junio 17, 2021 4:41 PM

Los Estragos del 'Gran Proyecto'

LA ESPERA. “Gobiernos van, gobiernos vienen y no nos resuelven”.
LA ESPERA. “Gobiernos van, gobiernos vienen y no nos resuelven”.

La llegada del CIP deja sin agua a sindicaturas de Escuinapa; Síndicos prevén contaminación y afectaciones en los cultivos del valle
Nelda Ortega
Cada plato y ropa sucia que van a dar al lavadero de doña Carmen debe esperar su turno para ser lavado.
Sabe que el agua que a duras penas saca del pozo debe ser administrada y utilizada con prioridad, tal como lo hace el resto de los pobladores de Celaya.
Bañarse, regar las plantas del patio para que refresquen el ambiente, lavar el baño, limpiar la casa, están primero, así lo dicta la inexistencia de red de drenaje.
Del garrafón que compra hasta tres veces por semana sale el agua para tomar, “pero con los calorones, oiga, quien sabe como nos vaya a ir más pa´delante”, comentó.
Ubicada a 11 kilómetros de la cabecera municipal de Escuinapa, en Celaya viven aproximadamente 200 familias, según la estimación del síndico Rubén Arias.
Al igual que Celaya, las sindicaturas de Isla del Bosque, Palmito del Verde, Cristo Rey y Teacapán son poblados asentados en el valle de Escuinapa, y se abastecen de agua con el acueducto Baluarte-Teacapán en las tomas domiciliarias de la red de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Escuinapa (Jumapae), pero también de pozos.
Pero el mayor recurso que los habitantes de estas poblaciones tienen es sin duda el acuífero denominado Laguna Agua Grande, que beneficia la actividad agropecuaria y que es amenazado por el proyecto del Centro Integralmente Planeado (CIP) Playa Espíritu, del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), en el que se indica que la Marina dará paso al agua de mar, contaminando el agua dulce.
El costo socioeconómico que representa para la zona del valle del municipio ya lo ven los locales, aunque no dimensionan la gravedad del problema, saben que si el agua que brota del subsuelo escasea, de poco o nada servirán los pozos que perforaron a seis u ocho metros de profundidad.
Rubén Arias Altamirano, síndico de Celaya, expuso que la disponibilidad de agua se reducirá con la perforación de más pozos de agua para explotarlos y abastecer al proyecto turístico.
“La mayoría de los que vivimos aquí tenemos pozos, y de haber más, pos cada vez habrá menos agua, de por si estamos batallando en esta temporada, (…) antes de que se instalara el CIP no habíamos tenido el problema del agua así, tan fuerte”, expuso.
ESCASEZ. Nos quitan el agua para dársela al CIP.
ESCASEZ. Nos quitan el agua para dársela al CIP.

