El Gobierno se hace bolas frente a los huracanes

Puente Dautillos.
Puente Dautillos.

A diez meses del desastre provocado por el huracán “Manuel”, no se realizó ninguna obra importante para evitar nuevos siniestros; no hay claridad sobre lo que hay que hacer, y el dinero prometido por el FONDEN nunca llegó.
Como si el tiempo no hubiera pasado, 10 meses después de la catástrofe llamada “Manuel”, Sinaloa es igual de vulnerable y, además, arrastra los daños en una infraestructura que no fue reparada a tiempo.
Tras una semana y media de intensas lluvias en el centro y norte de Sinaloa, que dejaron como saldo dos personas muertas, casas derrumbadas, poblados incomunicados y familias evacuadas, el gobierno estatal y el ayuntamiento de Culiacán comenzarán, en plena temporada de huracanes, obras de reparación y mitigación de riesgos retrasadas.
Aunque las han llamado “lluvias anticipadas”, la temporada de huracanes comenzó desde el 15 de mayo de 2014, cuando la infraestructura dañada por “Manuel” todavía no era reparada y el tan anunciado recurso del Fondo Nacional de Desastres Naturales (FONDEN) seguía en proceso de “aterrizar”.
Puente Capomitos. Libramiento mal librado.
Puente Capomitos. Libramiento mal librado.

Obras apresuradas
“Yo no manejo las finanzas del Estado”, justifica José Luis Sevilla Suárez, secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas del Gobierno de Sinaloa, quien el pasado viernes anunció que pedirán “fiado” para derrumbar y reconstruir siete puentes dañados por “Manuel” en 2013.
Desde mayo, Sevilla Suárez admitió una preocupación por los 33 puentes que habían sido afectados en la tormenta del año pasado y que con las lluvias podrían colapsar y dejar incomunicados a varios poblados.
Los recursos para repararlos estaban incluidos en el dictamen del FONDEN de 2013 pero hasta ese momento, el recurso federal no había llegado a las arcas estatales.
Finalmente, los días pasaron, las lluvias comenzaron, el recurso no llegó y los puentes colapsaron.
En respuesta a un exhorto público que lanzó el director del Instituto Estatal de Protección Civil, Ismael Checa Landeros, quien urgió a derrumbar siete puentes que representan un alto riesgo, Sevilla Suárez explicó que se consiguió un recurso extraordinario, diferente al de FONDEN, por 51.9 millones de pesos pero este tampoco ha llegado.
Mientras los 51.9 millones “vienen en camino”, Obras Públicas acordó con la Cámara de la Industria de la Construcción que inicien las obras de inmediato y sin licitación.
“Estamos esperando que llegue el FONDEN desde el año pasado, no es que las finanzas del estado estén fallando, simplemente, el compromiso de que llegara el recurso no se ha cumplido y ¿qué estamos haciendo? tomando medidas extraordinarias”, explicó el titular de Obras Públicas.
Los puentes que serán demolidos y reconstruidos, a partir de la próxima semana, se ubican en Navolato, Culiacán, Angostura y Mocorito.
“Ahorita estamos haciendo pasos provisionales, nos los tira el agua y los volvemos a levantar y así estamos trabajando. Hay lugares donde ya no hay nada y otros con arreglos provisionales”, detalló Sevilla Suárez.
En Navolato, el puente que se ubica sobre la carretera San Pedro-La Curva km 12+600, tendrá una inversión de 4 millones 692 mil pesos.
En el mismo municipio, en la carretera Culiacán-Altata-Dautillos km 5+620, el puente tendrá un costo de 9 millones 803 mil pesos.
En Mocorito se reparará el puente de la carretera Mocorito-Rosa Morada, con 11 millones 57 mil pesos; en la misma carretera, pero en el kilómetro 14+100, se reconstruirá otro puente con una inversión de 9 millones 980 mil pesos. También se incluye el puente que pasa sobre el arroyo Del Valle, en la carretera Mocorito-Cerro Agudo, con dos millones 498 mil pesos.
Para Angostura, se proyecta la demolición y reconstrucción del puente sobre la carretera Autopista Benito Juárez–Leopoldo Sánchez (El Gato de Lara) y carretera Angostura–La Reforma kilómetro 11+450, con una inversión de 7 millones 469 mil pesos y 6 millones 479 mil pesos, respectivamente.
El plazo para concluir las obras “va a depender mucho de cómo estén las aguas”, consideró el titular de Obras Públicas.
“Si no nos lo permiten las lluvias no sé que va a pasar, pero debe haber un día que no llueva y ya con ese día hacemos algo”, dijo Sevilla Suárez.
De acuerdo con el informe de la Secretaría de Gobernación sobre los recursos autorizados por declaratoria de desastre 2013, en el rubro de carreteras estatales, a Sinaloa se le autorizaron mil 665 millones de pesos, más de la mitad del total autorizado para todo el Estado.
Según el dictamen publicado en el Diario Oficial de la Federación, el 20 de diciembre de 2013, en una entrega inmediata, Sinaloa recibió 33 millones de pesos por el concepto de apoyos parciales.
Los mil 665 millones de pesos se aplicarían en 220 acciones de restauración en las carreteras estatales, incluidos los 33 puentes; el gobierno federal aportaría 805 millones 634 mil pesos y el gobierno estatal pondría 859 millones 739 mil pesos.
Canal Agustina Ramírez. Obra retrasada.
Canal Agustina Ramírez. Obra retrasada.

