en agonía

ESPECULACIÓN URBANA. Priva el interés comercial.
ESPECULACIÓN URBANA. Priva el interés comercial.

Derriban la casa del “Arquitecto de Culiacán”, Luis F. Molina
Por Alexander Quiñónez
Se dice que aquellos que no conocen su historia están condenados a repetirla. Y en el caso de Sinaloa, ese dicho parece mandado a hacer. Es bien conocida la historia del emblemático Teatro Apolo de la capital sinaloense y cómo fue cobardemente derribado en 1949. También el caso de la Colonia Americana en la ciudad de Los Mochis, donde hace unos años las casas de los fundadores fueron echadas abajo para nuevas edificaciones, tales como restaurantes de comida rápida.
El problema es que la situación sólo va de mal en peor. Ni siquiera se respeta la vivienda del arquitecto que le dio a Culiacán la cara y traza por la que es conocida. La casa de don Luis F. Molina, en la calle Rosales del centro de la ciudad, está siendo destruida. Maquinaria pesada como góndolas, grúas y retroexcavadoras llevan un mes derribando el sitio al amparo de la noche. La autoridad correspondiente, a pocas cuadras del sitio, brilla por su ausencia.
Así honra Sinaloa a ese gran arquitecto y urbanista, llegado a Culiacán en 1890, nombrado “Ingeniero de la ciudad” y al que entre otras edificaciones le debemos la conclusión del hoy edificio del Archivo Histórico del Estado; la del entonces Colegio Nacional Rosales, hoy Edificio Central de la UAS; el plano regulador de la ciudad y la nomenclatura de calles. También nos dio el mercado Garmendia, la plazuela Rosales y la iglesia del Santuario, según lo consigna el investigador Herberto Sinagawa Montoya (El Sol de Sinaloa, 21-03-2010).
Hace justo dos años tuve oportunidad de entrar al interior de la casa, atestiguar su buen estado y tomar bastantes fotografías. Al mostrárselas a la maestra e historiadora Rina Cuéllar me expresó que esa casa, la de Luis F. Molina, fue antes de Ramón Ponce de León y al salir Molina del país rumbo a California a causa de la Revolución Mexicana, se la vendió a su abuelo, que la quería para sus hijas.
Los azares del tiempo derivaron en que la casa fuese dividida justo por la mitad e incluso hoy, la parte que sigue en manos de familiares de la maestra Cuéllar sigue en pie, a medio caer, pero sigue ahí como bodega de materiales de construcción.
Para una opinión especializada hablamos con el maestro en historia del arte por la UNAM y autor del libro Un rostro de la modernidad y el progreso en Culiacán, Sergio Uzárraga Acosta, para quien la situación es grave.
“Están tirando construcciones de todas las épocas y de todos los estilos, y a la autoridad en la materia (INAH) parece poco menos que importarle la casa en cuestión; la empezaron a tirar hace alrededor de un año, una sola persona con un mazo y hoy ya no queda nada”, considera el investigador.
No es el único especialista en la materia que opina de esta manera. El también maestro y experto en patrimonio, Sergio Valenzuela, expresa que “antes no sucedían estas cosas en el INAH, ahora ya no muestran la preocupación que había antes. Todo esto sucede ante la impasibilidad del INAH y en una calle (la Rosales), que es la mejor conservada y que más presupuesto ha tenido para su cuidado desde los años noventas. El mismo inmueble hoy destruido estaba catalogado para su protección por el INAH-Sinaloa desde hace años”.
El maestro Valenzuela también explica que el lugar tenía mucho mayor valor económico en su estado original, pues se encontraba en mejor estado que la otra sección del inmueble que es bodega de materiales y que por un incendio hace unos años perdió su techo.
Después, la intemperie y unas lluvias fuertes fueron suficientes para que se desplomara una de las paredes. “Y ese es el trabajo del INAH, explicarle a los dueños el valor cultural de edificios de tanta importancia, pues a eso lo acompaña un valor económico, porque ya quedan muy pocos inmuebles de esa importancia”, sentencia el investigador.
IMPASIBILIDAD. Es demolido inmueble supuestamente protegido por el INAH.
IMPASIBILIDAD. Es demolido inmueble supuestamente protegido por el INAH.

“El actual delegado del INAH-Sinaloa (Francisco Ríos Avendaño) no tiene la capacidad ni la formación en su currículum, su puesto ahí es político y eso explica este gran problema”, expresa el maestro Valenzuela, anterior director del área de Patrimonio Cultural en el Instituto Sinaloense de Cultura.
Para saber lo que el experto en la obra de Luis F. Molina pensaba al respecto, entrevistamos al Doctor René Llanes Gutiérrez, catedrático de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Sinaloa y autor de Luis F. Molina: El arquitecto de Culiacán (COBAES-Crónica de Culiacán, 2002), quien externó que el edificio que tiraron es idéntico al de al lado, “como si pusieran un espejo que lo reflejara”.
Lamentablemente, explica el doctor, lo que priva es el interés comercial sobre el interés cultural. Esta es la muestra clara de la vorágine por la especulación del suelo urbano. Los nuevos tiempos siempre traen sus fases y transformaciones, pero lo correcto es adecuar los inmuebles, no destruir las huellas del pasado, o en este caso, el hogar de ‘el hacedor de la capital sinaloense’, de don Luis F. Molina.
Ya a mediados de 2013 en este mismo semanario, el hoy delegado del INAH en Sinaloa, Ríos Avendaño, fue señalado como uno de los principales implicados en un caso de corrupción hacia acuicultores de nuestro estado. Y a pesar de su pésimo trabajo al interior del INAH y los cambios de gobierno, sigue en el puesto.
También a mediados del 2013, la institución a su cargo recibió una sanción por parte de la PROFEPA (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente) por daños hechos a la zona arqueológica de Las Labradas, con sus piedras con grabados rupestres que el mismo INAH ha establecido que datan del año 2000 antes de Cristo, según consignó el periódico Noroeste (17-08-2013).
Al comunicarnos con él en el INAH-Sinaloa expresó que para hablar al respecto le sería necesario ir a ver físicamente al sitio para saber lo que estaba pasando y posteriormente emitir una opinión al respecto, invitándome amablemente a acompañarlo. En tiempos recientes ha habido planes para hacer un café y una discoteca en el sitio hoy demolido. La acción de vecinos del área paró la obra.
Es posible que en el ahora terreno baldío se levante una estructura metálica pues materiales y vehículos de la empresa Estructuras Metálicas Marvin han estado en el sitio durante la demolición, por la noche, en la oscuridad. En eso que nos queda cuando destruimos nuestro pasado. Pues éste es solo un ejemplo de muchos casos recientes.
LENTA AGONÍA. Un año de destrucción paulatina.
LENTA AGONÍA. Un año de destrucción paulatina.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.