junio 11, 2021 10:30 PM

I Hate Love

cine
Lo que comienza como un drama juvenil con una trama interesante, termina siendo una cinta que pierde su rumbo y remata con un final predecible, digno de cualquier telenovela de quinta.
Aquello que hace mucho ruido no siempre es porque contenga muchas nueces, y I Hate Love/Odio el amor (México/2013), segundo largometraje del director Humberto Hinojosa (Oveja negra, 2009), dio bastante de qué hablar, pero desafortunadamente es una cinta que no tiene mucho que ofrecer.
Ro (Christian Vázquez) es un chico que visita la playa con sus amigos Cobra (Rodrigo Azuela) y Caca (Diego Cataño), y en la que por salvar a unas personas de ser ahogadas, el suceso es tan impactante, que pierde la posibilidad de escuchar.
La esperanza de recobrar el oído aparece cuando Ro conoce a Eve (Diane Rosse), una chava estadounidense de la que se enamora: entre más grande es el sentimiento del chavo hacia ella, la experiencia traumática se desvanece, y es por eso que puede oír.
El problema es que Cobra, aunque está a punto de convertirse en hermanastro de Eve, porque su madre se casará con el padre de ésta, también se enamora de ella, por lo que los pleitos entre los amigos serán constantes.
A pesar de que Cobra le dice a Ro que no lo quiere cerca de Eve, éstos tres, Caca y Jenny (Miriana Moro), la ex de Cobra que le puso el cuerno, se dedican a salir juntos a divertirse, y a la menor oportunidad, cada uno buscará cumplir con su propio objetivo.
Un viaje a la playa será decisivo en el rumbo que cada uno debe tomar, con la pareja con la que cada quien se va a quedar, y en el problema de audición de Ro.
I Hate Love funciona muy bien en la primera mitad, es cuando el planteamiento de la historia se percibe coherente y el espectador cree que está en una película redonda, que le dará un final que lo dejará satisfecho, pero en la segunda parte se pierde, y el filme culmina de manera forzada.
Hay algunas escenas que son interesantes, divertidas, que realmente reflejan ese contexto de los jóvenes, donde pareciera que sólo importa el reventón, el relajo, la chava o el chavo que te gusta y cómo llegarle, el que los amigos se enamoren de la misma persona y cómo resuelven la situación, pero también hay otras secuencias carentes de sentido.
Las actuaciones son un punto a favor de la cinta, los cinco que integran el elenco juvenil están muy bien en sus interpretaciones: desde Rosse, con esas expresiones y actitudes de una persona depresiva que ha intentado el suicidio; Azuela como el galán que aparentemente tiene control de la situación por estar más cerca del personaje de la estadounidense, y ser el que tiene dinero; Vázquez como el que no escucha y busca curar su imposibilidad con el amor; Moro como la chica fácil a la que aparentemente sólo le importa conseguir encuentros sexuales con sus amigos; y Cataño como el mediador entre los otros cuatro, con la finalidad de que no haya un problema y se pierda la amistad, principalmente, entre los tres varones.
A pesar de ser una cinta predecible, se aguanta hasta el final, aunque éste decepcione. Vaya a verla… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 958
06 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.