—¿Qué va a pasar con los recursos de FONDEN?—, se le cuestionó al secretario.
—Yo no trato con FONDEN, simplemente no ha llegado el recurso, sé que en otros estados ha sucedido lo mismo, dijo.
Intervención tardía
En Culiacán, la situación es similar.
El 21 de septiembre de 2013, los vecinos del sector Humaya bloquearon la carretera México 15 en exigencia por las afectaciones que días antes les provocó la tormenta “Manuel”.
Para liberar el bloqueo, el entonces alcalde Aaron Rivas Loaiza, actual secretario de Desarrollo Económico, se comprometió a realizar un proyecto para reencausar el canal “Agustina Ramírez”, uno de los principales causantes de las inundaciones en el sector.
“Ese canal que les causa problemas con el agua, yo lo dejo el proyecto etiquetado con recursos para que el próximo año se los hagan, que se les cumpla antes de que las lluvias de julio del año que entra vuelvan a aparecer”, aseguró Rivas Loaiza a los vecinos del sector Humaya.
La promesa fue adoptada pocos meses después por el actual alcalde, Sergio Torres.
Pero las lluvias de julio aparecieron, y con mucha fuerza, sin que el compromiso de los alcaldes se cumpliera.
El 3 de julio pasado, un día antes de la intensa tormenta que paralizó a Culiacán por horas y dejó dos personas muertas, la convocatoria para licitar la obra prometida se publicó en el Diario Oficial de la Federación.
Según los tiempos que calcula el director de Obras Públicas del ayuntamiento de Culiacán, Ramiro Cruz León, el proceso de licitación y asignación se llevará entre 10 a 15 días más y una vez que inicie la obra podría concluir en un plazo de dos a tres meses.
Cruz León explicó que el proyecto consiste en ampliar el canal en el tramo que cruza por debajo de la carretera México 15, donde se presenta un cuello de botella.
Detalló que actualmente, el canal mide 15 metros de ancho antes de cruzar la carretera pero al pasar por debajo de la rúa se reduce a siete metros de ancho y al salir, el canal alcanza 17 metros de amplitud.
La obra que tendrá una inversión de 10 millones de pesos, con recursos municipales y federales, ampliará el canal hasta 12 metros de ancho, en el tramo que cruza debajo de la carretera.
El mismo proyecto también modificará la trayectoria del canal, ya que hay un punto en el que se hace una curva y limita la velocidad con la que circula el caudal.
Con un paquete de recursos federales que destina CAPUFE a los municipios, el ayuntamiento de Culiacán realizará otras dos obras hidráulicas.
En el cruce del bulevar Enrique Sánchez Alonso y Josefa Ortiz de Domínguez se ampliará el drenaje pluvial, con una inversión de tres millones de pesos.
En la Colonia Vicente Guerrero, se reconstruirá un colector pluvial que pasa entre el bulevar Miguel Hidalgo y la calle Ángel Flores, con una inversión de 1.5 millones de pesos.
“Son las obras más importantes del presente año. La del canal Agustina Ramírez viene a resolver en mucho los problemas que tiene el Humaya, va a resolver en 80 por ciento la problemática del sector”, enfatizó Cruz León.
El director de Obras Públicas municipales explicó que además se realiza un diagnóstico del estado en el que se encuentran todos los canales, drenes y arroyos de la zona urbana.
Con las lluvias de los últimos días, algunos canales colapsaron, se levantaron lozas y se azolvaron.
Una vez que concluyan el diagnóstico, en una semana más aproximadamente, se comenzará a gestionar recursos con CONAGUA (Comisión Nacional del Agua), detalló Cruz León.
Sector Humaya. El terror en cada lluvia.
Sector Humaya. El terror en cada lluvia.

