junio 19, 2021 10:27 AM

Efraín Huerta, el poeta de la supervivencia: Víctor Luna

Efraín Huerta. Un poeta del alba.
Efraín Huerta. Un poeta del alba.

Conmemorando el centenario del natalicio del poeta mexicano Efraín Huerta (1914-1982), el programa de lectura pública, Letras en la Plazuela rindió homenaje a quien es considerado una de las voces más importantes de la literatura hispanoamericana.
Posterior a la lectura de su obra en la Plazuela Obregón, el poeta Víctor Luna no dejó de enaltecer la voz poética de Huerta, quien le cantó al amor, las mujeres, “los hombres del alba” y la patria.
“Efraín Huerta representa la supervivencia de una de las vetas de la poesía en México verdaderamente importantes, porque si bien es cierto la crítica señalaba que la poesía mexicana descansaba en Octavio Paz, yo creo que no era así totalmente. La poesía de Huerta es muy diferente a la de Octavio Paz y a veces la siento más vital; la siento, incluso, más pasional y más fuerte… el mismo Paz, en ciertos poemas, tiene influencia de Efraín Huerta.
Octavio Paz era un poeta muy inteligente que se nutría de muchos poetas, él mismo tenía una frase atribuida a Paul Valéry, que decía: ‘El león se alimenta de corderos’.
ntonces es muy probable que Paz, —quien fue un atento lector de la poesía que se escribía en su tiempo y, desde luego, de la poesía que escribían sus amigos—, se haya dado cuenta de las posibilidades de la voz poética de Efraín Huerta. Una voz poética cien por ciento urbana, una voz poética que rescataba el drama del Zóon politikon (del griego: social o político, animal político. Frase acuñada por Aristóteles). Una frase que la aplicó a la poesía de Efraín Huerta porque para mí él es un habitante natural de la ciudad.
Entonces, si bien, los lectores atentos de Huerta, nos hemos dado cuenta que él empezó bajo la influencia enorme de Paul Éluard y Pablo Neruda; desarrollando una poesía onírica, con imágenes surrealistas y poderosas, sobre todo en sus primeros libros. Después fue evolucionando a una poesía verdaderamente original, con un leguaje que resplandecía por sí mismo, y era el tipo de poesía que se necesitaba en ese momento”, expresa el autor de En la piedra, un dios.
Poeta, periodista y crítico cinematográfico nacido un 18 de junio de 1914 en Silao, Guanajuato. Efraín Huerta perteneció a la llamada “Generación de Taller”, agrupación marcada por la guerra civil española y la segunda guerra mundial.
Contemporáneo de los también centenarios: Octavio Paz, Alberto Quintero Álvarez, Julio Cortázar, José Revueltas, Adolfo Bioy Casares y Nicanor Parra (quien aún vive); su poesía, algunas veces revolucionaria, y otras “amorosa”, está impregnada de sentimientos que oscilan entre la protesta y el amor.
“La poesía de Efraín Huerta, no era una poesía con carga ideológica, era una poesía que rescataba el drama humano en las ciudades. Los Hombres del Alba, que es el libro central de su obra poética, aborda la agonía del hombre en las ciudades y su imposibilidad de salir de ese espacio. Huerta lo sabía perfectamente y se convirtió en un cronista de la ciudad. De repente encuentras en las cantinas a la muchacha ebria de ochenta años, todavía siendo besada por borrachos; te encuentras a los maricas de madrugada vagando por Garibaldi con las orejas rojas. Y encuentras de repente a tantos personajes que Huerta rescató en su poesía y, desde luego, el personaje central de su poesía que es la maravillosa y sorprendente ciudad de México, de la cual, se enamoró profundamente”.
“Lamentablemente su poesía no tiene una gran descendencia sobre otros poetas jóvenes, y esto se debe porque la mayoría de ellos, en nuestro mundillo cultural y literario, siempre se deslumbran ante el figurón de Octavio Paz.
Huerta fue un poeta secreto, un poeta de los estudiantes, leído por radicales; para ese tipo de lectores acostumbrados a nociones fuertes y no a exquisiteces como las que escribió Octavio Paz. Al contrario del Nobel, Huerta fue un poeta absoluto que tenía algo que por desgracia se ha estado perdiendo en la poesía mexicana, que es, el tener un gran sentido del humor. Y no sólo me refiero al Huerta del poemínimo (poemas breves) sino al Huerta y su sentido del humor en poemas como Barbas para desatar la lujuria (1965), Juárez Loreto y el Manifiesto nalgaísta”, comentó el también autor de los poemarios A favor del viento y Espiga de la ausencia.
Víctor Luna. Su desamor por Octavio Paz.
Víctor Luna. Su desamor por Octavio Paz.

Efraín Huerta el poeta de la supervivencia y rebeldía
Huerta fue el poeta de la supervivencia y rebeldía porque nunca se traicionó a sí mismo. Fue un hombre de ideales claros y, ante todo, fue un poeta comprometido con la poesía y comprometido también con una idea revolucionaria de cambio.
Ahora lo que se ha hecho para celebrar su centenario es poco pero se agradece. Una línea del metro llevará su nombre y espero que nos lleve a los lugares que él apreciaba, porque era un hombre que le gustaba beber, fumar mucho, gozar a las mujeres, y gozar la vida, sobretodo.
Entonces creo que es justo y necesario que mientras poetas como Octavio Paz están en las monedas de 20 pesos, también tengamos a Efraín Huerta de perdida en la de 10 (bromea). Porque es un poeta de la talla de Octavio Paz a pesar de que su elección política le impidió obtener un reconocimiento como los que obtuvo él. Mientras Paz fue un tipo muy inteligente —políticamente hablando—, Huerta fue un idealista, y los idealistas no son inteligentes, piensan con el corazón. Ante el cerebral Paz, Huerta es simple y sencillamente un apasionado. Huerta siempre está con el corazón en la mano, solidarizándose con el Hombre y sufriendo como lo que era también, porque antes que nada, un poeta, es un Hombre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.