junio 17, 2021 5:34 PM

No voy a auditar, solo supervisión: Melo

meloLuego de 45 años de servicio en el ejército, Moisés Melo García admite estar “aprendiendo de la vida civil”, que lleva otro ritmo y hasta diferentes modales. Como general, las indicaciones se pasan por la línea de mando y se toman como órdenes. Como civil en cambio hasta la forma de pedirlo es distinta, más allá de incluirles el “por favor”. A tres meses y medio de su incorporación al gabinete de Mario López, al general le encomendaron una labor de campo: visitar a los alcaldes y revisarles todo: armas, vehículos, instalaciones, personal, mandos, relaciones entre el jefe de policía y el presidente municipal. “El gobernador pidió la realidad y eso le estoy presentando” dice el Coordinador General de Seguridad Pública. El informe incluye a los 18 municipios y solo le faltan dos por recorrer —uno de ellos Culiacán— “podrá no gustarle lo que se va detectando pero será la realidad”. En todos los casos se ha citado con el Alcalde y juntos recorren en dos o tres horas las instalaciones de la policía, reúnen a los agentes y a los mandos y pasan revista al parque vehicular y al armamento. Cuenta una anécdota Moisés Melo, en todo momento cuidadoso de que no se identifique de quién habla: En el municipio X, dice, recorrimos con el presidente el edificio de la policía, le pregunté por las patrullas y en qué condiciones se encontraban. Dijo que todas estaban realizando recorridos y que las mantenían mecánicamente disponibles. Pero después de una hora de recorrido no encontraba el general ninguna patrulla, así que le dijo al presidente que había 10 disponibles para los municipios porque se habían renovado en la ministerial y la estatal preventiva. Hasta entonces admitió el Alcalde X que sus patrullas en realidad estaban fuera de circulación, y que le vendrían de maravilla 10 patrullas donadas por el estado. “Piensan que los voy a auditar, los alcaldes”, pero se trata de diagnosticar su realidad. El Mundial y la seguridad Y la realidad es que los policías, además de los exámenes de control y confianza que no han pasado muchos de ellos, se están haciendo viejos. La mayor parte de ellos ya pasó de los 40 años y no están físicamente cuidados. En tiempos del mundial de futbol hace una comparación el general: Imagínese que ponemos a jugar futbol a un hombre o mujer de más de 40 años contra un jovencito de 20 años. Porque en aquel lado —usa el general el eufemismo para referirse a la delincuencia— en aquel lado todos son jovencitos que saltan de un lado a otro, que corren fácilmente. A esos jóvenes son los que reclutan. En la policía se necesitan tres años al menos para formar un policía físicamente apto. La generalidad en Sinaloa es que uno de cada tres policías no aprobó el examen de control y confianza. Pero hay municipios donde la mitad de ellos están al borde del despido. “Para adquirir 10 elementos casi le tiene que hacer el examen a 100. Así de exagerado. Entonces, si en una corporación le faltan 400 elementos. Imagínese. Si se hace un relevo parcial o completo de esa corporación, quizá dentro de tres años esté bien ya la policía.” Municipios chicos, problemas grandes Moisés Melo no quiere particularizar en ningún caso; argumenta que ahora tiene “patrón” —el gobernador— y que hasta no estar concluido el diagnóstico no es posible dar los detalles. Pero es claro que refiriéndose a seguridad, entre más chico el municipio más grandes son sus problemas. “Porque no tienen el mismo apoyo, no tienen la misma actividad.” Pero igualmente, agrega, los municipios grandes tienen sus propios problemas por el mismo tamaño de las corporaciones. Se ha topado el general Melo con instalaciones de la policía que no son las adecuadas, y con Mazatlán, Mocorito, Cosalá y Guasave ya hicieron el compromiso de nuevas instalaciones. Sacar las oficinas del centro de la ciudad. En otros casos los policías ni siquiera cuentan con un comedor. Y están los casos donde los policías tienen armas inadecuadas, pero prefieren que no le digan al Alcalde. “Mejor así nos quedamos”, le han dicho al general en su recorrido civil. Moisés Melo García llegó a Sinaloa desde que Mario López Valdez era gobernador electo, en noviembre de 2010. Lo acompañó primero desde la comandancia de la Novena Zona Militar y después en la Tercera región —que abarca a Sinaloa y Durango—. López Valdez encontró en Melo un acople y apoyo, justo en tiempos del arranque de su sexenio cuando más necesitaba dar resultados en seguridad pública.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.