—¿Por qué inician hasta ahorita, con las lluvias encima?—, se le preguntó al funcionario municipal.
—Hemos estado buscando recursos y los recursos federales llegan en este momento, hay una serie de trámites que nos llevan hasta estos días y con agua o sin agua pero hay que hacerlo. (La lluvia) sí nos dificulta la obra, se pueden incrementar los costos y tiempos, sí nos pega pero hay que estar preparado para eso”, dijo.
Sinaloa violenta normatividad de Protección Civil
Según el Atlas Nacional de Riesgos, en su portal atlasnacionalderiesgos.gob.mx, Sinaloa se ubica entre los siete estados con muy alto peligro por impacto de ciclones tropicales.
En el primer lugar de municipios peligrosos, Mazatlán está clasificado con un muy alto riesgo, seguido por Ahome, Culiacán, Elota, Cósala, San Ignacio, Concordia y Rosario, en un nivel de alto riesgo de impacto de ciclones.
En la categoría de riesgos de inundación, Culiacán y Mazatlán se clasifican con riesgo alto y en riesgo medio se ubica a Ahome, Guasave, Angostura, Salvador Alvarado, Mocorito, Escuinapa, Rosario, Elota, Concordia y Navolato.
Pese a que encabeza la lista de entidades con más peligros por fenómenos hidrometeorológicos y 12 de sus 18 municipios están en riesgo de inundación, Sinaloa no cuenta con un Atlas Estatal de Riesgos.
En el portal de internet del Sistema Nacional de Protección Civil, actualizado en junio de 2013, se explica que Sinaloa se encuentra en la etapa de recopilación de información para elaborar su atlas, se especifica que contará con un apoyo vía ROFOPREDEN para una primera etapa por 52 millones 607 mil pesos y se prevé que pueda finalizarse en 2013.
Sin embargo, en el Sistema de Evaluación y Seguimiento de Metas del Plan Estatal de Desarrollo de Sinaloa (SISEPSIN), la meta 1.4.6 “Elaborar el Atlas Estatal de Riesgos” muestra un avance del 34.4 por ciento, según la información actualizada al 22 de abril de 2014.
Entre los documentos que ofrece el SISEPSIN sólo se puede acceder a la propuesta para elaborar el Atlas de Riesgos, un documento de 19 páginas que describe el territorio, población y actividad económica de Sinaloa, antecedentes históricos relacionados con inundaciones y una propuesta para realizar el levantamiento de datos.
“Los atlas de riesgo constituyen el marco de referencia para la elaboración de políticas y programas en todas las etapas de la Gestión Integral del Riesgo”, detalla el artículo 19 de la Ley General de Protección Civil.
Pero a Sinaloa no sólo le falta el Atlas de Riesgos, cada uno de los 18 municipios están desfasados en sus reglamentos de construcción y desarrollo urbano frente a la Ley Estatal de Protección Civil, creada en el 2011 y la Ley General de Protección Civil, expedida en el 2012.
Ismael Checa Landeros, director del Instituto Estatal de Protección Civil, consideró que los reglamentos caducados son una de las fallas que persisten, a pesar de contingencias como la del huracán “Manuel”, el cual provocó desastres en casi todo el Estado.
Indicó que actualmente, sólo Mazatlán solicita la verificación de Protección Civil, entre los requisitos municipales para autorizar licencias de construcción.
“Hay un señalamiento (Ley de Protección Civil) donde dice que debe tener una autorización en primer orden de Protección Civil para poder darle seguimiento y entrada a cualquier inicio de posibilidad de cualquier obra”, enfatizó.
Y pese a que la Ley Estatal de Protección Civil, en su artículo 14, exige que los municipios elaboren su Atlas Municipal de Riesgos, Checa Landeros detalló que sólo ocho municipios de Sinaloa cuentan con el instrumento.
 Jorge Avilés. Plan maestro.
Jorge Avilés. Plan maestro.

Culiacán en crisis

Urge aplicar un plan maestro para evitar inundaciones: IMPLAN
Para el director del Instituto Municipal de Planeación de Culiacán, Jorge Avilés Senés, la capital del Estado ha llegado a una crisis hidráulica.
El crecimiento acelerado de la ciudad urge un Plan Maestro de Drenaje Pluvial para ordenar el desarrollo urbano, consideró.
“En este momento los desarrollos habitacionales se están instalando dentro del perímetro urbano de la ciudad, cumpliendo con toda la normatividad, pero cada uno hace su análisis hidráulico desde su propio ámbito, no hay algo integral que los ligue y ese es el plan maestro que nos hace falta”, planteó Avilés Senés.
El ingeniero civil explicó que el instrumento define las cuencas y arroyos que atraviesan la ciudad y propone proyectos hidráulicos para conducir el agua de la ciudad sin generar riesgos.
“Lo que nos está generando en este momento es que la ciudad ha ido creciendo y no se han ido respetando los causes de muchos arroyos, por otro lado los arroyos que deberían conducir agua conducen otras cosas, como basura por ejemplo”, destacó.
Señaló que en el 2006, en coordinación con la Universidad Autónoma de Sinaloa, se realizó un estudio hidráulico similar, el cual podría ser utilizado como precedente para el Plan Maestro.
Dijo que un estudio de este tipo requiere una inversión aproximada de 15 millones de pesos y desde el IMPLAN se proyecta presentar la propuesta para el 2015.
De la temporada de huracanes 2014 aún restan cinco meses y el pronóstico de 14 ciclones en el Océano Pacífico.
Al cierre de esta edición, la Conagua había emitido una alerta para siete estados de la República, incluido Sinaloa, debido a la mezcla de un canal de bajo presión, una corriente de aire húmedo y la onda tropical 11, lo cual generaría lluvias intensas y posible caída de granizo en el país.
Cifras y datos
– Sinaloa se ubica entre los siete estados con muy alto peligro por impacto de ciclones tropicales.
– Doce de los 18 municipios están clasificados con riesgo de inundación. Culiacán y Mazatlán presentan el riesgo más alto de inundación.
– 33 puentes fueron afectados en la tormenta del año pasado
– Ismael Checa Landeros propone derrumbar siete puentes que representan un alto riesgo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 850
No. 850
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES