junio 22, 2021 1:33 PM

¿Conformismo, oficialismo o satisfacción real?

encuesta1
Hace unos días el INEGI dio a conocer los resultados de la Segunda Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, realizada durante el 2013. La primera encuesta data del año 2011. Los objetivos de esta segunda encuesta fueron medir la satisfacción de los usuarios de servicios públicos básicos y bajo demanda en ciudades de cien mil habitantes y más durante 2013, y medir la percepción sobre la situación de la corrupción en México durante 2013.
Sus resultados incluyen el promedio nacional así como el de los estados, por lo que brinda información con la que se puede analizar cómo anda la sociedad sinaloense en estos temas, advirtiendo que se trata de experiencias y percepciones, es decir, opiniones que se forma la población por diversas situaciones que pueden ser de su conocimiento y que se aplicó a personas que viven en ciudades con población superior a los 100 mil habitantes, donde privan mejores condiciones de vida que en las localidades pequeñas, sobre todo de las zonas rurales.
El primer rubro se refiere al nivel de satisfacción general sobre la calidad de los servicios públicos básicos y de los servicios públicos bajo demanda. El promedio nacional es de 49 por ciento, mientras que Sinaloa se ubica por encima de dicho promedio con un 62.5 por ciento de satisfacción, situándose en el nivel número 5 de la tabla nacional.
En el de servicios de calles y avenidas el promedio nacional de satisfacción es de 17.6 por ciento. En Sinaloa alcanzó el 27.4 por ciento, ubicándose en el lugar 7, uno de los más altos en el ranking nacional.
En materia de cumplimiento de clases en el servicio de educación pública el promedio nacional es de 77.7 por ciento y la complacencia de los sinaloenses ocupa el sitio número 11 con el 81.5 por ciento.
En cuanto a algunos servicios federales como el IMSS, ISSSTE y CFE la población usuaria del país se siente muy satisfecha o satisfecha en un 69.8 por ciento. En Sinaloa se vuelve a superar el promedio nacional con el 78.8 por ciento, situándose en el segundo lugar.
En lo que se refiere a servicios estatales como autopistas y carreteras, educación pública básica y superior, seguro popular y policía, el 46.1 por ciento del pueblo mexicano se siente muy satisfecho o satisfecho con estos servicios en los que Sinaloa también se ubica por encima del promedio nacional con el 55.3 por ciento, en el lugar 11.
Sobre los servicios municipales como agua potable, calles y avenidas, parques y jardines, alumbrado público, policía y recolección de basura, la población usuaria nacional se siente muy satisfecha o satisfecha con los mismos en un 41.7 por ciento, mientras que en Sinaloa el porcentaje es de 56.5 por ciento, quince puntos por encima del promedio nacional, ubicándose en el escalón número 4 de satisfacción.
En el caso particular del agua potable, Sinaloa destaca porque más del 30 por ciento de su población considera que el agua en las ciudades es potable, es decir, bebible sin temor a enfermarse, ocupando el sitio número 10 en satisfacción, a diferencia del promedio nacional que es de 26.3 por ciento.
Cuando se preguntó sobre el tiempo destinado a realizar pagos de servicios y el nivel de satisfacción con el trato recibido, en Sinaloa también se rebasaron los promedios nacionales. En el primer caso fue de 75.4 por ciento nacional contra un 82.3 en el estado y en el segundo 77.6 por ciento frente a un 83.6 estatal.
Al tratar el tema de la corrupción en general la proporción se mantiene, pero ésta se invierte cuando se observa por niveles de gobierno. En el ámbito nacional, la percepción sobre la “frecuencia de corrupción en su estado”, mantiene un promedio de 88.3 por ciento; en cambio en Sinaloa ésta representó el 90.5 por ciento, el séptimo lugar entre todos los estados del país.
Pero, como decíamos renglones arriba, cuando se trata de la percepción sobre la frecuencia de corrupción en el gobierno federal el promedio en Sinaloa es inferior al nacional: 66.7 por ciento aquí, el sitio número cuatro, contra el 75.6 por ciento en el ámbito nacional. La sociedad sinaloense le concede diez dígitos de benevolencia al gobierno federal. ¿Tendrá algo que ver el partido político que ocupa ahora la presidencia de la República?
En la percepción sobre la frecuencia de corrupción en el gobierno del estado se conserva la proporción pero la distancia entre los promedios nacional y estatal se reduce: en los demás estados es de 77.2 por ciento y en Sinaloa de 72.3. Cinco puntos de diferencia.
Algo parecido sucede en la cuestión de la percepción sobre la frecuencia de corrupción en los gobiernos municipales, donde el promedio nacional es de 75.8 por ciento y el de Sinaloa 71.3 por ciento. Una distancia todavía más corta que la anterior: 4.5 puntos.
Esta somera repasada a los resultados de la segunda encuesta nacional del INEGI sobre calidad e impacto gubernamental ubican a Sinaloa en un nivel alto de satisfacción sobre sus servicios públicos, el lugar nacional número 5; contrastando con la percepción que tiene la sociedad sinaloense sobre la frecuencia de corrupción en los diferentes sectores gubernamentales. Ojalá ese quinto lugar coincidiera con la calidad real de su infraestructura y los servicios públicos, pero ese diagnóstico sólo será fruto de otro tipo de estudios e investigaciones. Mientras tanto ya tenemos más información para tratar de explicarnos el comportamiento político de la sociedad sinaloense.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.