Isla del bosque
Con una población aproximada de más de 5 mil habitantes, Isla del Bosque también padece la escasez en el suministro de agua desde el arranque del proyecto del CIP Playa Espíritu.
“Sí lo hemos resentido, desde que se instaló notamos en que hay muy poca agua, a veces, hay días en que no hay nada y sí lo estamos sufriendo”, expuso.
El agua que cotidianamente es para uso doméstico se resintió sobre todo en la pasada administración, cuando pasaban semanas sin que contaran con el líquido indispensable para satisfacer necesidades básicas.
“Actualmente se va por días, aunque poca, sí hay más seguido agua a diferencia de la administración pasada”, dijo.
Ve como una posibilidad inminente que la perforación de pozos para abastecer al CIP impactará en el suministro de esta zona.
“Aunque creemos que nos van a tomar en cuenta los de este proyecto, queremos intervenir en eso, que se nos asegure que nosotros no vayamos a sufrir”, mencionó.
Cristo Rey, la población crece
A 40.4 kilómetros de Escuinapa se ubica la sindicatura de Cristo Rey, donde aproximadamente 2 mil 500 habitantes son representados por el síndico Armando Vázquez, quien ve como con la llegada del CIP baja el suministro de agua.
“La verdad sí, esta comunidad se está viendo afectada, y cuando falla el abasto de agua potable optamos por los pozos artesianos, porque de no ser así, estaríamos careciendo más del abasto de agua”, indicó.
Aunque año con año han solicitado a la Jumapae el apoyo para resolver y garantizar el servicio, han hecho caso omiso, expuso.
“El problema del agua es año con año, ellos lo saben, no están ignorantes del problema, pero el problema es que ahorita con estos calores se viene la carestía del agua y en la comunidad, lo que es la calle principal y las aledañas tienen agua, pero no las demás, las que se alejan del tubo principal”, comentó.
“No hacen caso de nuestras peticiones porque todo lo politizan, y el problema no es de partidos políticos, es que aparte los pozos que hay ya no son suficientes, ya no somos los mismos habitantes de antes”, apuntó.
Cada vez son más familias y mayor el consumo de agua, agregó, y no es posible que se cuente con la misma infraestructura.
“El gobierno debe dar mantenimiento a los pozos existentes para que nos puedan abastecer a todos, pero gobiernos van, gobiernos vienen, gerentes van y vienen y el problema sigue”, sostuvo.
PROYECTO. La construcción de la Marina afectará los cultivos del valle.
PROYECTO. La construcción de la Marina afectará los cultivos del valle.

El temor en El Palmito del Verde
Tajante, el síndico de El Palmito del Verde, Juan Carlos Estrada García, asegura que el principal temor es que en cualquier momento el agua que brota del subsuelo sea salada y se pierdan los cultivos.
Desde la llegada del proyecto turístico del CIP la incertidumbre por la perforación de más pozos en la zona y la creación de la Marina que dará entrada al agua marina, está latente, porque pone en riesgo el patrimonio que representan los cultivos de hortalizas para las familias de este poblado.
Las advertencias para los habitantes de El Palmito son cada vez más recurrentes; que cuiden más el agua, que está cada vez más en riesgo su disponibilidad, y esto es, agregó, a partir de la llegada del CIP.
Las fallas frecuentes en el servicio que la Jumapae otorga por medio del acueducto Baluarte-Teacapán ha obligado a muchas familias a perforar su propio pozo, dijo, porque a nadie le conviene que se la estén racionando cuando más la necesitan.
“Nos quitan el servicio y se lo dan a ellos (CIP) lo están tandeando, pero ellos consumen más agua, nos van a dejar sin nada”, dijo.
El otro impacto, el de la Marina, afectará a los cultivos y a todo el valle en un futuro, “tenemos miedo de que se nos sale el agua, pues”, agregó.
Estrada García cuenta con 15 hectáreas de tierra donde cultiva chile y tomatillo, y cuando cosecha, ofrece empleo temporal a los jefes de familia, de los 2 mil 500 habitantes de este poblado.
“Cuando el CIP esté al 100 por ciento la gente empezará a tener más problemas, eso que ni qué”, advirtió.
Y ninguna autoridad se ha acercado para explicar qué va a suceder, porqué ni cómo se resolverá, expuso.
“Esperemos que nos llamen para que nos informen y nos diga cual va a ser la solución concreta sobre eso”, indicó.
Las calles de arena por donde circulan los hombres sin camisa, de piel curtida por el sol, el olor a coco rancio que se cultiva y que se volvió parte del sustento por “mala suerte” de que los mangos no florearon y no hubo trabajo en los empaques, son testigo del trajin cotidiano que no da para más.
Los hombres pacientes esperan la temporada de camarón para reactivar su economía,que dicen, empieza luego de las tres primeras aguas; nadie se refiere al proyecto turístico como la panacea que cambiará radicalmente la vida de los lugareños.
Ni los viejos que se mecen en las hamacas ven que el beneficio alcance a sus nietos, los chiquillos que recorren las calles bajo el rayazo del sol pateando un bote de plástico como si fuera el balon de futbol más preciado.
El antecedente
En septiembre del 2012 la Conagua otorgó la concesión para la perforación de dos pozos en el Río Baluarte para abastecer de agua al CIP Playa Espíritu de Teacapán.
El entonces presidente municipal de El Rosario, Édgar González Zataráin señaló que no permitiría que se violara la autonomía del municipio, por lo que documentó su desacuerdo.
El argumento, tal como lo expresan al día de hoy los pobladores de las comunidades escuinapenses, es que en la temporada de sequía se agudizaría el desabasto.
Manifestó su desacuerdo para que se autorizara la extracción de agua que usiera en riesgo el suministro para la población y actividades productivas de El Rosario y Escuinapa.
Las quejas fueron en contra de la Conagua, Semarnat, a la Comisión Estatal de Agua Potable y Alcantarillado de Sinaloa y al Gobierno del Estado, ésta última informó el 18 de junio del 2014, a través de una solicitud de acceso a la información pública, que la Comisión Estatal de Agua Potable y Alcantarillado de Sinaloa (Ceapas) no tiene apoyo en la elaboración de y/o contratación de un estudio para la perforación de pozos de agua en el Río Baluarte para dotar de agua a una etapa del proyecto turístico de Fonatur Playa Espíritu.
Recientemente el delegado regional, Eduardo Bazúa, declaró que se está a la espera de que el gobierno del estado apoye con los estudios para determinar la perforación de pozos de agua en el Baluarte.
En enero de este año una fuga en el acueducto Baluarte-Teacapán, ubicado dentro de las instalaciones del CIP mantuvieron con el agua racionada a los usuarios del valle.
En ese entonces, el gerente de Juamapae, Francisco Rubio Anguiano, declaró a Noroeste, que malamente el CIP hizo esa toma.
“No se nos paga por tenerla (agua) y tampoco nos permiten entrar para repararla y por eso tenemos a Teacapán, la Isla del Bosque y otros lugares sin agua”, señaló.
Explicó entonces que la fuga se encontraba en la línea principal del acueducto Baluarte-Teacapán, pero no se les había permitido el acceso a las instalaciones para repararla.
Siendo los principales afectados los usuarios del municipio, el gerente criticó que se les impidiera atender la falla de la toma.
Ésta se hizo hace algún tiempo, dijo, pero el complejo turístico no paga por el servicio de agua potable, aunque están conectados de una red que pertenece al Municipio.
Riesgos para la agricultura, ganadería y población de El Rosario y Escuinapa
Información generada por Voces por el agua, con respaldo de la Asociación de Agricultores del Río Baluarte (AARB) y el resolutivo de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental al Manifiesto de Impacto Ambiental, sientan el precedente del riesgo que representa la perforación de más pozos de agua sobre el río Baluarte.
La Conagua autorizó la extracción de hasta 200 litros por segundo del acuífero del río Baluarte para la construcción del CIP.
Esta cantidad de agua será para el mantenimiento de un campo de golf de 118 hectáreas y para más de 10 mil habitaciones autorizadas en la primera etapa del proyecto.
– El agua ya no estará disponible a la misma profundidad, lo que implicará mayor inversión en bombas y mayor gasto de combustible o electricidad
– Hay una alta posibilidad de que la cuña salina avance tierra adentro, ocasionando la salinización de los suelos
-El agricultor tendrá que invertir más en agroquímicos, bombas y diesel, y su margen de ganancia será menor
El agua de los acuíferos del río Baluarte y la Laguna Agua Grande son clave para las actividades productivas del sur de Sinaloa:
*Hortalizas: 3 mil 806 hectáreas
*Chiles: 4 mil 689 hectáreas
*Pastos y granos para ganado: 7 mil 505 hectáreas
*Empleos generados durante cinco meses: 18 mil 698
*Superficie sembrada: 8 mil 495 hectáreas
*Consumo de agua proyectado para el CIP: 70 millones l/día para 10 mil habitaciones

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.